Perrunillas

lunes, 28 de abril de 2014


Hoy, como último lunes de mes, toca publicación de la Tia Alia. Y en esta ocasión me he llevado un alegrón cuando vi cuál era la propuesta dulce: unas perrunillas.


Las perrunillas son un dulce tradicional, típico de varias regiones españolas. Son como unas pastas hechas con manteca de cerdo, y en algunos lugares se las aromatiza con anís, limón o canela. Uno de los lugares de donde son muy típicas es en Extremadura.


Y es que, como algunos sabréis, estuve casi siete años viviendo en Mérida, Badajoz, unos años estupendos durante los cuales me casé y tuve a mi primera hija. Nunca antes había ido a Extremadura, ni siquiera de excursión, por lo que me sorprendió muy gratamente por lo hermosa que es y sobre todo por el carácter tan abierto de los extremeños. Yo, como buena norteña, cumplo todos las características del estereotipo y debo confesar que, inicialmente, me cuesta bastante relacionarme (roto el hielo ya es otro cantar). Por eso fue una sorpresa y un placer encontrar allí a personas que nos acogieron como si nos conocieran de toda la vida y que nos abrieron sus casas y sus corazones como a un familiar más. 


Estando allí probé por primera vez las perrunillas, y debo decir que me encantaron. Me gustaba tomarlas con un gran vaso de leche, mojándolas hasta que se ponían blanditas. Siempre que volvía a Madrid de visita traía conmigo al menos un caja de ellas. Sin embargo, desde que nos marchamos de Mérida no había vuelto a probarlas, y casualmente llevaba ya un tiempo barruntando prepararlas en casa, cuando Carmen eligió precisamente este dulce para el mes de abril.


En la receta, la tía Alia no le añade ningún ingrediente para aromatizar la masa; sin embargo, mis recuerdos de las perrunillas que comía en Mérida saben a limón y a anís, así que me he permitido modificar la receta incluyendo estos dos ingredientes, que para mi gusto hacen las pastas más aromáticas y con más sabor. 

Además, en el momento en que me puse a prepararlas, me dí cuenta de que a la tarrina de manteca de cerdo que pensaba que estaba casi llena le quedaban sólamente unos 175 gr., así que adapté ligeramente las cantidades y proporciones del resto de ingredientes. 



Perrunillas


Ingredientes:

(Cantidades para unas 12-15 unidades, dependiendo del tamaño)

  • 175 gr. de manteca de cerdo
  • 1 huevo entero y 2 yemas
  • 325 gr. de harina (aproximadamente)
  • 200 gr. de azúcar
  • 100 ml. de anís
  • Ralladura y zumo de 1 limón
  • Clara de huevo para pintar y azúcar para espolvorear

Preparación:


  1. Precalentamos el horno a 220º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. Ponemos la manteca de cerdo en el bol de la batidora y la batimos un poco con el accesorio de pala.
  3. Añadimos el azúcar y mezclamos hasta que creme ligeramente.
  4. Incorporamos el huevo y las yemas, el anís y la ralladura y el zumo de limón. Mezclamos todo de nuevo.
  5. Ahora llega el momento en el que la tia Alia dice que hay que añadir la harina que se necesite. En mi caso, para las cantidades especificadas del resto de ingredientes, fueron 325 gr. de harina, pero como depende del tamaño de los huevos y de la conjunción astral de Marte con Venus, es mejor que vayáis incorporando la harina de poco en poco. Yo incorporé primero 100 gr. de golpe, y después fui añadiendo más poco a poco, de 25 gr. en 25 gr., mezclando con una espátula bien cada vez, hasta conseguir una masa que no se pegue  a las paredes del bol pero que no quede dura. 
  6. Cuando tengamos la masa lista, vamos haciendo unas bolas de aproximadamente 50 gr. cada una, más o menos el tamaño de una albóndiga gordota, las aplastamos con las manos sin que queden finas (aproximadamente 1.5 cm. de grosor) y las colocamos en una bandeja de horno, sobre un papel de hornear.
  7. Pintamos con clara de huevo y espolvoreamos generosamente azúcar por encima.
  8. Horneamos unos 25 minutos, vigilando al final para que no se tuesten en exceso. Estarán listas cuando estén doraditas.
  9. Cuando estén hechas, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.



Hacer estas perrunillas y, sobre todo, comerlas, ha sido como volver ocho años atrás, a mi etapa en Mérida. Y me han parecido tan fáciles de hacer que seguramente repita en breve.

Probad a hacerlas y me contáis!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...