Cake Pops de Chicle, totalmente adictivos.

martes, 23 de abril de 2013


No sé para vosotros, pero si hay una chuche que haya sido básica en mi infancia eran esos chupachups de sabor ácido con un relleno de chicle. Me encantaba dejarlos en el interior de la mejilla hasta que el caramelo prácticamente desaparecía, y entonces, justo cuando sólo quedaba una fina capa de caramelo, masticarlo para sentirlo crujir y mezclarse con el interior de chicle.


Y ahora es a mis hijas a quienes les encantan. Sobre todo a la pequeña, quizás porque hasta hace nada no la dejábamos comer chicle (me daba terror que se lo tragara), y ella lo relaciona con algo de mayores.


Así que tenía muchas ganas de probar una versión repostera de esos chupachups. Encontrar la forma de notar ese sabor ligeramente ácido y dulce al mismo tiempo, pero convertido en bizcochito. Y como en mi despensa había un bote de chicle en pasta llamándome a gritos, decidí ponerme al lío con estos cake pops.


Se parecen, verdad? Jajaja!

Hasta ahora había hecho cake pops a la manera tradicional, es decir, desmigando un bizcocho, mezclándolo con crema de queso, buttercream o nocilla, y formando luego las bolitas. Pero el resultado final se me hacía un poco pesado: queda demasiado mazacote, muy apelmazado, y no conseguía dar con una combinación que me convenciera del todo.

Así que, en una de mis múltiples visitas a la tienda Casa (voy tantas veces que creo que me van a hacer nómina, porque ya hasta les resuelvo dudas a otros clientes, jajaja), encontré que vendían una maquinita para hacer cake pops, como la Baby Cake pero, todo hay que decirlo, a mitad de precio que ésta. Pa la saca!

Y desde luego os puedo decir que quedan espectaculares! Un bizcochito esponjoso, ligero, y que además está listo en cinco minutos! De reloj! En fin, para mí desde luego ha sido una compra estupenda, totalmente recomendable.

Ñam! Mirad lo esponjosito que se ve por dentro!

 

Cake Pops de chicle

(Receta para 15 cake pops)

Ingredientes:


  • 60 gr. de azúcar
  • 30 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo M
  • 2 cucharadas de chicle en pasta
  • 55 gr. de harina
  • 1/2 cucharadita (tsp) de levadura en polvo
  • 30 ml. de leche
  • 1 pizca de sal
  • Candy Melts para la cobertura

Preparación:


  1. Encendemos la máquina de cake pops para que se vaya precalentando, no sin antes rociar las cavidades con un poco de spray desmoldante o con mantequilla derretida para evitar que se nos peguen los cake pops.
  2. Tamizamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.
  3. En el bol de la batidora, batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee.
  4. Añadimos el huevo y batimos a velocidad alta hasta que esponje y doble de volumen.
  5. Incorporamos la leche y el chicle en pasta y batimos hasta incorporar.
  6. Añadimos la mezcla de harina, levadura y sal y batimos ligeramente, a velocidad baja, lo justo hasta que se integre, con cuidado de no sobrebatir.
  7. Metemos la mezcla en una manga pastelera desechable, a la que cortamos ligeramente la punta, y rellenamos las cavidades de la máquina de cake pops.
  8. Cerramos la tapa y lo dejamos unos 4-5 minutos. Transcurrido ese tiempo, abrimos y si vemos que por encima aún están un poco tiernos, podemos darles la vuelta y dejarlos un minuto más. Luego los sacamos y los dejamos enfriar sobre un plato.
  9. Repetir la operación hasta que acabemos con la masa.
  10. Derretimos los Candy Melts en el microondas, en un recipiendo preferiblemente más alto que ancho, siguiendo las instrucciones de la bolsa (a temperatura media un minuto, sacar y revolver, y calentar otro minuto si fuera necesario). Mojamos un palito de cake pop en los Candy Melts y lo introducimos en una bolita (con cuidado de no atravesarla del todo!). Lo hacemos así hasta finalizar con todas las bolitas, y las llevamos al congelador unos 10 minutos para que se solidifiquen (y evitar en la medida de lo posible sus tendencias suicidas palito abajo!)
  11. Transcurrido ese tiempo, volvemos a calentar ligeramente los Candy Melts si fuera necesario, y vamos sumergiendo cada cake pop hasta que esté cubierto por completo. Sacudimos el exceso con golpecitos leves al tiempo que lo giramos suavemente.
  12. Colocamos los cake pops sobre un trozo de porexpan o un soporte especial para ellos, y dejamos secar la cobertura por completo.

La evolución lógica de un cake pop...


...su triste sino...

...condenado a la desaparición!

El problema de hacer algo así es que es como abrir la caja de Pandora. Cuando haces un cake pop, ya no hay stop! (que chiste más malo, por Dios, perdonadme, pero a estas horas no me da para más).



En fin, que estos cake pops es una opción divertida, rápida, sencilla, y super resultona, ideal tanto para niños como para sorprender a unos amigos en una reunión informal.

Espero que os gusten!
Un besote!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...