Cheesecake de dulce de leche

lunes, 13 de febrero de 2017



Estad atentos a la receta de hoy porque es una de las más buenas que he hecho últimamente. Y no hablo por hablar. Pensad que eso quiere decir que, en mi ranking personal, esta cheesecake de dulce de leche supera incluso a la mousse de chocolate de mi madre, lo que puede haceros pensar cómo debe de estar.


Cheesecake de dulce de leche



Ya sabéis que el chocolate es mi pasión, así que el hecho de que esta tarta me haya gustado tanto quiere decir que es una receta espectacular. Perfecta para mi gusto: no es demasiado dulce a pesar del dulce de leche, cremosísima y suave... ¿Os he dicho alguna vez que mi familia no es demasiado golosa y que siempre tengo que terminar repartiendo mis postres entre mis vecinos (quienes, por otra parte, lo agradecen mucho más)? Pues bien, con esta tarta mi familia no me ha dejado acercarme a la puerta de casa: de hecho, ni siquiera a la puerta de la cocina, no fuera a ser que se perdiera algún trozo por el camino. ¡Qué ansia viva! Debo reconocer que el hecho de que mis propias hijas se peguen por un poco de un postre que he preparado yo me ha resultado una sensación extrañamente gratificante. Puede parecer patológico, pero entendedme: no es algo que suela ocurrir! No sé si hacérmelo mirar...


Cheesecake de dulce de leche


Además de lo buena que está, esta tarta tiene la ventaja de lo fácil que resultar de hacer. Una base de galletas y mantequilla, un interior cremoso para el cual sólo hay que mezclar bien los ingredientes, y una cobertura de dulce de leche, que podéis hacer vosotros mismos si sois un poco inquietos (una forma fácil es cocer un bote de leche condensada) o compar uno de calidad ya hecho.


Cheesecake de dulce de leche

En mi caso he utilizado el bote de dulce de leche que venía este mes en la Degustabox. Que por cierto me ha gustado muchísimo y además no lleva aceite de palma ni otros ingredientes "sospechosos", algo a tener muy en cuenta hoy en día cuando compramos cualquier cosa que nos vayamos a comer.


Cheesecake de dulce de leche


Cheesecake de dulce de leche

(Adaptado de La Cuinera. Para un molde desmontable de 16 cm. de diámetro)


Ingredientes:

  • Para la base:
    • 200 gr. de galletas tipo Digestive
    • 100 gr. de mantequilla derretida
  • Para el relleno:
    • 600 gr. de queso crema
    • 120 gr. de azúcar
    • 3 huevos L
    • 60 gr. de dulce de leche
  • Para la cobertura:
    • Dulce de leche al gusto para decorar. Yo usé todo lo que quedaba de un bote de 250 gr.

Preparación: 

  1. Forramos la base de un molde desmontable de 16 cm. de diámetro con papel de horno y lo engrasamos bien.
  2. Derretimos la mantequilla al microondas, con cuidado de que no hierva. Trituramos las galletas con ayuda de la Thermomix o de un procesador de alimentos, y le añadimos la mantequilla fundida. Mezclamos bien hasta que esté bien integrado y lo volcamos sobre el molde. Presionamos bien con el dorso de una cuchara o con el fondo de un vaso para que quede una base homogénea, firme y compacta. Llevamos a la nevera a que se enfríe mientras preparamos el relleno.
  3. Precalentamos el horno a 170º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  4. En el bol de la batidora colocamos el accesorio de pala (no queremos introducir aire a la masa, todo lo contrario, sólo queremos cremar) y batimos a velocidad mínima el queso crema y el azúcar hasta que esté bien integrado.
  5. Añadimos los huevos, ligeramente batidos, poco a poco, sin dejar de batir. Podemos rebañar las paredes del vaso durante el proceso, para asegurarnos de que la mezcla quede bien homogénea.
  6. Añadimos el dulce de leche e igualmente batimos unos segundos más a velocidad baja hasta que esté bien integrado.
  7. Vertemos la mezcla en el molde. 
  8. Forramos el exterior del molde con papel de aluminio, de manera que no le entre nada de agua del baño maría donde lo vamos a colocar.
  9. Metemos el molde en una bandeja alta (yo por ejemplo lo he metido dentro de oro molde de bizcocho de diámetro superior, que tiene las paredes altas y me permite manejarlo con facilidad y añadir bastante agua). y rellenamos dicha bandeja o molde exterior con agua muy caliente (con cuidado de que no nos caiga nada de agua dentro de la masa de cheesecake). Intentaremos poner agua hasta casi cubrir el molde de cheesecake.
  10. Llevamos al horno y horneamos durante unos 100 minutos aproximadamente, o hasta que veamos que la cheesecake está cuajada pero aun tiene el centro tembloroso si la movemos.
  11. Cuando veamos que ya está en su punto, apagamos el horno y dejamos la cheesecake dentro del horno con la puerta entreabierta unos 20  minutos. Eso evitará que el cambio brusco de temperatura nos resquebraje la superficie.
  12. Pasado ese tiempo, sacamos la cheesecake del horno, vaciamos el agua, dejamos atemperar a temperatura ambiente, y después llevamos a la nevera a enfriar, sin sacar del molde, mínimo 8 horas o mejor de un día para otro.
  13. Al día siguiente, desmoldamos pasando un cuchillo con cuidado por el borde de la tarta. Cubrimos la superficie con el resto de dulce de leche, y servimos.


Cheesecake de dulce de leche


Cuando preparamos una cheesecake al horno es importante hacerlo al baño maría. La cocción con humedad hará que nuestra tarta sea mucho más cremosa y no nos quede seca. Sólo hay que tener cuidado de forrar bien el molde para que no nos entre nada de agua dentro de la cheesecake, o se nos arruinaría el resultado. Además, la humedad del horneado junto con el reposo en horno caliente y puerta entreabierta una vez finalizada la cocción hará que no se nos agriete la superficie de la tarta, algo que no afecta al sabor pero que queda bastante antiestético.


Cheesecake de dulce de leche

Os dejo con esta imagen tan evocadora de una de las mejores recetas de los últimos tiempos en mi casa. Y os lo dicen de corazón los siesos de mi familia :)

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...