Galletas otoñales de canela y trucos para utilizar el molde cortador

lunes, 19 de octubre de 2015

Galletas otoñales de canela


Hacía mucho tiempo que en casa no hacíamos galletas. Pero cuando empiezan a bajar las temperaturas fuera y los días se hacen más fríos y cortos, apetece mucho más quedarse en casa al calor del hogar y encender el horno para preparar algo rico.


Galletas otoñales de canela


Hace ya tiempo que quería utilizar este molde de Silikomart, pero con los calores del infierno que hemos pasado este verano era simplemente impensable acercarse siquiera al horno. Así que en cuanto la cosa ha empezado a mejorar no he podido esperar más y me he puesto con las manos en la masa.

Este molde hace que queden unas galletas preciosas, que son bonitas ya sólo sin el chocolate por encima, pero que cuando lo llevan son absolutamente irresistibles. Perfectas para regalar, o simplemente para hacérnoslas a nosotros mismos...   


Galletas otoñales de canela



Galletas de canela 

(Adaptada de Bea Roque. Para unas 15 galletas)


Ingredientes:



  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr. de azúcar glacé
  • 1 huevo
  • 320 gr. de harina
  • 1 cucharadita (tsp.) de canela
  • Un poco de leche (si fuera necesario) para ligar la masa
  • Candy Melts rojos, amarillos y marrones (o, en su defecto, gotas de chocolate para postres)

Preparación:



  1. Tamizamos la harina junto con la canela. Reservamos.
  2. Ponemos la mantequilla en el bol de la batidora con el accesorio de pala, y la batimos a velocidad baja hasta que esté cremosa. 
  3. Añadimos el azúcar glacé y batimos de nuevo, a velocidad baja, solamente hasta que se integre bien. No queremos aportar aire a la masa (o luego las galletas nos quedarán llenas de bultos), solo que se mezcle todo bien.
  4. Añadimos el huevo y procedemos de nuevo igual: batimos a velocidad baja hasta integrar.
  5. Sin dejar de batir a velocidad baja, vamos incorporando la mezcla de harina y canela a cucharadas, poco a poco. Al final la masa quedará un poco desmigada, así que si fuera necesario podemos añadir un chorrito (muy poco!) de leche para ayudar a que se ligue. No os paséis con la leche o la masa os quedará demasiado pegajosa: es mejor poner muy poco y tener que añadir un poco más, que pasarse.
  6. Cuando esté lista (la masa se despega con facilidad de las paredes del vaso), la sacamos del vaso y formamos una bola. La partimos por la mitad, ponemos una de las mitades entre dos hojas de papel vegetal y estiramos con ayuda de un rodillo, dejando un grosor de unos 2 mm. Colocamos sobre una bandeja de horno y llevamos a la nevera al menos 1 hora. Hacemos lo mismo con la otra mitad de masa. También podemos dejarla toda la noche, preparando la masa de un día para otro.
  7. Con la masa bien fría, cortamos los corazones con ayuda del cortador incluido en el kit, y los vamos colocando en una bandeja de horno sobre la que habremos colocado un tapete de silicona o una hoja de papel de hornear. Cuando tengamos todas las formas cortadas, volvemos a llevar a la nevera de nuevo al menos otra media hora (si la masa de galletas no está bien fría podría perder la forma al hornearse).
  8. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  9. Pasado el tiempo de enfriado, sacamos las galletas de la nevera y las horneamos durante unos 15 minutos, o hasta que los bordes comiencen a ponerse dorados. Una vez hechas, las sacamos del horno, las dejamos atemperar unos minutos sobre la bandeja (aún calientes estarán un poco blanditas y si las intentamos manipular podrían romperse), y luego las pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente.
  10. Ponemos los Candy Melts o las gotas de chocolate en un bol apto para microondas, y lo derretimos calentándolo en intervalos de un minuto a media potencia, removiendo cada vez entre medias, con cuidado de que no se nos queme. Podemos añadir unas gotas de aceite de girasol para hacerlo un poco más fluido.
  11. Vertemos el chocolate derretido en los moldes de silicona, alisamos bien la superficie con ayuda de una espátula, y dejamos enfriar.
  12. Cuando el chocolate se haya solidificado por completo, desmoldamos los corazones con cuidado. Ponemos sobre la galleta unos puntos de chocolate derretido y pegamos los corazones de chocolate sobre la galleta.
  13. Intentamos esperar un poco antes de zamparnos una galleta.


Galletas otoñales de canela


Este molde de Silikomart es muy sencillo de usar pero conviene tener presente una serie de consejos para evitar que la cosa se nos complique:


  • Es muy importante que la masa de galletas esté BIEN FRÍA. Si la masa está caliente, se pegará al cortador.
  • Para evitar precisamente que la masa se quede pegada al cortador, podemos espolvorear éste con un poco de harina antes de cortar las formas. Luego retiramos con un pincel de silicona el exceso de harina que nos haya podido quedar sobre la galleta.
  • Muchas veces, a pesar de que la masa está fría, una vez cortada la galleta se queda en el interior del cortador. Como éste no tiene expulsor, podremos ayudarnos de la punta de un cuchillo para separar la masa del molde, en una esquina de la galleta. Si la masa está convenientemente fría, saldrá con facilidad al hacer un poco de palanca con la punta del cuchillo; si no lo está, lo que conseguiremos será sacar la galleta a trozos.
  • Incluso cuando hayamos conseguido sacar la galleta correctamente del cortador, es posible que nos queden algunas rebabas de masa que afean un poco la forma de corazón: podemos alisarlas un poco con los dedos, corrigiendo el acabado.



Galletas otoñales de canela


Y si os han gustado estas galletas y queréis probar a hacerlas pero no tenéis el cortador, ¡no os preocupéis! Estad hoy atentos a mi cuenta de Instagram, pues voy a sortear un kit de Silikomart para poder hacerlas.  Allí os cuento lo que tenéis que hacer. Mucha suerte!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...