Tarta de Hello Kitty, y receta de bizcocho vegano de cacao, manzana y soja

viernes, 2 de agosto de 2013


Hace poco más de un mes la mamá de Lidia me escribió para contarme que su peque iba a celebrar su segundo cumpleaños y que le gustaría celebrarlo con una tarta muy especial, de su muñequita favorita, Hello Kitty. 


Pero Lidia tiene alergia a la proteína del huevo y a la de la leche, por lo que el preparar una tarta de cumpleaños iba a ser todo un reto, pues no podría utilizar ni leche, ni huevos ni ningún derivado lácteo... Algo que sobre todo iba a dificultar no tanto la elaboración como la decoración, al no poder emplear buttercream ni ganache para cubrir la tarta antes de colocar el fondant.


Pero como ya os he contado en ocasiones anteriores, el tema de las alergias y demás problemas alimentarios es para mí algo muy cercano, por lo que podía hacerme una idea de la preocupación que suponía para la mamá de Lidia encontrar una tarta que fuera bonita y que a la vez le diera la confianza necesaria para que su hija la pudiera comer.


Así que, a pesar de la inicial duda sobre aceptar o no el encargo, por la responsabilidad que conllevaba, finalmente decidí seguir adelante con ello. Y ahora puedo decir que me alegro muchísimo de haberlo hecho, pues se que tanto a Lidia como a sus familiares les gustó un montón la tarta, y todos pudieron disfrutar de un cumpleaños estupendo con la tranquilidad que conlleva una tarta hecha con todo el cariño y cuidado del mundo.


Bizcocho vegano de cacao, manzana y soja


Ingredientes:

(Para un molde cuadrado de 15X15)


  • 185 gr. de harina
  • 1/4 cucharadita (tsp) de bicarbonato
  • 2 1/2 cucharaditas (tsp) de levadura en polvo
  • 75 gr. de cacao en polvo sin azúcar (yo utilizo Valor)
  • 45 ml. de aceite de girasol
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 340 gr. de azúcar
  • 240 gr. de puré de manzana (aprox. 2 manzananas medianas, peladas y descorazonadas)
  • 1 cucharadita (tsp) de vainilla en pasta
  • 270 ml. de leche de soja

Preparación:



  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador. Engrasamos y preparamos el molde con papel de hornear para facilitar después el desmoldado.
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato, el cacao y la sal. Reservamos.
  3. Lavamos, pelamos y descorazonamos las manzanas, y con ayuda del accesorio triturador de la batidora las hacemos puré. 
  4. En el bol de la batidora de varillas, ponemos el puré de manzana, el azúcar, la vainilla y el aceite, y lo mezclamos bien.
  5. Agregamos la mezcla de harina, levadura, cacao y bicarbonato, alternándola con la leche de soja, en tres adiciones, terminando siempre con la harina. 
  6. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos aproximadamente 60-70 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro salga limpio (este bizcocho, al llevar puré de manzana, queda más húmedo que uno con huevos, así que es normal que transcurrido ese tiempo o incluso un poco más, el palillo aún salga con algunos restos).
  7. Cuando esté listo, sacamos del horno, lo dejamos reposar unos cinco minutos dentro del molde, y después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Como os he comentado antes, lo más difícil en este caso me resultó encontrar una cobertura para la tarta que estuviera rica y que tuviera una mínima solidez para soportar el peso del fondant. Finalmente me decidí por una nata vegetal, pero resulta que la que suelo utilizar (Ambiante, de Puratos) contiene trazas de proteína de vaca (me lo confirmaron después de llamar al teléfono de Atención al Cliente de Puratos), por lo que tuve que buscar una nata vegetal para montar que fuera 100% vegetal, sin ningún tipo de trazas de proteína animal.

Por fin, gracias a mi compañero vegano, asiduo comprador de la tienda, encontré en Planeta Vegano lo que buscaba: una nata de soja para montar, 100% vegetal, que junto con un estabilizante para nata vegano, me proporcionaron una cobertura lo suficientemente firme para colocar el fondant y las decoraciones posteriores. Aunque es verdad que no queda tan sólida como la buttercream o ganache, la verdad es que quedé bastante contenta con ella.

 


Es un orgullo para mí saber que el cumpleaños fue un éxito y que pude contribuir un poquito a ello. La mamá de Lidia tuvo la amabilidad de mandarme después unas fotos del corte, en las que se puede apreciar que habían dado buena cuenta de la tarta.


Y para ese mismo día tenía también la recogida de una tarta de Peppa Pig igual que la que le preparé a mi hija Sara, pues la mamá de Mar, que cumplía un añito, la vio en el blog y le gustó tanto que quiso una igual para su peque.


Y junto con la tarta, la mamá de Mar me encargó también unas galletas de Peppa Pig, que de nuevo preparé con papel de azúcar que me prepararon las Acarameladas con mucho cariño.




Las cumpleañeras y también sus familias disfrutaron un montón en su día especial. Seguro que casi tanto como yo mientras preparaba todo esto!

Un beso!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...