Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín

martes, 9 de febrero de 2016

Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín


Tenía que haber hecho esta tarta  de queso y chocolate blanco hace mucho tiempo. Mucho. Aunque sólo hubiera sido por oir antes a mi marido decir "¡Qué bien, por fin haces algo que me gusta!" Pues si, así de triste es mi vida de bloguera repostera. Con un marido sieso al que no le gusta el dulce. Pero esta semana quería hacer algo especial para San Valentín, esa fiesta que a nadie gusta (a mí la primera) pero que todo el mundo celebra.



Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín


Y como os decía, así al menos preparaba un postre que fuera del gusto de ese marido que me ha caído en suerte. Creo que es la enésima vez que me quejo aquí de este destino mío, pero es que nunca termino de acostumbrarme. Simplemente me resulta difícil concebir que haya personas a las que no les gusta el dulce... Yo, con lo golosa que soy! 


Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín


Y es que esta tarta está buenísima. Suave y cremosa, dulce pero no en exceso... Teníais que haber visto cómo olía toda la casa mientras se horneaba! Así que sí, me creí cuando mi marido me dijo eso de que "por fin le gustaba algo". No porque estuviéramos en vísperas de San Valentín. No porque quisiera hacerme la pelota o porque se hubiera dado cuenta de pronto que su afirmación anterior podría haberme resultado un poco dolorosa... Le creí porque es difícil que esta tarta no guste!


Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín



Cheesecake de chocolate blanco y fresa


Ingredientes

(Receta adaptada de MyRecipes. Para un molde redondo de 23 cm. de diámetro. Salen unas 4-5 mini tartas)



  • 400 gr. de galletas tipo Digestive
  • 70 gr. de mantequilla fundida
  • 1 chorrito de leche
  • 75 gr. de fresas frescas
  • 1 cucharada de azúcar
  • 110 gr. de chocolate blanco
  • 400 gr. de queso crema tipo Philadelphia
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 75 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 2 yemas
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharada de harina

Preparación:



  • Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  • Lavamos y pelamos las fresas y las trituramos junto con la cucharada de azúcar hasta conseguir un puré. Lo pasamos por un colador y descartamos las pepitas y los restos de pulpa que no pasen por el colador. Reservamos.
  • Trituramos las galletas hasta hacerlas polvo, y las mezclamos con la mantequilla fundida. Si fuera necesario, le añadimos un chorrito de leche hasta conseguir una textura como de arena mojada, que al apretarla entre los dedos quede compacta pero no pegajosa.
  • Vertemos la mezcla en un molde desmontable y apretamos bien con ayuda del fondo de un vaso para que quede bien compacto. Metemos al horno durante unos 10-12 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar.
  • Derretimos el chocolate blanco al baño maría y dejamos atemperar.
  • En el bol de la batidora mezclamos los quesos con el resto del azúcar a velocidad baja hasta que estén bien combinados.
  • Añadimos los huevos y las yemas, y la vainilla. Mezclamos. Incorporamos la harina y volvemos a mezclar. Por último, sin dejar de batir a velocidad baja, añadimos el chocolate fundido, que ya no deberá estar caliente. Continuamos batiendo todo un par de minutos más.
  • Vertemos la mezcla en el molde e igualamos la superficie con ayuda de una espátula. Vamos poniendo gotas del puré de fresas por toda la tarta, de manera aleatoria, y con un palillo le vamos haciendo los dibujos marmolados.
  • Envolvemos bien el fondo y las paredes del molde con papel de aluminio y lo colocamos en una fuente honda apta para horno. Vertemos agua muy caliente en la fuente (con cuidado de que no nos salpique en el interior del molde), más o menos hasta la mitad de la altura del molde.
  • Horneamos a 180º durante una hora y cuarto, o hasta que veamos que los bordes están dorados y el centro asentado. Sacamos del horno y dejamos atemperar antes de cubrirla con film transparente y llevar al frigorífico al menos dos horas (yo la dejé de un día para otro).
  • Justo antes de servir, si queremos presentarlo con forma de corazón, cortamos las porciones con ayuda de un cortador con forma de corazón y acompañamos de fresas frescas. Si no queréis presentarlo así, simplemente cortamos las porciones con un cuchillo de forma tradicional :)



Cheesecake de chocolate blanco y fresa. Receta de San Valentín


Y por si queréis probar alguna otra receta genial para este San Valentín, hoy el equipo de Megasilvita hemos querido celebrar este día con unos #PostresQuEnamoran, a cuál más bueno:





  1. MegaSilvita: Tarta de crema y fresas
  2. Jaleo en la Cocina: Tartaletas con mousse de chocolate y frutos rojos
  3. Cookcakes de Ainhoa: Coulant Red Velvet
  4. Merceditas Bakery: Gofres de Lieja especial San Valentín
  5. Contigo en la Playa: Galletas con mermelada
  6. Un pedacito de cielo: Macarons de cheesecake
  7. Sophie Bakery: Cómo hacer crepes dulces
  8. Con aroma de vainilla: Galletas de la suerte románticas

Y por si todas estas ideas fueran poco, en MegaSilvita tenemos desde ahora hasta el próximo domingo 14 de febrero un 15% de descuento en toda la sección especial de San Valentín! Hay un montón de cositas que no os podéis perder! Haced click en la imagen para verlo todo!


Promoción San Valentín


Espero que os hayan gustado mis cheesecakes y las demás propuestas de mis compañeros, y que os animéis a probar alguna de nuestras recetas! Son éxito seguro, palabrita de uno al que no le gusta el dulce...

Besos y feliz San Valentín!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...