Bizcocho de naranja y cardamomo

jueves, 19 de febrero de 2015

Bizcocho de naranja y cardamomo


¿Qué hay mejor que un rico bizcocho para desayunar con una taza bien grande de café calentito? Si es que levantarse por las mañanas con la expectativa de encontrarse una delicia así hace más llevaderos los madrugones. Porque madrugar habrá que madrugar igual, pero resulta más fácil si una puede ir directa a la cocina y pasar unos pocos minutos disfrutando de un bizcocho como éste, antes de tener que empezar con las tareas del día a día como Dios manda...




Bizcocho de naranja y cardamomo


Pues este bizcocho es exactamente así: esponjoso y muy sabroso, jugoso gracias al zumo de naranja y muy aromático gracias al cardamomo molido. Ideal como os contaba para desayunos perezosos o simplemente para un "porque yo lo valgo", que de esos tenemos muchas todas en alguna ocasión.


Bizcocho de naranja y cardamomo


Por supuesto, no tiene ninguna complicación, podemos decir que es un nivel para dummies muy bajo de dificultad. La única elaboración que os llevará más tiempo es el moler las semillas de cardamomo, porque hay que extraerlas de las vainas y eso lleva un tiempecito. Pero seguro que si ficháis a algún ayudante conseguís reducir mucho los tiempos, jeje.


Bizcocho de naranja y cardamomo


Bizcocho de naranja y cardamomo

(Receta de Montes Ortiz. Para un molde de cake de 30X10 o para uno redondo de 20 cm.)

Ingredientes:


  • 240 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 110 ml. de aceite de girasol
  • 220 gr. de harina
  • 1 cucharadita (tsp.) y media de levadura en polvo
  • 120 ml. de zumo de naranja recién exprimido
  • Ralladura de 1 naranja
  • 15 gr. de vainas de cardamomo, de las que extraeremos las semillas
  • Para el glaseado:
    • 30 ml. de zumo de naranja recién exprimido
    • 5-6 cucharadas colmadas de azúcar glas o icing sugar

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. Engrasamos el molde elegido y reservamos.
  3. Primero debemos conseguir el cardamomo molido. Para ello, ponemos las vainas entre dos papeles de cocina y les pasamos el rodillo de cocina por encima con fuerza varias veces, para conseguir que se abran. Extraemos de dentro las pequeñas semillas de color negro-pardo y las ponemos en un mortero. Las vamos machacando con cuidado de poco en poco, a medida que las vayamos añadiendo (de esta manera nos resultará más fácil y quedarán más finas). Lo hacemos así hasta conseguir tener todas las semillas bien molidas. Reservamos.
  4. Tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos.
  5. Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos el aceite y batimos de nuevo hasta que aumente ligeramente de volumen.
  6. Añadimos la ralladura de naranja y el cardamomo molido y mezclamos bien.
  7. Incorporamos la mezcla de harina y levadura, en dos adiciones, intercalando con el zumo de naranja. Mezclamos todo muy bien hasta conseguir una masa lisa, sin grumos.
  8. Vertemos la masa en el molde y llevamos al horno durante unos 50-60 minutos. Al final de la cocción, comprobaremos si está hecho pinchando en el centro del bizcocho con un palillo: si sale limpio, ya podremos sacarlo.
  9. Una vez hecho, sacamos del horno y dejamos atemperar dentro del molde unos 10 minutos. Luego desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
  10. Para preparar el glaseado, tamizamos el azúcar glas y le añadimos el zumo de naranja. Removemos bien hasta que esté homogéneo y lo vertemos sobre el bizcocho, ya frío. Podéis modificar la consistencia del glaseado añadiendo más o menos cantidad de zumo, en función de si os gusta más o menos denso.


Bizcocho de naranja y cardamomo

Bizcocho de naranja y cardamomo


Si tenéis molinillo de café, una opción para evitarnos el tener que machacar las semillas de cardamomo es ponerlo junto a parte del azúcar de la receta y molerlo todo junto. También es posible hacerlo de la misma manera utilizando la Thermomix. Yo sin embargo prefiero hacerlo de la manera que os he dicho, tampoco se tarda tanto y me gusta más como queda. Por supuesto, también podéis comprarlo ya molido (aunque pagándolo a precio de oro), pero siempre aporta mucho más aroma el recién molido en el momento.

*EDITO: Si utilizáis cardamomo ya molido NO pongáis los 15 gr. que se indican en la receta (salvo que os guste MUCHO el cardamomo)! Esa cantidad es para el cardamomo pesado con las vainas, y luego de ahí hay que extraer la semilla, con lo que lógicamente se pierde bastante del peso. Si lo utilizáis ya molido con 1/2 cucharadita, o 1 como mucho, será suficiente.

La consistencia del glaseado podéis cambiarla, añadiendo más o menos zumo dependiendo de si os gusta más o menos espeso. Con las cantidades que os indico queda bastante espesito. En las fotos parece más líquido porque acababa de ponerlo, pero cuando pasa el tiempo endurece ligeramente y le da un toque increíble al bizcocho.

Esta es una receta básica que no os podéis perder. Espero que os animéis a hacerla y me contéis si os gustó!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...