Spicy Pumkin Bundt Cake: el sabor del otoño!

sábado, 3 de noviembre de 2012


Hace dos días mi amiga Ana me comentó que su madre le había dado calabaza de una amiga que tiene una huerta. Como le comenté que yo tenía intención de comprar para hacer unos cupcakes de calabaza, me dijo, "De eso nada, te doy la mía, no compres más".


Así que me encontré con una calabaza buenisísima, y me dio cosa utilizarla para hacer cupcakes, me llamaba más preparar un rico bizcocho para el desayuno, y además estrenar el molde de bundt que compré en la tienda Casa el otro día. Este es:

Es un molde de aluminio, con revestimiento antiadherente, y está fenomenal de precio. Desde luego no es un Nordic Ware, pero tampoco cuesta lo mismo. Y para empezar a probar no está mal!


Una vez decidido que iba a hacer un bizcocho, decidí acudir al blog de Bea, que, cómo no, tiene esta receta, que es original de Martha Stewart, aunque yo la he modificado un poco a mi gusto. Por ejemplo, la receta original lleva mantequilla (que yo he sustituido por aceite de oliva), clavo (que no utilicé porque no me gusta), y bicarbonato (que no utilicé porque se me olvidó, lo siento!).



INGREDIENTES

- 520 gr. de harina normal de todo uso
- 4 cucharaditas de levadura en polvo
- 1 cucharadita de bicarbonato (yo no lo eché porque se me pasó)
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharada de jengibre molido
- 2 cucharadas de canela molida (generosas :-))
- 1 cucharadita de nuez moscada (mejor si la ralláis al momento)
- 250 cl. de aceite de oliva virgen extra.
- 4 huevos L
- 250 gr. de azúcar moreno (sólo me quedaban 200 gr, así que completé hasta los 250 gr. con azúcar normal)
- 250 ml. de buttermilk (por más que lo busco en el Lidl, donde dicen haberlo visto, nunca lo encuentro, así que es más sencillo hacerlo casero, simplemente añadiendo a 250 ml. de leche una cucharada de zumo de limón o vinagre y dejarlo reposar 10 minutos)
- Aproximadamente 300 gr. de puré de calabaza (en mi caso, con la calabaza que tenía, que eran unos 50 gr. en crudo, me salieron unos 350 gr. de puré, que eché en su totalidad, por no desperdiciarlo...)



PREPARACIÓN

Lo primero es tener preparado el puré de calabaza. Se puede incluso comprar hecho, lo he visto en Taste of America que lo venden enlatado, pero sinceramente, no me parece muy recomendable, más aún cuando es tan sencillo de hacer.

Yo en mi caso lo he preparado al vapor en la Thermomix, 20 minutos temperatura varoma, y después triturándolo. Pero he leído que hay gente que lo hace al horno, o incluso cociéndola en una cazuela (creo que es la opción menos recomendable, porque añade mucho agua al puré y la calabaza pierde parte de su sustancia en ese agua que además después vamos a tener que desechar). Lo hice el día de antes, para así tenerlo completamente frío y poder dejarlo escurriendo con un colador y que soltara el máximo de agua posible.


- Precalentar el horno a 175º
- Engrasar el molde con mantequilla, aceite o spray desmoldante. En mi caso es un molde de 23 cm., y con las cantidades de la receta me subió bastante (y utilicé el sobrante para mi primer intento de cakepops, pero esa es otra historia que mejor no contar...).
- Tamizar los ingredientes secos (harina, sal, levadura, jengibre, canela y nuez moscada) y reservar.
- Como yo he utilizado aceite en vez de mantequilla, para aportar aire a la masa lo que he hecho es primero batir los huevos con el azúcar, unos 5 minutos, hasta que doblen el volumen.



- Añadir el aceite y batir un minuto más, hasta que esté todo integrado.
- Añadir un tercio de la mezcla de harina y demás ingredientes secos, batiendo a velocidad baja. Cuando esté integrada, añadir la mitad del buttermilk, luego otro tercio de la harina, el resto del buttermilk y el resto de la harina. Esperar a que se vaya incorporando cada ingrediente antes de añadir más.
- Terminar de envolver con una espátula, e incorporar el puré de calabaza, removiendo suavemente con la espátula hasta que esté completamente integrado.
- Echar en el molde, y golpear éste suavemente contra la encimera, para que salgan las posibles burbujas de aire que se puedan haber formado. Hornear aproximadamente una hora, hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio.
- Transcurrido este tiempo, sacar del horno y dejar primero enfriar unos diez minutos dentro del molde, y después desmoldarlo y dejarlo enfriar en una rejilla.



Se puede servir, como en mi caso, sólo con un poco de azúcar glas por encima, porque yo lo quiero para el desayuno. Pero también le iría estupendamente una crema de queso.


Es una receta buenísima, el olor que deja en la cocina al hornearlo es impresionante. El resultado es un bizcocho ligero, esponjoso, jugoso, y con un rico sabor a las especias, aunque yo no soy capaz de apreciar el sabor de la calabaza. Totalmente recomendable!

Espero que os guste lo mismo que a mí. Besos a tod@s!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...