Tarta de Anna (Frozen) para el cumple de Sara

lunes, 5 de mayo de 2014


La semana pasada celebramos el cumpleaños de mi hija pequeña, Sara, que hizo cinco años. Después del éxito que la última película de Disney tuvo entre mis hijas, estaba claro que este año las tartas de cumpleaños iban a tener una temática muy clara: Frozen!


Para aquellos que no sepáis qué es eso de Frozen (seguro que no tenéis hijos, o al menos, hijas pequeñas), es la nueva adaptación de la factoría Disney a la historia de la Reina de las Nieves. Las protagonistas son dos hermanas, Elsa, la Reina, y su hermana Anna. Y estos dos personajes están causando verdadero furor entre el público infantil.


La mayoría de las niñas (entre ellas mi hija mayor) quieren ser como Elsa, la Reina de las Nieves, con poderes para controlar el hielo y, sobre todo, un precioso vestido con una larga capa hecha con cristales de hielo. Alucinante, sobre todo si tienes ocho años! Tanto, que absolutamente todo el merchandising relacionado con este personaje (y recordad que estamos hablando de Disney, y hay mucho) está totalmente agotado en todas las tiendas del mundo mundial. Hasta en Disneyland París, donde teníamos la esperanza de encontrarle a Lucía el disfraz que pidió por Reyes y que no pudo tener, la dependienta poco menos que se rió en nuestra propia cara cuando le preguntamos por él.


Sin embargo, para Sara, mi hija pequeña, a quien le gusta más llevar la contraria, su personaje favorito de la peli no es la Reina, sino la hermana de ésta, Anna. Así que lo tuvo muy claro cuando le pregunté de qué quería que le hiciera este año la tarta de su cumpleaños.


 Así que lo que le hice fue esta tarta de dos pisos, inspirada en el vestido del personaje de la película. El piso de abajo está basado en la falda, con detalles en glasa y con pequeñas flores de fondant. Y el piso de arriba es el corpiño del vestido, con aplicaciones de purpurina comestible y pintura dorada.


En un principio no pensaba hacer ninguna figura del personaje, pues es un modelado complicado. Pero después de mirar muchas fotos de princesas Disney en estilo más infantil, decidí probar a ver qué tal quedaba. Y al menos a Sara le gustó el resultado, pues en cuanto vio la figurita la reconoció : "Es Anna!!!"




El piso de abajo era un dummie, porque si lo hubiera hecho todo de bizcocho nos hubiéramos pasado más de un mes comiendo tarta. El piso de arriba era de bizcocho de chocolate, bañado en almíbar de fresa y relleno de crema de fresa ácida, y cubierto de ganaché de chocolate. Es una combinación que le gusta a todo el mundo, una tarta jugosa con mucho sabor.

Para variar, no tengo una foto decente del corte, pero al menos se puede ver un poco cómo era por dentro...
Espero que os guste como le gustó a Sara!

Besos.
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...