Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante

lunes, 20 de febrero de 2017



No hay nada como un buen bizcocho casero. Me encantan. En general, el proceso completo. Tanto el prepararlos y hornearlos como comerlos después. Es un disfute en todas sus fases. Soy consciente de que muchas personas lo ven como algo complicado, laborioso, que no merece la pena, que es mucho más fácil irse al súper y comprar uno industrial. ¿En serio?


Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante


Porque lo cierto es que en hacer un buen bizcocho, con ingredientes naturales, rico, controlando nosotros mismos qué añadimos o no, tardamos aproximadamente 10 minutos de elaboración (dependiendo de la receta, puede ser un poco más). El resto es tiempo de horno, donde nosotros no intervenimos, por lo que no cuenta como tiempo de trabajo. Así que ¿de verdad creéis que es mejor, más fácil y más rápido comprar un bizcocho ya hecho en el que abundan los ingredientes E-y lo que sigue? ¿Aceites vegetales de origen desconocido? ¿Conservantes y emulgentes raros?


Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante

Por el contrario, si lo hacemos nosotros mismos sabemos perfectamente qué lleva: ¿que queremos que no tenga lactosa? Pues utilizamos una leche sin lactosa o vegetal en vez de leche de vaca, y aceite de girasol en vez de mantequilla. ¿Que no queremos que lleve huevo? Lo sustituimos por el mismo peso de puré de manzana. ¿Que nos gusta de naranja en vez de vainilla? Pues naranja al canto, bien de ralladura.


Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante


Muchas veces también podemos aprovechar ingredientes que nos hayan sobrado de otras recetas para probar a hacer bizcochos nuevos. Los bizcochos son perfectos como receta de aprovechamiento, pues las combinaciones son tan infinitas como nuestra imaginación (o como los restos de nuestra despensa).


Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante


Por ejemplo, en el bizcocho que os traigo hoy he querido aprovechar el agua de azahar que me quedaba del Roscón de Reyes de estas Navidades pasadas. Yo utilizo agua de azahar de la marca Tena, que es la que usaba ya mi abuela de toda la vida. La compro en la farmacia o en el herbolario, y realmente no tiene nada que ver con esos extractos malignos que venden en el súper, que son alcohol en su mayor parte. Claro que, al ser un producto de calidad sin conservantes, su duración es mucho menor, por lo que quería aprovechar lo que me quedaba antes de que caducara.


Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante



Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante

(Receta de Montes Ortiz. Para un molde de bizcocho de  tazas)


Ingredientes:



  • 360 gr. de azúcar
  • 180 m. de aceite de girasol
  • 3 huevos L
  • 2 cucharaditas (tsp.) y 1/2 de levadura química en polvo
  • 330 gr. de harina de trigo
  • 1 pizca de sal
  • 120 ml. de leche
  • 60 ml. de agua de azahar
  • Ralladura de una naranja
  • 60 gr. de almendra crocante

Preparación:



  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. Engrasamos bien con spray desmoldante el molde elegido. Reservamos.
  3. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.
  4. Batimos bien los huevos con el aceite y añadimos la ralladura de naranja. Incorporamos el azúcar y batimos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.
  5. Añadimos la mezcla de harina y levadura en tres adiciones, alternando con la leche y el agua de azahar. Mezclamos bien cada vez con ayuda de una espátula de goma, con movimientos envolventes, hasta que tengamos una masa lisa y sin grumos.
  6. Por último añadimos la almendra crocante y mezclamos con la espátula para que se reparta bien por toda la masa.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y llevamos al horno durante aproximadamente 60-70 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro salga limpio.
  8. Cuando esté listo, sacamos del horno y dejamos atemperar dentro del molde unos 10-15 minutos. Después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.



Bizcocho de naranja, azahar y almendra crocante


Podéis tomar el bizcocho tal cual o hacer como yo y añadirle por encima un glaseado ligero. Para ello simplemente necesitaremos el zumo de media naranja al que añadimos azúcar glacé, previamente tamizado, hasta conseguir la consistencia deseada.

El resultado es un bizcocho híperesponjoso, cítrico, muy aromático, que nos ha encantado. Creo que voy a tener que ir a la farmacia a comprar agua de azahar expresamente para repetirlo, porque mis hijas quieren volver a tenerlo para el desayuno!

Espero que os animéis a probarlo, porque estoy convencida de que os va a gustar tanto como a nosotros.

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...