Layer cake de calabaza y nueces

lunes, 27 de octubre de 2014


Cómo me gustan los postres con calabaza. Bueno, en realidad me gusta la calabaza en todas sus variantes, aunque dada mi dulzura innata, las opciones dulces son sin duda mis favoritas.

 

En cuanto empieza el otoño (al menos en el calendario, pues este año las temperaturas nos hacen sentir aún en verano, ofú) comienzo a comprar calabazas y a preparar un montón de recetas con ellas. Esta tarta de calabaza y nueces es un clásico en mi casa. Lleva el típico bizcocho que cuando lo horneas toda la casa adquiere un cálido aroma a hogar, a otoño, a tardes fresquitas debajo de una manta... He dicho ya que tengo ganas de que empiece a refrescar???


Para decorar esta tarta he modelado una gran calabaza con RKT y fondant, cuyo paso a paso podéis encontrar aquí. El RKT, o Rice Krispies Treats, es una mezcla de arroz inflado con nubes o marshmallows, de textura blanda y fácilmente modelable, que se trabaja de forma muy limpia, sin manchar nada. Es ideal para modelar figuras ligeras de gran tamaño que, de hacerlas con fondant, resultarían demasiado pesadas para colocar sobre una tarta o postre.



Tarta de calabaza y nueces


Ingredientes:

(Para un molde de 15 cm.)


  • 260 gr. de harina
  • 2 cucharaditas (tsp.) de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita (tsp.) de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas (tsp.) de canela en polvo
  • 125 ml. de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • 125 gr. de azúcar moreno
  • 125 ml. de leche
  • 1 cucharadita (tsp.) de vinagre
  • 250 gr. de puré de calabaza
  • 200 gr. de nueces peladas
  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr. de azúcar glas o icing sugar
  • 400 gr. de queso crema, tipo Philadelphia.

Preparación:


  1. Lo primero, tenemos que preparar el puré de calabaza. La mejor manera de hacer la calabaza es al vapor, pero también puede hacerse asada al horno. Yo la cocino con la Thermomix, 30 minutos al varoma. De la manera que lo hagáis, cuando esté hecha, la trituramos y colamos el puré para intentar eliminar la mayor cantidad de líquido posible. Para obtener 250 gr. de puré de calabaza, utilicé una calabaza de unos 500 gr. Dejamos enfriar el puré por completo (podemos incluso prepararlo el día anterior).
  2. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  3. Engrasamos y preparamos un molde para bizcocho. Reservamos.
  4. Añadimos el vinagre e la leche y dejamos reposar.
  5. Batimos los huevos con el azúcar hasta que aumenten un poco de volumen. Añadimos el aceite y batimos de nuevo.
  6. Incorporamos el puré de calabaza y mezclamos bien.
  7. Tamizamos juntos todos los ingredientes secos (harina, levadura, bicarbonato, sal y canela). Incorporamos la mitad a la mezcla anterior y removemos hasta que no queden grumos. Añadimos la leche que hemos cortado con el vinagre y volvemos a mezclar, y acabamos incorporando la mezcla restante de ingredientes secos. Mezclamos bien todo con una espátula hasta que quede una masa uniforme.
  8. Por último añadimos las nueces, que previamente podemos haber partido un poco con las manos, y removemos para que se mezclen bien con el resto de la masa.
  9. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos aproximadamente 60-70 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro, éste salga limpio.
  10. Cuando esté hecho, sacamos del horno, dejamos atemperar unos minutos dentro del molde, y después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
  11. Para preparar la crema de queso, batimos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que quede cremosa y más blanca. Incorporamos el azúcar glas, tamizado, y (teniendo la precaución de tapar la batidora con un paño húmedo para evitar llenar la cocina con una nube de azúcar) batimos primero a velocidad baja, y subimos progresivamente la velocidad hasta llegar al máximo. Batimos unos cinco minutos a velocidad máxima.
  12. Incorporamos el queso crema, frío, y batimos todo de nuevo unos minutos más.
  13. Cortamos el bizcocho, que deberá estar totalmente frío, en capas, y rellenamos y cubrimos con la crema de queso. Podemos terminar decorando con ayuda de una manga pastelera.



Esta vez no tengo foto del corte, pues se trataba de una tarta para un cumpleaños. Pero os puedo asegurar, dado que tuve la suerte de comerme un pedazo entero, que estaba de morirse. Totalmente recomendable!

Espero que os animéis a prepararla y me contéis qué os pareció!

Besos!
Montes


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...