Tarta ligera de yogur y fresas: perfecta para la operación bikini!

domingo, 16 de junio de 2013


Siiii, por fin! Por fin ha llegado el sol y el buen tiempo! Nunca como este año se ha cumplido el dicho popular de "hasta el cuarenta de mayo..." Pero lo que ya se veía como imposible finalmente acabó: parece que ya podemos guardar definitivamente el abrigo y sacar el bikini....



Argggg! El bikini! Que el echarse el abrigo por encima tenía su parte buena, léase tapar y/o disimular lorzas curvas varias.... En fin, que vamos a tener que concienciarnos, y qué mejor manera que preparar un postre que esté rico, sea fresquito y además el contenido en calorías sea mucho menor de lo normal...



La receta original la vi en el blog A sabor de hogar, aunque aprovechando que aún no ha terminado del todo la temporada de fresas, decidí variarla ligeramente.




Tarta de yogur y fresas


Ingredientes:


  • 100 gr. de fresas frescas, lavadas y sin los rabitos, hechas puré.
  • 4 yogures desnatados de fresa
  • 200 gr. de queso crema light
  • 300 ml. de leche desnatada
  • 1 cucharada sopera de edulcorante en polvo (yo he usado Stevia)
  • 2 sobres de gelatina de fresa
  • Mermelada light sin azúcar (para la cobertura)

Preparación con Thermomix:


  1. Ponemos las fresas en el vaso y trituramos, 15 segundos vel.10.
  2. Añadimos el resto de ingredientes (menos la mermelada). Batimos 5 segundos vel. 5.
  3. Programamos 8 minutos, 90º, vel. 2 1/2.
  4. Volcamos la mezcla en el molde elegido y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas (yo lo preparé de un día para otro), para que cuaje.
  5. Transcurrido el tiempo, desmoldamos. Calentamos la mermelada en el microondas 30 segundos para que se licúe, la removemos bien y con ayuda de una cuchara la vertemos sobre la tarta, como si fuera un glaseado.

Preparación tradicional:


  1. Trituramos las fresas lo más fino que podamos, con ayuda de una batidora de brazo normal. 
  2. En el mismo vaso donde hayamos triturado las fresas, añadimos el queso crema y lo pasamos de nuevo todo por la batidora, para que el queso se integre correctamente.
  3. En un cazo a fuego medio, ponemos el puré de fresas con el queso y el resto de ingredientes (salvo la mermelada), y con cuidado de que no llegue a hervir, removemos continuamente la mezcla unos minutos, hasta que veamos que todo está perfectamente integrado, y la consistencia ha cambiado y se ha hecho más densa.
  4. Volcamos la mezcla en el molde elegido y llevamos a la nevera un mínimo de 6 horas (yo lo preparé de un día para otro), para que cuaje.
  5. Transcurrido el tiempo, desmoldamos. Calentamos la mermelada en el microondas 30 segundos para que se licúe, la removemos bien y con ayuda de una cuchara la vertemos sobre la tarta, como si fuera un glaseado.



En esta ocasión, en vez de utilizar el típico molde desmontable, me pareció que quedaría más bonito prepararlo en el molde de bundt de 6 tazas que ya utilicé en el bizcocho de plátano y chocolate, porque además era la medida justa para las cantidades de la receta. Y aunque cuesta un poquito más desmoldarlo (tendríais que haberme visto agitar el molde para que bajara el bicho!!!), la verdad es que el resultado es más mono, sobre todo con esa mermelada cayendo por los laterales... Se ve mucho más apetecible!



En resumen, un postre fresquito y ligero, y que además está buenísimo. En esta ocasión me lo llevé al trabajo y mis compañeras me hicieron la ola :-)

Espero que os guste!
Besos.
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...