Sernik: tarta de queso polaca.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Sernik: tarta de queso polaca.


"Hay que perseverar, y sobre todo, tener confianza en uno mismo". Marie Curie, 1867-1934.

Este fin de semana ha sido especial. Muy especial, en realidad. Porque ha venido a visitarnos nada más y nada menos que Marie Curie! Si, como lo oís: la primera mujer en ganar un premio Nobel ha venido a cenar este sábado a nuestra casa. ¿Cómo os quedáis?


Sernik: tarta de queso polaca.



Pues es que resulta que el mes pasado mi amiga Eva de Con aroma de vainilla me invitó a participar en el reto El Desafío: ¿Quién viene a cenar?, según el cual debía invitar a cenar en mi casa a la doctora Curie, y preparar en su honor alguna receta que fuese de su agrado.

Cuando Eva me dijo quién sería mi invitada enseguida me puse muy nerviosa, pues iba a recibir nada más y nada menos que a una mujer que siempre ha sido y será un ejemplo a seguir y una referencia para mí. Modelo de lucha, tuvo que enfrentarse durante toda su vida a muchos obstáculos, en un mundo donde las mujeres no tenían capacidad ni legal ni práctica para básicamente nada. A pesar de todas las dificultades que encontró en su camino consiguió desarrollar su amor por la ciencia y llegó a ser la primera mujer catedrática en la Universidad de París y la primera mujer en conseguir el premio Nobel, que ganó no sólo una sino dos veces: primero en Física junto a su marido Pierre Curie, y más tarde en Química. Dedicó toda su vida a la investigación de la radioactividad, siendo el matrimonio Curie descubridores de dos nuevos elementos: el polonio y el radio. Fue precisamente la exposición durante tanto tiempo a tan altos niveles de radiación lo que finalmente le causó una anemia perniciosa que acabó con su vida.

A pesar de haber vivido gran parte de su vida primero en París y más tarde, tras la muerte de su marido, en Estados Unidos, Marie Curie nació en Polonia, en Varsovia, donde vivió hasta los 24 años. Por eso he querido preparar un postre típicamente polaco, para recordarle los sabores de su infancia y de sus orígenes: una tarta sernik o tarta de queso polaca, con una elaboración un tanto especial y con un relleno de pasas emborrachadas en licor. ¡Debo deciros que fue todo un éxito, porque la verdad es que esta tarta de queso tan especial es toda una delicia!


Sernik: tarta de queso polaca.



Sernik: tarta de queso polaca

(Receta adaptada del blog Recetas Polacas. Para un molde desmontable de 25 cm. de diámetro)


Ingredientes:

  • Para la masa quebrada:
    • 240 gr. de harina
    • 70 gr. de azúcar
    • 120 gr. de mantequilla fría
    • 20 gr. de agua fría
  • Para el relleno:
    • 160 gr. de harina de trigo
    • 3 cucharaditas de levadura química tipo Royal
    • 100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 1.250 gr. de queso quark
    • 6 huevos, separadas las yemas de las claras
    • 280 gr. de azúcar
    • 1/2 cucharadita de sal
    • 100 ml. de nata para montar (mín. 35% M.G.)
    • 1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto de vainilla de buena calidad
    • Ralladura de 1 limón
    • 100 gr. de pasas
    • Ron o vino dulce para remojar las pasas
    • Azúcar glacé para espolvorear

Preparación:

  1. Unas dos horas antes de empezar a hacer la tarta, ponemos las pasas a remojar en ron o en vino dulce. También preparamos la masa quebrada: mezclamos la harina con el azúcar en un bol, y añadimos la mantequilla fría. Mezclamos bien, añadiendo el agua poco a poco, hasta que consigamos una masa uniforme, manejable y no pegajosa. Formamos una bola con ella, la envolvemos en film transparente y la dejamos en la nevera.
  2. Dos horas después, precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  3. Estiramos la masa con un rodillo y la colocamos en el fondo y parte de las paredes del molde, previamente engrasado con un poco de mantequilla. Llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno.
  4. Separamos las claras de las yemas. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos en la nevera.
  5. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.
  6. En el bol de la batidora de varillas ponemos el azúcar y la mantequilla a temperatura ambiente. Batimos hasta que aumenten de volumen, y añadimos las yemas de huevo. Volvemos a batir hasta que blanqueen.
  7. Añadimos el queso, la nata, la vainilla y la ralladura de limón. Batimos unos segundos para mezclar.
  8. Cambiamos las varillas por la pala y añadimos la mezcla de harina y levadura. Mezclamos unos segundos, lo justo para integrar la masa. 
  9. Añadimos las claras montadas y mezclamos suavemente con una espátula de goma, hasta obtener una masa lisa y sin grumos.
  10. Por último incorporamos las pasas, bien escurridas, y mezclamos de nuevo todo con una espátula de goma.
  11. Vertemos la masa en el molde y llevamos al horno durante aproximadamente una hora. Pasado ese tiempo, apagamos el horno y dejamos dentro la tarta al menos una hora. Luego abrimos un poco la puerta del horno y dejamos que se enfríe por completo dentro del horno. Después la sacamos y la llevamos a la nevera.
  12. Antes de consumir, espolvoreamos por encima un poco de azúcar glacé.



Sernik: tarta de queso polaca

Si queréis disfrutar de esta deliciosa tarta igual que la doctora Curie, no dejéis de prepararla: no es nada difícil y el resultado es espectacular.

Y ahora me toca a mí retar al siguiente participante del Desafío: esta vez le va a tocar a Esther, de Cocinando sabores, que va a recibir a San Nicolás, quien, dadas las fechas que se avecinan, va a pasarse por aquí estos días y me ha confirmado que podrá ir a cenar a su casa! Esther, date prisa que en menos de 20 días lo tienes allí! Y vosotros no os perdáis su receta, seguro que Esther nos sorprende con algo delicioso!

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...