Pudding de pan y mantequilla

martes, 25 de febrero de 2014



Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina británica: pudding de pan y mantequilla.



El budín de pan y mantequilla o bread and butter pudding es uno de los postres más populares de la cocina británica. Se originó en el siglo XVII derivado de otro postre clásico inglés: el bread pudding, este último considerado una versión de lujo para las grandes ocasiones.

Este budín consiste en hornear una mezcla de pan con mantequilla y pasas o cualquier otro tipo de fruta deshidratada y luego bañarlo en huevos, leche y un poco de vainilla. Se consideraba un postre de gente sin recursos, ya que se hacía para aprovechar el pan que ya estaba duro. A medida que la clase media tuvo acceso a ingredientes como los huevos, la leche, las pasas o el azúcar este pudín se hizo más sofisticado, convirtiéndose en la receta actual.


No se puede decir que sea precisamente un postre ligero. El pan, la mantequilla, la nata, la mermelada... Todos estos ingredientes hacen de este pudding un bocado contundente. Aún más si incluimos pasas, o frutos secos como nueces, almendras...

Muchas veces también se acompaña con natillas o crema inglesa, pero la verdad es que este postre es ya de por sí lo suficientemente jugoso, por lo que se puede comer solo perfectamente. De hecho, en esta ocasión, a pesar de que he seguido las instrucciones de la receta e incluso he alargado los tiempos de horneado, no he conseguido que cuajara del todo, quedándome con una textura algo líquida. La verdad es que tengo un problema con flanes y demás postres cuajados, nunca consigo que me queden al punto. Y éste no iba a ser una excepción... No sé si será un problema de mi horno o es simplemente que no son mi punto fuerte!



Pudding de pan y mantequilla

(Receta adaptada de Jamie Oliver)


Ingredientes:



  • 100 gr. de mantequilla blanda
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Ralladura de una naranja
  • 8 rebanadas de pan
  • 1 huevo + 8 yemas 
  • 140 gr. de azúcar
  • 500 ml. de leche
  • 565 ml. de nata
  • 1 vaina de vainilla o una cucharadita de pasta de vainilla
  • 4 cucharadas de mermelada (yo he utilizado de albaricoque, pero podéis usar la que prefiráis o tengáis en casa).

Preparación:



  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador
  2. Mezclamos la mantequilla blanda con la canela, la nuez moscada y la ralladura de naranja. Cuando esté bien mezclada, la untamos en las rebanadas de pan, por ambas caras.
  3. Colocamos las rebanadas de pan en una bandeja para horno, un poco profunda.
  4. Ponemos en un cazo la nata, la leche y la vainilla, y calentamos, removiendo, hasta que hierva. Reservamos.
  5. Batimos el huevo y las restantes yemas con el azúcar. Mezclamos con la leche, removemos bien para que se mezcle correctamente, y vertemos con cuidado sobre las rebanadas de pan. Dejamos que se empapen bien unos diez minutos.
  6. Metemos al horno al baño maría durante 45 minutos.
  7. Calentamos unos segundos la mermelada en el microondas para conseguir que esté más líquida. Sacamos la bandeja del horno y pincelamos con la mermelada la superficie del pudding. Volvemos a meter al horno durante 10 minutos más (yo lo tuve otros 20 minutos y aún así me quedó un poco líquido: deberéis comprobarlo antes de sacarlo del todo)




Podemos modificar un poco la receta, añadiendo pasas o frutos secos entre el pan, antes de verter la leche y la nata, o también trozos de frutas frescas, como manzana o frutos rojos. Yo he utilizado rebanadas de pan de molde blanco sin corteza, pero podemos emplear rebanadas de pan normal del día anterior, pan integral, brioches, o incluso croissants.

Espero que os guste!
Montes


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...