¡Feliz 2013!

lunes, 31 de diciembre de 2012


Esta es un entrada cortita.

El 2012 ha sido un año que, por lo general, no se puede considerar demasiado bueno. Afortunadamente, yo puedo decir que a mí no me ha repercutido negativamente, tanto mi marido como yo tenemos trabajo y eso es algo de lo que podemos alegrarnos profundamente. Mi familia y amigos están bien de salud, y tampoco se han visto demasiado afectados por la actual crisis.

Sin embargo, me consta que ese no es el caso de mucha gente. En este año que vamos a dejar atrás, muchas personas han perdido su trabajo, y otras que lo perdieron antes no han podido encontrar uno nuevo. Muchas familias han visto cómo pasaban de tener una vida relativamente cómoda, a vivir al día con lo que van pudiendo reunir y muchas veces gracias a la ayuda de amigos y familiares.

En mi trabajo veo a diario el resultado de todo el proceso: empresas que echan a trabajadores porque no tienen dinero para pagarles, porque no han cobrado de proveedores que a su vez no tiene dinero porque no han conseguido vender lo suficiente. Y cada día más. Ha pasado de ser un goteo a un chorro por el que se escapan puestos de trabajo. Y esto seguirá así a no ser que cambie algo, que cambiemos la mentalidad. Porque no será desde luego gracias a las Instituciones ni a los políticos, cuyos fines desde luego no coinciden con los de la gente normal.

Yo llevo muy poquito tiempo con el blog. Y en ese tiempo he podido conocer a mucha gente que me ha sorprendido por su capacidad de "tirar pa'lante", iniciativa y buenas ideas, gente que ante una circunstancia difícil no se ha quedado en su casa pensando en lo que ha perdido, sino que ha reorganizado su mente y optado por un nuevo camino. Es cierto que eso no es siempre posible, que hay muchos factores que influyen, pero esas personas que han convertido algo positivo en lo que a priori era una situción negativa deben ser nuestra fuente de inspiración, pues será gracias a gente como ellas, emprendedores que dejan atrás sus miedos buscando una opción mejor, que conseguirmos seguir adelante y superar por fin esta maldita crisis.

Así que, después de esta parrafada, sólo me queda una cosa por decir: que tengáis un feliz 2013, y que el año que viene, cuando hagamos balance, podamos decir que, entre todos, algo sí que hemos podido cambiar.

¡FELIZ 2013!


Unas tarjetas muy apetecibles

domingo, 30 de diciembre de 2012


En mi casa tenemos suerte. El día 24 de diciembre es el cumpleaños de mi marido, así que tanto Nochebuena como Navidad las pasamos en casa de mis suegros. Y el día 1 de enero es el cumpleaños de mi padre, por lo que en Nochevieja y Año Nuevo nos quedamos en casa de mis padres. Debido a este "reparto" de cumpleaños, nunca se nos ha planteado la difícil disyuntiva de a qué casa ir en cada momento, algo que me consta que es un problema para muchas parejas :-).




Así que este año, como los anteriores, iremos a cenar a casa de mis padres. No somos muchos, porque mi familia es de Cantabria, y aqui en Madrid sólo estamos unos tíos míos, mis padres y nosotros. Aunque he de decir que desde la llegada de mis dos princesas estas celebraciones se han hecho bastante más entretenidas!

Para adornar la mesa este año, en el blog de Bea vi una idea que me gustó mucho, así que decidí adaptarla inmediatamente. En esta ocasión también he seguido la receta para las galletas de Bea, pues aunque como os comenté en la entrada de las galletas enrolladas, me parece que la receta de las chicas de MEUG está más rica, creo que la de Bea, al llevar mayor proporción de harina, es más resistente, y dado que preveo que estas galletas van a llevar bastante trote, mejor optar en esta ocasión por su receta (que, además, no es que este nada mala, todo lo contrario!).



Como no quería hacer gran cantidad de galletas, hice tan sólo la mitad de la receta, adaptando las cantidades. Y a la espera de que los Reyes me traigan la KA, preparé tanto la masa como la glasa con la Thermomix, y la verdad es que no quedó nada mal (aunque si que es cierto que rescatar la masa de las cuchillas y la glasa de la mariposa es un engorro...).



