Crema de galletas de coco (con y sin Thermomix)

viernes, 20 de septiembre de 2013


Sí, lo sé.

Otra vez galletas de coco.

Estaréis pensando que qué poco original... Que cuando cojo una idea luego me repito más que el eco...

Bueno, la verdad es que la explicación es mucho más sencilla. De hecho, se puede resumir en una maldita sola palabra: DIETA.



¿Y qué relación puede tener la dieta con un postre, más concretamente con esta crema de galletas? Muy fácil: del paquete de galletas que utilicé la semana pasada para los cupcakes de galletas de coco, me sobraron un poco menos de la mitad, y si habéis estado alguna vez a dieta sabréis lo peligroso que puede ser tener algo así rondando por la cocina. 



De pronto es mucho más necesario que vayas a la cocina a por lo que sea. Que la niña se ha manchado: espera, que ya voy yo a por una servilleta. Que mi marido tiene sed: espera, que yo te traigo un vaso de agua. Y así hasta el infinito. Y claro, cada paseo a la cocina conlleva una indeseable vista de ese oscuro objeto de deseo: el paquete abierto de galletas de coco.

Así que decidí cortar por lo sano y acabar con el problema: transformar las galletas restantes en una crema de galletas, estupenda para que las niñas se la merienden de una sentada y no dejen rastro de ella.

La idea la encontré en el blog de Inés, Como Cocino Yo, aunque yo he adaptado un poco las cantidades teniendo en cuenta las galletas que me quedaban, y además lo he hecho con Thermomix, que siempre facilita algo el trabajo :-)



Crema de galletas de coco


Ingredientes:


  • 500 ml. de leche
  • 180 gr. de galletas de coco
  • 1 sobre de cuajada


Preparación (Thermomix):



  1. Ponemos las galletas en el vaso y trituramos, velocidad progresiva 5-10 durante 1-2 minutos. Reservamos.
  2. Sin lavar el vaso, ponemos 300 ml. de leche y programamos 4 minutos, 90º.
  3. Mientras en los otros 200 ml. de leche disolvemos el contenido del sobre de cuajada.
  4. Pasados los 4 minutos, añadimos las galletas trituradas y programamos 1 minuto, vel. 5, sin temperatura.
  5. Añadimos la leche con la cuajada disuelta, y programamos 8 minutos, 90º, velocidad 2.
  6. Una vez terminado, podemos ponerlo en recipientes individuales y dejarlo enfriar en la nevera: obtendríamos un rico postre con una consistencia cuajada. Pero en este caso yo, después de enfriarlo, lo batí con las varillas durante un par de minutos, hasta que quedó homogénea, con lo que obtuve una deliciosa crema muy suave. Terminé decorando con una galleta.

Preparación (tradicional):



  1. Con un procesador de alimentos, o con el accesorio triturador de la batidora, trituramos las galletas hasta que queden lo más finas posibles. Reservamos.
  2. Ponemos 300 ml. de leche en un cazo al fuego, cuando veamos que va a romper a hervir, le añadimos las galletas trituradas. Removemos bien para evitar que se hagan grumos. Si fuera necesario, le pasamos la batidora para deshacer los posibles grumos.
  3. Mientras, disolvemos el contenido del sobre de cuajada en los otros 200 ml. de leche, y lo incorporamos al cazo cuando la mezcla comience a hervir de nuevo. Bajamos el fuego y removemos constantemente durante unos minutos, hasta que la mezcla tenga una consistencia homogénea.
  4. Una vez terminado, podemos ponerlo en recipientes individuales y dejarlo enfriar en la nevera: obtendríamos un rico postre con una consistencia cuajada. Pero en este caso yo, después de enfriarlo, lo batí con las varillas durante un par de minutos, hasta que quedó homogénea, con lo que obtuve una deliciosa crema muy suave. Terminé decorando con una galleta.




Pues como véis, es un postre muy fácil y muy rico - según terceras opiniones, que yo no lo probé :-(  Lo único que hay que tener en cuenta es el tiempo de enfriado, por lo que si lo preparamos por la mañana, podemos tenerlo listo para la merienda :-)

Espero que os guste!

Un beso.
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...