Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero. Receta de pan muy fácil.

lunes, 23 de mayo de 2016



Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero


Hace unos tres años mi marido y yo fuimos de viaje de aniversario a Italia, a la Toscana. Una semana tranquilos, sin niñas, sin horarios, con un cochecito de alquiler recorriendo esos maravillosos paisajes y disfrutando de la estupenda gastronomía italiana. Pero entre todas las cosas ricas que probamos, creo que de lo que más repetí fue la focaccia. De multitud de maneras, sola o con relleno, probé un montón de variedades y me gustaron todas. 


Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero


La focaccia es un pan plano típico de Italia, se suele tomar tanto solo como abierto por la mitad y relleno con multitud de ingredientes. En Florencia hay una pequeña osteria, llamada All' Antico Vinaio, donde pudimos probar un montón de versiones, acompañadas de los vinos típicos de la zona. Afortunadamente la focaccia es un pan sencillísimo de hacer en casa, así que después de volver a España pude probar a hacer mi propia versión. Sin embargo, por muy bueno que sea el prosciutto italiano, el resultado mejora sensiblemente si utilizamos un buen jamón ibérico.


Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero


Y es que desde luego una focaccia sola, con su sal gorda, su aceitito... está muy buena. La focaccia, como la pizza, admite un montón de variaciones. Pero si la acompañamos con un jamón ibérico de calidad desde luego que está mucho mejor. Y esta vez, aprovechando que los chicos de Ibéricos Vázquez, de la Sierra de Aracena (Huelva) han tenido la amabilidad de mandarme una muestra de sus productos, quise probar tan buen material con una focaccia casera, en esta ocasión con romero y tomatitos cherry, que son el  acompañamiento perfecto para un jamón de calidad como el que me han enviado.


Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero



Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero

(Adaptada de Pan, de Xavier Barriga)



Ingredientes:



  • 500 gr. de harina de fuerza (yo he utilizado de la marca Harimsa, que tiene un 13% de proteína)
  • 10 gr. de sal
  • 20 gr. de azúcar
  • 40 gr. de manteca de cerdo
  • 300 ml. de agua
  • 20 gr. de levadura fresca
  • 100 gr. de jamón ibérico, cortado en lonchas finas
  • Tomates cherry
  • 3 ramas de romero (dos picadas muy finas para la masa y otra para decorar)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal gorda

Preparación:



  1. En el bol de la amasadora eléctrica ponemos la harina, la sal, el azúcar, el romero muy picado y la manteca y mezclamos. Sin parar la máquina, a velocidad lenta, vamos añadiendo el agua poco a poco. Cuando terminemos con el agua subimos la velocidad y amasamos durante unos 8-10 minutos. 
  2. Transcurrido ese tiempo, añadimos la levadura desmigada y volvemos a amasar otros 5 minutos más. La masa debe quedar blanda y lisa, pero no demasiado pegajosa.
  3. Engrasamos bien con aceite de oliva un molde rectangular de aproximadamente 20X30 cm. Volcamos la masa en su interior y la extendemos por toda la superficie del molde, de forma que nos quede de unos 2,5cm. de grosor. Tapamos con un paño húmero y dejamos levar en un lugar templado y apartado de corrientes durante dos horas.
  4. Mientras la masa leva, lavamos y cortamos los tomates cherry por la mitad y los ponemos en una fuente apta para horno. Les ponemos un poco de sal y de aceite de oliva y los horneamos a 200º durante 30 minutos. Una vez hechos, los sacamos del horno y reservamos. De esta forma evitamos que suelten líquido al hornearse sobre la masa y afecten a la textura de ésta.
  5. Una vez transcurrido el tiempo de levado comprobaremos que la masa ha doblado de volumen. Precalentamos el horno a 250º. Colocamos una fuente en la parte inferior del horno para después poder verter agua en ella y formar así vapor. 
  6. Con los dedos marcamos unos huecos en la masa donde vamos a colocar de forma alterna los tomates y las lonchas de jamón enrrolladas formando un rulo. Colocamos en los espacios restantes un poco de romero, rociamos todo con un poco de aceite de oliva y ponemos un poco de sal gorda. 
  7. Metemos el molde con la masa en el horno, vertemos un vaso de agua en la bandeja que hemos colocado en la parte inferior para generar vapor, lo que mejorará la corteza de la focaccia, y horneamos durante unos 20-25 minutos, hasta que tenga un bonito color dorado.
  8. Una vez hecha, sacamos del horno e intentamos esperar a que enfríe lo suficiente para comerla.

Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero


El olor que desprende esta focaccia durante el horneado es increíble. Toda la casa se llena con el aroma del romero y del pan. La grasita del jamón ibérico, tan distinta de la del jamón blanco o del prosciutto italiano, se deshace con el calor del horno y hace que el jamón quede crujiente, lo que lo convierte en un bocado mágico. Delicioso!


Focaccia de jamón ibérico, tomates cherry y romero



Es una receta muy fácil, perfecta para una reunión informal entre amigos o simplemente para degustarla en casa por el simple placer de comer pan hecho por uno mismo. Si además lo acompañamos como en este caso con unos buenos productos ibéricos, estoy segura de que el éxito está asegurado. Probadlo y no os olvidéis de contarme qué tal!

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...