Para hacer el soporte, simplemente corté triángulos de galleta y los uní con glasa densa. Sujetan perfectamente, aunque ya os contaré si resisten cierta manipulación infantil....

Espero que os haya gustado, un beso!
Montes
 
P.D. Estoy enlazando este post a la fiesta de enlaces de Galletas, de Personalización de Blogs.

Navidades a la europea: Glühwein Bundt Cake

jueves, 27 de diciembre de 2012


En España tenemos suerte de tener el clima que tenemos. Clima mediterráneo, que, salvo en algunas zonas, supone unos inviernos relativamente suaves, sin temperaturas demasiado bajas.

A nosotros nos gusta el buen tiempo, el solecito, por eso una de las debidas típicamente españolas es la sangria, combinado de vino y fruta ideal para tomar fresquita en el verano.

Sin embargo, en el norte de Europa no tienen esa suerte. Sus inviernos son bastante más fríos y más largos, así que ellos tienen su propia versión de la sangría, adaptada a sus condiciones climatológicas.

Se trata del glühwein, o vino caliente especiado que en muchos países de Europa se utiliza para sacarse el frío del cuerpo. Se compone principalmente de vino caliente con especias y es muy popular en Suecia (Glögg), Dinamarca (Gløgg), Alemania, Austria, la Republica Checa, Hungría (forralt bor) y Rumania (Vin fiert), siendo frecuente encontrarlo también en Suiza. Tradicionalmente se toma durante el periodo de Adviento, correspondiente con los fríos meses de noviembre (finales) y diciembre, por lo que un vaso de esta bebida caliente suele resultar muy reconfortante. Es la bebida más típica de los Weihnachtsmärkte (mercados navideños) alemanes.


Tenía muchas ganas de probar a hacer algo con este vino de sabor tan intenso. Así que, cuando ví que Alma en su libro incluía una receta de cupcakes de glühwein, decidí adaptarla para un bundt, doblando las cantidades que ella indica para 12 cupcakes:

Ingredientes

     Para el Glühwein
       
      - 750 ml. de vino tinto
      - 250 ml. de agua
      - 3 clavos
      - 2 ramas de canela
      - 1 vasito de anís
      - La piel de un limón y la de una naranja
      - 3 cucharadas de azúcar

     Para el bizcocho

      - 250 ml. de glühwein
      - 4 huevos
      - 200 gr. de azúcar
      - 150 ml. de aceite de girasol
      - 2 cucharaditas de canela molida
      - 100 gr. de chocolate negro rallado
      - 300 gr. de harina
      - 2 cucharaditas de levadura
      - 1 cucharadita de cacao en polvo sin azúcar

     Para la crema

      - 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
      - 125 gr. de azúcar glas o icing sugar
      - Glühwein al gusto (depende de la consistencia que se le quiera dar; yo añadí bastante porque no me interesaba una crema demasiado consistente).

Lo primero debemos preparar el glühwein, porque luego hay que dejarlo enfriar antes de usarlo en el resto de la preparación. Ponemos todos los ingredientes, menos el azúcar, en un cazo, y lo calentamos a fuego medio, sin que llegue a hervir en ningún momento, durante más o menos una hora, hasta que esté bien infusionado. Terminado este tiempo, lo retiramos del fuego, añadimos el azúcar, lo removemos hasta que se disuelva, lo colamos y lo dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 180º, calor arribar y abajo sin ventilador. Engrasamos el molde que hayamos elegido y reservamos.

Tamizamos los ingredientes secos (harina, levadura, canela y cacao en polvo) y reservamos. En el bol de la batidora, batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y doblen el volumen. Añadimos el aceite y el glühwein y batimos. Después añadimos los ingredientes tamizados y el chocolate rallado y lo integramos todo, sin sobrebatir.

Volcamos la masa en el molde y horneamos aproximadamente unos 45 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio. Dejamos enfriar unos 10 minutos dentro del molde y luego desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Para preparar la crema, batimos la mantequilla hasta conseguir una crema, y añadimos el azúcar y el vino en la cantidad deseada, batiendo a velocidad alta unos cinco minutos hasta conseguir la consistencia que queremos.



