Tarta de coco y chocolate blanco

lunes, 25 de enero de 2016

Tarta de coco y chocolate blanco


Siempre digo que no me gusta el chocolate blanco. Y es verdad, para mí no puede considerarse chocolate, sino sólo manteca de cacao muy dulce. Pero no debe ser algo genético, puesto que a mi padre le encanta. Más incluso que el chocolate normal (léase, el que no es blanco). Así que, cuando le pregunto qué tarta quiere para su cumpleaños, la respuesta suele incluir "chocolate blanco". 




Tarta de coco y chocolate blanco


Desde luego este año no ha sido una excepción, así que tuve que volver a devanarme la cabeza para conseguir una tarta que tuviera chocolate blanco pero que no resultase empalagosa ni tampoco demasiado dulce. Enseguida me vineron a la mente esos bombones de chocolate blanco y coco que, curiosamente, me encantan, y aprovechando que a mi padre también le gusta mucho el coco, decidí intentar hacer una tarta con un sabor parecido a esos bombones, combinando el sabor del coco con una suave y no demasiado dulce crema de chocolate blanco.


Tarta de coco y chocolate blanco


Pues debo deciros que fue todo un éxito. El resultado es una tarta hiperjugosa, pues la embebí generosamente con almíbar de ron de coco, y en absoluto demasiado dulce. El sabor del coco combina genial con la crema de chocolate blanco, cuyo dulzor es atenuado por el queso crema. Me gustaría contaros también qué tal combinan los barquillos con el resto de ingredientes, pero desgraciadamente no tuve tiempo de saberlo dado que mi hija pequeña, cuyo vicio por esos barquillos es legendario, se dedicó literalmente a "pelar" la tarta a medida que la iba cortando... :)


Tarta de coco y chocolate blanco



Tarta de coco y chocolate blanco

(Receta de Montes Ortiz. Para un molde de 15 cm. de diámetro)



Ingredientes:


  • Para el bizcocho:
    • 5 huevos L
    • 125 gr. de azúcar
    • 150 gr. de harina
    • 1/2 cucharadita (tsp.) de vainilla en pasta o extracto de vainilla de buena calidad
    • 1 pizca de sal
    • 1/4 cucharadita (tsp.) de cremor tártaro (opcional)
  • Para el almíbar:
    • 150 gr. de azúcar
    • 150 gr. de agua
    • Ron Malibú (ron de coco) al gusto
  • Para la crema:
    • 360 gr. de chocolate blanco
    • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 250 gr. de azúcar glacé o icing sugar
    • 350 gr. de queso crema, tipo Philadelphia
  • Para decorar:
    • Barquillos
    • Coco rallado
    • Bombones Rafaello, de chocolate blanco y coco

Preparación:


  1. Lo primero de todo preparamos el almíbar: en un cazo ponemos el agua y el azúcar y calentamos a fuego medio, removiendo, hasta que el azúcar se haya disuelto. Retiramos del fuego y añadimos el ron de coco. Dejamos enfriar.
  2. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  3. Engrasamos y forramos con papel de hornear un molde redondo de 15 cm de diámetro.
  4. Tamizamos la harina. Reservamos.
  5. Separamos las claras de las yemas. Reservamos las yemas y ponemos las claras en el bol de la batidora de varillas, junto con el pellizco de sal y el cremor tártaro (es opcional, si lo no tenéis no pasa nada, pero ayuda a mantener estables las claras montadas y que no se bajen). Batimos las claras a velocidad alta hasta conseguir que forme picos duros. Vertemos las claras montadas en otro bol y reservamos.
  6. Sin necesidad de lavar el bol de la batidora, mezclamos las yemas con el azúcar y la vainilla, batiendo hasta que blanqueen. Incorporamos la harina tamizada y mezclamos a velocidad baja hasta que esté bien integrada.
  7. Con cuidado vertemos esta mezcla sobre las claras montadas que teníamos reservadas, y con suavidad vamos mezclando con ayuda de una espátula de goma, con movimientos envolventes, hasta conseguir una masa uniforme, sin grumos, pero intentando no romper demasiado las burbujas de aire creadas al montar las claras.
  8. Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 50-55 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro del bizcocho, nos salga limpio.
  9. Cuando esté hecho, sacamos del horno, dejamos atemperar unos minutos dentro del molde, y después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
  10. Mientras el bizcocho se enfría, preparamos la crema: fundimos el chocolate blanco, bien al baño maría, bien al microondas en intervalos de 10 segundos, removiendo bien cada vez (el chocolate blanco es más delicado que el normal y es más fácil que se queme, por lo que yo siempre prefiero fundirlo al baño maría: ponemos el chocolate troceado en un bol, que a su vez colocamos sobre un cazo con agua a fuego medio, sin que el agua toque el bol; removemos continuamente hasta que el chocolate esté fundido por completo). Dejamos atemperar el chocolate.
  11. En el bol de la batidora de varillas, ponemos la mantequilla a temperatura ambiente, y batimos primero a velocidad media y luego a velocidad alta, hasta que blanquee y aumente de volumen. Añadimos el azúcar glacé, tamizado, tapamos la batidora con un paño ligeramente húmedo para evitar que se nos llene la cocina de azúcar, y batimos, primero a velocidad baja hasta que se integre el azúcar, y luego a velocidad alta durante unos 5 minutos.
  12. Añadimos el queso crema, bien frío de la nevera, y volvemos a batir unos 5 minutos más. Por último, agregamos el chocolate blanco fundido, que ya no debe estar caliente (o conseguiremos una sopa templada en vez de una crema). Batimos todo durante otros 5 minutos, hasta conseguir una crema muy aireada con una textura similar al helado.
  13. Con ayuda de una lira de repostería (o si no la tenemos, con un cuchillo largo de sierra y mucho cuidado) cortamos el bizcocho en cuatro capas de igual grosor.
  14. Rellenamos con la crema una manga pastelera con boquilla de estrella abierta.
  15. Colocamos un poco de crema sobre la base donde vamos a poner la tarta, y colocamos encima la primera capa de bizcocho. La empapamos generosamente con almíbar, y ponemos una primera capa de crema. Colocamos otra capa de bizcocho, volvemos a empapar con almíbar, y más crema. Repetimos hasta terminar con la última capa de bizcocho.
  16. Con ayuda de una espátula cubrimos toda la tarta con una capa de crema. No hace falta que nos quede perfecto, porque los laterales los vamos a cubrir con los barquillos, colocados verticalmente.
  17. Ponemos coco rallado en la parte superior de la tarta, y terminamos decorando con los bombones, todo alrededor.
  18. Conservamos en la nevera hasta el momento de consumir.




Tarta de coco y chocolate blanco


Os dejo una pésima foto del corte, pero es que lógicamente no pude hacerle foto antes de llevarla a casa de mis padres... No iba a quedar muy bien regalarle al pobre una tarta empezada!

La tarta gustó muchísimo y no será la última vez que la haga, porque la combinación de sabores y la jugosidad del bizcocho nos encantaron a todos. Además tiene un acabo muy llamativo que no resulta difícil en absoluto, apta incluso para los más principiantes en este mundo reposteril. Espero que os animéis a probarla!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...