Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.

lunes, 10 de octubre de 2016




Parece mentira pero ya estamos en Otoño. A pesar de que el termómetro se empeñe en contradecir al calendario y los árboles se encuentren aún más despistados que nosotros, los días son cada vez más cortos, señal inequívoca de que winter is coming, my friends... Pero si hay algo que nos indica sin ningún género de duda que la playa se acabó es la abundancia de calabazas por todas partes. ¿Os habéis fijado?


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.



Y es que, aunque en realidad tenemos calabaza durante todo el año, es terminar septiembre y empezar a ver calabazas hasta detrás de las puertas. Y la verdad es que por mí perfecto, pues me encanta la calabaza, tanto para platos dulces como para recetas recetas saladas. Lo de mis hijas es otro tema: aunque toleran las cremas y purés hechos con ella, la idea de tomar la calabaza tal cual o como ingrediente de cualquier otro plato les hace arrugar inmediatamente la nariz. 


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.


Así que cuando este mes recibí la Degustabox y ví que, entre el montón de galguserías que traía en esta ocasión, había un bote de mantequilla de calabaza, decidí dar una lección a esos pequeños monos que viven en mi casa.


DegustaBox Septiembre'16


A estas dos pequeñas mini-yo les encantan los donuts, así que se pusieron muy contentas cuando les dije que iba a hacerlos caseros. En cuanto estuvieron hechos, aun sin el glaseado, no pudieron esperar para probar uno, y su expresión de deleite fue digna de fotografía. Hasta que les dije que llevaban calabaza. El cambio de sus caras fue inmediato y memorable. Sin embargo los donuts estaban tan buenos que debieron pensar "¡A la porra los prejuicios, esto está buenísimo!", y se zamparon unos cuanto más. Casi sin respirar.


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.


Para hacer estos mini donuts he desempolvado mi máquina donutera, a la que inexplicablemente no doy demasiado uso. Y digo inexplicablemente porque la verdad es que es tan fácil hacer donuts con ella que no entiendo cómo la he tenido tan apartada... Además, el tamaño de estos donuts es menor, por lo que se puede tomar sólo uno pequeñito para quitar el ansia (jeje, como si eso fuera posible). Y sobre todo no es necesario freír los donuts, sino que se hornean en unos pocos minutos. Si no tenéis una máquina como la mía, podéis utilizar sin problema un molde de donuts y hacerlos en el horno. Es cierto que no tienen la textura de los clásicos donuts fritos, pero están buenísimos y no cuesta ni la mitad de trabajo ponerse a hacerlos.


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.


La receta de los mini donuts es del blog de Alma, un éxito seguro, aunque adaptadas las cantidades para no tener media tonelada de donuts. Y en esta ocasión además he preferido hacerles un glaseado suave de queso, pues dado que estos donuts saben a tarta de calabaza, la crema de queso es para mí un acompañamiento perfecto, más que cualquier otro glaseado.


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.



Mini donuts de calabaza con glaseado de queso.

(Adaptado de Objetivo: Cupcake perfecto!. Para unos 35 mini donuts)




Ingredientes:


  • 240 gr. de harina
  • 2 y 1/2 cucharaditas (tsp.) de levadura química tipo Royal
  • 1 y 1/2 cucharadita (tsp.) de canela en polvo
  • 80 gr. de azúcar moreno
  • 2 huevos M 
  • 35 ml. de aceite de girasol
  • 200 gr. de mantequilla o de puré de calabaza
  • Para el glaseado:
    • 50 gr. de azúcar glacé
    • 50 gr. de queso crema tipo Philadelphia
    • 50 gr. de nata para montar (min, 35% M.G.)
    • Leche entera (en función de la consistencia)

Preparación:


  1. Tamizamos la harina junto con la levadura, la canela y la sal. Reservamos.
  2. Batimos los huevos en un bol junto con el azúcar y el aceite. Añadimos la mitad de la mezcla de harina y mezclamos bien. Incorporamos la calabaza y volvemos a mezclar bien. Terminamos con lo que queda de harina y volvemos a mezclar hasta que esté todo totalmente integrado y tengamos una masa lisa y sin grumos.
  3. Engrasamos ligeramente la máquina para hacer donuts (o el molde para donuts si vamos a hacerlos en el horno), y la encendemos para que vaya calentando. Si los hacemos en el horno, lo precalentamos a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  4. Metemos la masa en una manga pastelera, pues queda bastante densa y así nos resultará más fácil rellenar los huecos de los moldes. Repartimos la masa en los huecos de la máquina, cerramos y dejamos que se cocinen durante unos 3-5 minutos. Repetimos hasta terminar con la masa. Si los hacemos en el horno tendremos que dejarlos unos 10-15 minutos.
  5. Mientras se enfrían los donuts, preparamos el glaseado: tamizamos el azúcar glacé en el bol de la batidora de varillas, y añadimos el queso y la nata. Batimos a velocidad baja hasta que esté totalmente integrado, y añadimos leche entera, poco a poco, hasta que consigamos una densidad adecuada para el glaseado (ni demasiado densa que quede como un pegote ni demasiado líquida que escurra por el donuts). Es mejor añadir la leche poco a poco hasta conseguir la consistencia justa sin pasarnos. Para glasear los donuts simplemente los sumergimos hasta la mitad en el glaseado, les damos la vuelta agitándolos suavemente para que se alise el glaseado, y los dejamos sobre una rejilla.


Mini donuts de calabaza con glaseado de queso. Receta de otoño muy fácil.



Si no encontráis la mantequilla de calabaza, podéis utilizar un puré de calabaza casero: simplemente tendréis que cocinar la calabaza (hervida, al horno o al vapor), triturarla y escurrirla bien, eliminando la mayor cantidad de agua posible.

Espero que os hayan gustado estos mini donuts y os animéis a probarlos, están para chuparse los dedos!

Besos!



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...