Y ahora sólo queda disfrutarlo! Es estupendo para tomar con un café, o incluso para empezar el dia con energía :-)

Espero que os guste! Besos!

Cocadas (o coquitos): Bolitas de coco

sábado, 15 de diciembre de 2012


Me gusta mucho el coco. Y por ello me encantan las cocadas. O coquitos, también he oido llamarlos así. Pastelitos de coco. Siempre que veo un sitio donde las vendan, no puedo evitar comprar unas cuantas.Por eso me resulta raro que nunca se me haya ocurrido probar a hacerlas yo misma. Sobre todo ahora, después de ver lo fácil que resulta.


Ví la receta en el blog de Rosa Ardá, Velocidad Cuchara, un estupendo blog que sigo desde hace casi tres años, cuando me compré la Thermomix. Rosa organizó un Reto de Navidad el mes pasado, en el que se podía participar hasta el 30 de noviembre, y aunque yo en un principio tuve intención, finalmente no pude por falta de tiempo.



Esta receta fue presentada al Reto por una participante, y cuando ví los pocos ingredientes y la elaboración tan sencilla, no pude evitar apuntármela para probarla.

Ingredientes:

- 250 gr. de azúcar blanquilla
- 250 gr. de coco rallado
- 3 huevos L

Preparación:

- Precalentamos el horno a 180º, con calor arriba y abajo.
- En el bol de la batidora, batimos los huevos con el azúcar. A continuación agregamos el coco rallado.
- Con la masa resultante, formamos bolitas no demasiado grandes, y las colocamos en la bandeja de horno, donde previamente habremos colocado papel vegetal.
- Horneamos unos 20-23 minutos, vigilando hasta que se doren, pero con cuidado de que no se quemen.
- Transcurrido ese tiempo, sacamos y dejamos enfriar por completo.


Yo he probado también a meter la masa en una manga pastelera con una boquilla de estrella, pero el coco hace que la masa sea demasiado densa y cuesta mucho conseguir que salga bien. También he probado a meter algunas porciones de masa en cortadores pequeños (como el del corazón) para darles forma, pero la cocada pierde bastante la forma con el horneado, así que después no se nota mucho. Al final, la mejor manera me ha parecido la más sencilla: hacer pequeñas bolitas y colocarlas bastante separadas entre sí para que no se peguen unas a otras.

Así que aquí tenemos una receta muy sencilla, fácil de elaborar, barata, y que podemos hacer para tomar estas Navidades. Espero que os guste.

Un beso!

Galletas de Navidad enrolladas

viernes, 14 de diciembre de 2012



Esta es otra de las recetas que me dio tiempo a hacer en el pasado puente. Hasta ahora, todas las veces que había hecho galletas, había utilizado la receta de Bea, porque es una masa estupenda para decorar, todas las veces que las he hecho me han quedado muy bien, muy ricas de sabor y con una cosistencia perfecta para decorar con glasa.



Sin embargo, en esta ocasión me apetecía ver qué tal se me daba hacer otra receta de galletas, puesto que el propósito inicial no era decorarlas con glasa. Así que decidí probar la masa de galletas de las chicas de Mensaje en una Galleta.

Había visto estas galletas en un montón de fotos en Pinterest, y me habían llamado mucho la atención, porque no parecían difíciles de hacer y el resultado es muy llamativo. La combinación de colores hace que queden muy vistosas, estupendas para prepararlas estas Navidades, incluso para regalar. En esta ocasión he elegido teñir parte de la masa en rojo, pero las opciones son infinitas, incluso se puede teñir varias porciones de varios colores para hacer remolinos más elaborados.




