Pan para torrijas

lunes, 16 de marzo de 2015

Pan para torrijas

Si. Dos recetas seguidas de pan. Me estoy aficionando. Y es que esto de los experimentos panarras engancha.



Pan para torrijas


En este caso, dada la proximidad de la Semana Santa pero sobre todo aprovechando que las costumbres de estas fechas ya nos permiten atiborrarnos degustar uno de los dulces típicos que más me gustan - léase torrijas - me he animado a hacer mi propio pan especial para ello.


Pan para torrijas


En realidad las torrijas eran una especie de plato de aprovechamiento, para dar salida de una forma dulce a ese pan que ya se había quedado duro para comerlo de otra manera. Sin embargo hoy en día no hay panadería que se precie que no ofrezca entre sus múltiples variedades un pan especial para preparar torrijas. Debe ser un pan de miga densa y consistente, pero que a su vez sea capaz de absorber gran cantidad de líquido. Normalmente suelo limitarme a comprar una barra de este tipo de pan, pero este año, viendo lo gratificante que resulta poder comerse una hogaza casera hecha por una misma, decidí probar a hacerlo yo.


Pan para torrijas


El resultado salta a la vista, y eso que desde ese lado de la pantalla no podéis ver cómo huele. Al llevar ralladura de naranja y limón, el olor que desprende recuerda al del roscón de Reyes, aunque desde luego es un pan, no un bollo, a pesar de llevar leche, azúcar y miel entre sus ingredientes. Además, tiene una capacidad espectacular para absorber luego líquido al poner las rebanadas en la leche infusionada con limón y canela: esta hogaza necesitó casi dos litros de leche ella solita! Imaginaos cómo estaban después las torrijas...


Pan para torrijas


Pan casero para torrijas

(Adaptada de PepaCooks. Para una hogaza de aproximadamente 1 kg.)



Ingredientes:


  • 140 gr. + 410 gr. de harina de fuerza (yo he utilizado de la marca Harimsa, que tiene un 13% de proteína)
  • 80 ml. + 300 ml. de leche
  • 1 gr. + 20 gr. de levadura fresca prensada
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de un limón
  • 5 gr. de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de miel

Preparación:


  1. La tarde o noche anterior, preparamos primero el prefermento: mezclamos bien 140 gr. de harina de fuerza, 80 ml. de leche y 1 gr. de levadura fresca, formamos una bola, la ponemos en un bol tapado con film transparente y la dejamos toda la noche en la nevera. Como lleva muy poca cantidad de levadura (casi un pellizco) es normal que no leve apenas, así que no os preocupéis si al día siguiente veis que no ha aumentado de volumen.
  2. Para preparar el pan, templamos la leche junto con el azúcar, la miel y las ralladuras de limón y naranja. Desmigamos también dentro de la leche la levadura prensada, y removemos para intentar que se deshaga lo máximo posible.
  3. En el bol de la amasadora (yo he usado la Kitchen Aid con el gancho amasador) ponemos la mitad de la harina (205 gr.), el prefermento (que habremos hecho trocitos), y la leche. Mezclamos todo bien. Añadimos la harina restante y la sal y amasamos bien, durante unos 3 minutos a velocidad baja (también se puede hacer en Thermomix, 4 minutos velocidad espiga, o si sois valientes también podéis amasarlo a mano, aunque en este caso tardaréis un poco más) 
  4. Formamos una bola con la masa y la ponemos en un bol. Tapamos con un paño y dejamos levar 30 minutos.
  5. Pasado ese tiempo comprobaremos que la masa ha doblado su volumen. La sacamos del bol y la desgasificamos. Procedemos a amasarla siguiendo las indicaciones de las fotos a continuación: vamos sacando unos seis pétalos de la parte superior, y los metemos hacia el centro de la masa. Con la parte inferior de la masa formamos un rulo y lo llevamos también hacia el centro de la masa.
  6. Haciendo pinza con los dedos vamos sellando los pliegues resultantes.
  7. Sobre una bandeja de horno en la que habremos colocado un papel de hornear, colocamos el pan con la parte sellada hacia abajo. Volvemos a tapar con un paño y dejamos levar de nuevo otros 30 minutos más. 
  8. Mientras leva por segunda vez, vamos precalentando el horno a 200º, calor arriba y abajo.
  9. Una vez levado, con una cuchilla afilada hacemos unos cortes en la superficie, marcando las rebanadas.
  10. Horneamos durante 30 minutos. 
  11. Pasado el tiempo, sacamos el pan y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla, antes de proceder a cortarlo en rebanadas y preparar las torrijas.



Pan para torrijas


Yo he utilizado una harina de fuerza con un porcentaje elevado de proteína (13%) por lo que he tenido que añadir un poco más de líquido que el indicado en la receta original. Si la harina de fuerza que utilizáis vosotros tiene menos cantidad de proteína (por ejemplo, las que venden en Mercadona o en Lidl suelen tener sobre un 12%), deberéis reducir la cantidad de leche empleada (65 ml. para el prefermento y 285 ml. para la masa final).

Para preparar las torrijas, desde que el año pasado comencé a hacerlas al vapor no las preparo de otra forma. Quedan igual de buenas que las fritas pero con muchísima menos grasa!

Un consejo: como veis la hogaza a mí me ha quedado con una forma redondeada. Ello hace que las rebanadas hayan salido bastante grandes, y que el resultado final hayan sido no torrijas, sino torrijones de un tamaño considerable. Si preferís unas torrijas de un tamaño más normal, intentad darle a la hogaza una forma más alargada. Yo desde luego lo tendré en cuenta para la próxima vez! 

Espero que os animéis a hacer vuestro propio pan de torrijas, ningún pan comprado puede compararse con éste y estoy segura de que después de probarlo no volveréis a comprarlo nunca más.

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...