Tarta de los Osos Amorosos y receta de bizcocho vegano de limón

lunes, 4 de agosto de 2014


Si me habéis leído en ocasiones anteriores, sabréis que el tema de las alergias alimentarias y otros problemas derivados de la comida me tocan de cerca en mi familia. Es algo que te condiciona la vida, pues, a diferencia de una intolerancia alimentaria, el contacto de una persona alérgica con el alimento que le provoca esa alergia puede conllevar consecuencias desastrosas, incluso la muerte en los casos más graves.


Por eso, cuando este año la mamá de Lidia confió de nuevo en mí para preparar su tarta de cumpleaños, no dudé ni un momento en prepararla. Este año Lidia ya va superando su alergia al huevo y puede tomarlo siempre que sea cocinado, aunque de momento se mantiene su alergia a la proteína de la leche. A pesar de ello, opté por preparar un bizcocho de limón completamente vegano, relleno de mermelada de frambuesas y cubierto por una nata vegetal vegana.



Esta nata vegetal, a pesar de ser totalmente vegana, monta estupendamente y aguanta perfectamente como cobertura de la tarta. Aunque hay que tener en cuenta que, a diferencia de una ganache o de una buttercream, no se puede endurecer enfriándola antes de colocar el fondant, sino que se mantiene blanda, por lo que la colocación del fondant sobre ella es más complicado y mucho más difícil conseguir un acabado uniforme y sin bultos, y el conjunto después resulta también más delicado, puesto que al haber una capa blanda bajo el fondant cualquier golpe o toque va a producir una abolladura en la superficie de la tarta.


El año pasado, para su segundo cumpleaños Lidia quería una tarta de la gatita más famosa del mundo, así que tuvo su tarta de chocolate de Hello Kitty. Pero este año, a sus tres añitos a Lidia lo que más le gusta son los dibujos de los Osos Amorosos, en concreto de la pequeña osita de la familia: la osita Maravillosa. Por lo que, a pesar de que no había hecho nunca un oso amoroso, me armé de valor y me propuse conseguir una osita que le pudiera gustar a Lidia. Y creo que puedo decir orgullosa que lo conseguí; no tuve más que ver la carita que puso la peque al ver su tarta!



Bizcocho vegano de limón

(Cantidades para un molde cuadrado de 15X15 cm.)


Ingredientes:


  • 2 manzanas medianas, peladas, descorazonadas y hechas puré (aproximadamente unos 200 gr.)
  • 330 gr. de azúcar
  • 45 ml. de aceite de girasol
  • 240 ml. de leche de soja
  • El zumo de un limón mediano
  • La ralladura de un limón mediano
  • 265 gr. de harina
  • 2 cucharaditas (tsp.) de levadura en polvo7
  • 1/8 cucharadita (tsp.) de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • Para el almíbar:
    • 60 gr. de azúcar
    • 50 ml. de agua
    • 15 ml. de zumo de limón (aproximadamente el zumo de medio limón)

Preparación:


  1. Lo primero vamos a preparar el almíbar: en un cazo ponemos el agua, el zumo de limón y el azúcar, y calentamos a fuego medio, removiendo, hasta que el azúcar se haya disuelto. Apartamos del fuego y dejamos enfriar por completo.
  2. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador. Engrasamos el molde elegido y lo reservamos.
  3. Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal. Reservamos.
  4. Añadimos el zumo de limón a la leche de soja y lo dejamos reposar.
  5. En el bol de la batidora ponemos el puré de manzanas junto con el azúcar, y lo batimos unos minutos. Añadimos el aceite y la ralladura de limón, y batimos de nuevo hasta que se mezcle bien.
  6. Incorporamos la mezcla de harina y levadura alternando con la leche y el zumo, en tres adiciones, terminando con la harina: harina, leche, harina, leche, harina. Removemos la mezcla suavemente, con ayuda de una espátula, para conseguir que todos los ingredientes se integren bien y no queden grumos.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante aproximadamente unos 60-65 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio (es un bizcocho muy húmedo, así que es normal si el palillo no sale seco del todo: basta que salga limpio, no muy manchado, no esperéis a que quede limpio del todo o el bizcocho se secará).
  8. Cuando esté hecho, sacamos del horno, lo dejamos atemperar dentro del molde una media hora, para que se enfríe y no se quede pegado, y después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
  9. Cuando vayamos a montar la tarta, cortamos el bizcocho en tres capas y las empapamos ligeramente en el almíbar de limón que teníamos preparado. Si no habéis hecho el bizcocho para una tarta sino que lo queréis para comerlo tal cual, no es necesario que le pongáis el almíbar si no queréis, porque es un bizcocho muy jugoso.



Es un bizcocho jugosísimo y con un intenso sabor a limón. Acompañado de la mermelada de frambuesa resulta una tarta deliciosa, de la que la mamá de Lidia me confesó que no quedó ni una miguita.


Espero que os haya gustado!
Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...