Receta de galletas de vainilla (adaptada de Mensaje en una Galleta)

Ingredientes:

- 150 gr. de azúcar glas.
- 400 gr. de harina, previamente tamizada
- 225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 huevo pequeño
- Dos cucharaditas de azúcar vainillado
- Una cucharadita de sal
- Una cucharadita de extracto de vainilla de calidad

Preparación:

- En el bol de la batidora, ponemos la mantequilla, el azúcar glas, el azúcar vainillado y mezclamos a velocidad baja, pues no estamos buscando añadir aire a la masa.
- Añadimos el huevo y la vainilla y seguimos mezclando, hasta obtener una crema uniforme.
- Incorporamos la harina tamizada en dos o tres veces.
- Cuando esté todo integrado, sacamos del bol y terminamos de amasar a mano.
- Separamos la masa en dos porciones, y a una de ellas le añadimos colorante del color elegido, en mi caso he optado por ExtraRed de SugarFlair.
- Extendemos cada porción por separado entre dos papeles de horno, primero una porción y luego otra, hasta conseguir dos rectángulos de más o menos un tamaño similar.
- Colocamos el rectángulo de masa coloreada sobre el otro, y con ayuda del papel de horno de debajo, vamos enrollando con cuidado ambas masas, formando un rulo alargado.
- Dejamos este rulo envuelto en el papel de horno en la nevera, que se enfríe durante unas 2-3 horas.
- Transcurrido ese tiempo, sacamos de la nevera y cortamos el rulo en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor.
- Con anterioridad, habremos precalentado el horno a 200º unos diez minutos, y luego lo bajamos a 190º.
- Ponemos las galletas en una bandeja de horno, teniendo cuidado de dejar una buena separación entre ellas para evitar que con el horneado se nos peguen entre sí.
- Horneamos aproximadamente unos 7 minutos, y las sacamos antes de que empiecen a dorarse. Repetimos las veces que sea necesario hasta acabar con todas las galletas.
- Apagamos el horno, esperamos unos minutos, y volvemos a meter las galletas, esta vez sin que sea necesario dejar tanta separación entre ellas, en dos bandejas, con el horno apagado, y las dejamos unos 20 minutos para que terminen de hacerse.
- Sacamos las galletas y las dejamos enfriar completamente en una rejilla.


Con esta técnica conseguimos unas galletas de color impoluto: la masa sin colorear queda perfectamente blanca, sin tostarse por los bordes, y la masa teñida adquiere un color brillante, nítido, que contrasta claramente con la masa blanca.

En resumen, es una receta estupenda, la masa de las chicas de MEUG está de muerte, riquísima, no queda harinosa en absoluto, al contrario: está tan buena que me costó mucho que quedaran las galletas suficientes para hacer las fotos; no podía dejar de "probarlas"!

Espero que os hayan gustado, y que os animéis a hacerlas.

Un beso para tod@s!

P.D. Estoy enlazando este post a la fiesta de enlaces de Galletas, de Personalización de Blogs.

"Christmas mode" on: Gingerbread Cupcakes

sábado, 8 de diciembre de 2012


Cuatro días! Cuatro días completos libres! Tras unos cuantos fines de semana, llamémosles, "completitos", por fin vienen unos cuantos días seguidos para descansar un poco y pasar algo de tiempo con mis peques. Hemos preparado un programa completo, cada día hay algo que hacer, ayer al Zoo, hoy al Parque Warner y la "plantá" oficial del árbol de Navidad, mañana al circo... Es un gusto disponer de tiempo para ver sus caritas disfrutando con sus papis.



Pero, cómo no, también tenía que haber un tiempo para hornear algo rico... Así que he aprovechado para hacer un par de cositas que tenía pendientes, entre ellas estos impresionantemente buenos cupcakes, receta de la simpar Queen of the Housewives, Martha Stewart.



Cupcakes de Jengibre (receta adaptada de Martha Stewart). Ella especifica que es una receta para 10 cupcakes grandes, pero no quiero saber qué entiende esta buena señora por "grandes", porque a mí con estas cantidades me han salido 16 cupcakes standard y 24 minicupcakes!

 Ingredientes:

- 1 taza de agua hirviendo
- 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
- 330 gr. de harina normal
- 2 cucharaditas de jengibre molido
- 1/2 cucharadita de clavo molido (yo no lo puse porque no me gusta el clavo)
- 1 y 1/2 cucharaditas de canela en polvo (yo puse dos generosas, hay que compensar la ausencia del clavo :-))
- 1/2 cucharadita de nuez moscada
- 1/ cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de levadura en polvo
- 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 160 gr. de azúcar moreno
- 250 gr. de melaza o miel de caña (la encontré en el Mercadona)
- 2 huevos grandes

Preparación:

- Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.
- Ponemos a hervir el agua en un cazo, y cuando rompa a hervir, le añadimos el bicarbonato. Reservamos.
- Tamizamos la harina junto con las especias, la levadura y la sal.
- Batimos la mantequilla hasta conseguir una crema suave. Añadimos el azúcar y batimos mínimo 2 minutos, hasta que quede esponjoso.
- Añadimos los huevos, de uno en uno, hasta que estén totalmente incorporados, y continuamos batiendo para añadir más aire. (Martha Stewart añade los huevos al final de todo, incluso después de la harina, pero yo prefiero ponerlos en este punto, para no tener que batir la harina en exceso).
- Incorporamos la melaza y el agua con bicarbonato y mezclamos.
-Por último, añadimos la mezcla de harina, especias, levadura y sal, y mezclamos hasta que esté completamente integrado. Terminamos de envolver con la espátula.
- Llenamos los moldes de cupcakes hasta 2/3 de su capacidad, y horneamos 20-22 minutos a 180º, calor arriba y abajo, sin ventilador, hasta que al pinchar un palillo salga limpio.
- Transcurrido ese tiempo, sacamos del horno, los dejamos 5 minutos en el molde y después los dejamos enfriar por completo en una rejilla.




El resultado es impresionante: el bizcocho queda ligerísimo, apenas pesa, esponjoso, se deshace en la boca. Además es muy aromático: el olor que desprendía el horno al hornearlos hizo que casi no pudiera esperar a que se enfriaran por completo antes de pegarle un mordisco a uno!

Para cubrirlos, desgraciadamente, no he podido hacer una crema como Dios manda. Si me seguís en Facebook, sabréis que mi batidora decidió morirse en pleno acto de servicio, y que las varillas eléctricas también decidieron que había llegado su hora. Y como mi queridísima Thermomix sirve para todo menos para hacer buttercream, he tenido que tirar de producto no casero para esta ocasión (ains, qué ganas de que lleguen los Reyes, que viene mi KA de camino con ellos...)



He usado este frosting que compré en Taste of America. Aunque el tarro dice que es buttercream de vainilla, no sabe ni a buttercream ni a vainilla. Sabe dulce. El resto es dificil de describir. No hace falta aclarar que no me ha gustado demasiado... Ni siquiera la consistencia es muy buena para decorar; si veis en la tercera foto, intenté hacer una rosa con la 2D, pero la textura es muy blanda, y se baja enseguida.

Conclusión: receta totalmente recomendable, ideal para estas fiestas, siempre y cuando la decoréis con una buttercream decente. Creo que una crema de queso le iría divinamente...

Muchos besos a tod@s!

Kringle: la Navidad llega con olor a canela!

domingo, 2 de diciembre de 2012



Esta semana pasada he asistido al (para mí) tradicional curso de Navidad de Thermomix, donde siempre nos dan estupendas ideas de cara a las próximas Fiestas. En este caso, el postre del que nos hablaron era el Kringle.




La verdad es que nunca había oído hablar de él. Ya en casa, investigando un poco, descubrí, gracias a la Wikipedia, que lo sabe todo todo, que un kringle es un pastel escandinavo, una variedad nórdica del pretzel. La palabra proviene del nórdico antiguo ‘kringla’, que significa ‘anillo’ o ‘círculo’.




En realidad se trata de una masa levada, en principio un poco similar a la de nuestro Roscón de Reyes (aunque sin masa madre y con un sólo levado). De hecho, parece ser que también es un postre muy típico de la localidad de Racine, en Wisconsin, donde lo hacen de multitud de formas, siendo una de ellas con fruta escarchada que se parece muchísimo a nuestro Roscón.

Visualmente parece que es un bollo muy complicado, con tantos pliegues como se ven, pero ahora, en cuanto veais los pasos, comprobareis que en realidad es muy sencillo, y con un resultado muy vistoso.



En esta ocasión yo he hecho la receta con Thermomix, siguiendo las instrucciones que nos dieron en el curso, pero se pueden hacer también perfectamente con cualquier batidora normal y amasando a mano (si se tiene un poco de maña para amasar). Si quereis ver la receta al modo tradicional, Mar, de Mar entre Fogones, la tiene publicada en su blog.

Ingredientes:


     1.- Masa:

          - 30 gr. de azúcar blanquilla
         - La piel de 1/2 limón (sólo la parte amarilla, importante que no quede nada blanco para que no amargue).
         - 120 gr. de leche
         - 30 gr. de mantequilla pomada
         - 15 gr. de levadura prensada fresca
         - 1 yema de huevo
         - 300 gr. de harina, previamente tamizada
         - 1 pellizco de sal

     2.- Relleno:

         - 50 gr. de mantequilla pomada
         - 60 gr. de azúcar blanquilla
         - 2 cucharadas soperas de canela molida
         - 50 gr. de nueces peladas, picadas en trozos grandes

     3.- Glaseado:

         - 20 gr. de clara de huevo ligeramente batida
         - 50 gr. de azúcar glas
         - Unas gotas de esencia de limón (la receta original no lo lleva, pero creo que le da un sabor más rico a la glasa)

Preparación (con Thermomix):


     1.- Masa:

         - Poner en el vaso el azúcar y la piel del limón, y pulverizar 15 seg./vel.10.
         - Bajar con la espátula los restos que hayan quedado en las paredes. Agregar la leche, la mantequilla y la levadura. Programar 1 minuto/37º/vel. 2
         - Añadir la yema y mezclar 4 seg./vel. 3
         - Incorporar la harina, previamente tamizada, y la sal, y amasar 2 min./vaso cerrado/velocidad espiga.
         - Retirar la masa del vaso y amasarla un poco a mano, con un poco más de harina, y formar una bola. Dejarla reposar dentro de una bolsa de plástico hasta que doble su volumen (aproximadamente 1 hora).

     2.- Relleno:

         - Poner la mantequilla, el azúcar y la canela, y mezclar 30 seg./vel. 2. Reservar.

     3.- Glaseado:

         - En un bol pequeño, batir ligeramente la clara de huevo hasta que espume. Añadir el azúcar glas tamizado y la esencia de limón y batir con un tenedor hasta que esté todo integrado. Reservar.



Montaje:

      - Precalentar el horno a 180º.
     - Cuando la masa haya doblado de volumen, ponerla sobre la superficie de trabajo, ligeramente espolvoreada con harina y amasarla de nuevo un poco.
      - Poner la masa entre dos papeles de horno, para facilitar la tarea, y extenderla con un rodillo hasta formar un rectángulo de aproximadamente 40X50 cm. (Figura 1)
      - Una vez estirada, untar la superficie con la crema de relleno y espolvorear las nueces. (Figura 2)
      - Enrollarla por la parte más ancha, hasta formar un rulo alargado. (Figura 3)
      - Cortar el rulo por la mitad, a lo largo, dejando uno de los extremos sin cortar. (Figura 4)
      - Cruzar la masa de forma que el corte quede hacia arriba, y unir los extremos formando una rosca. (Figura 5)
      - Colocar en la bandeja de horno, sobre un papel de horno, y hornear a 180º unos 20 minutos
      - Transcurrido ese tiempo, retirar del horno y pintar con el glaseado. (Figura 6)




El resultado es un bollo delicioso, aromático, ideal para presentar como postre original en estas próximas Fiestas. Probadlo, porque realmente es muy fácil, muy resultón, y quedaréis fenomenal!

Muchos besos a tod@s!

P.D. Madre mía, cómo están las cabezas.... Se me olvidaba comentar que con esta receta participo en el Desafío Navideño que ha organizado Gaby, de Cosas Ricas de Gaby. Animaos y participad, hay de plazo hasta el día 18 de diciembre!

P.P.D. Estoy enlazando esta entrada a La fiesta "Vuestro Mejor Proyecto 2012", de Personalización de Blogs.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...