Gingerbread Kids: muñequitos de pan de jengibre

lunes, 16 de diciembre de 2013


Hace un par de meses, cuando mi blog cumplió su primer añito, vino mi amiga Patricia y me trajo como regalo este bonito molde para hacer bizcochitos con forma de muñecos de jengibre, y desde entonces estaba deseando que llegaran las Navidades para poder estrenarlo.


Salen unos bizcochitos de un tamaño ideal como porción individual. Podríamos utilizar cualquier receta, pero, haciendo honor a los muñecos que representan, en esta ocasión he optado por hacer una receta de pan de jengibre.


El pan de jengibre o pan de especias es una receta de bizcocho o de galleta caracterizado por un distintivo sabor a jengibre y por el uso de melaza para endulzar. Es muy típico de la gastronomía del norte de Europa y de Norte América, pero poco a poco se va introduciendo también en las cocinas de nuestro país.

El pobrecito estaba contento, pero dejó de estarlo en cuanto le dí el primero tiento...

Como ya pude comprobar el año pasado, cuando preparé los cupcakes de jengibre, al hornear este tipo de bizcochos se llena toda la cocina e incluso toda la casa de un intenso aroma especiado que rápidamente podemos asociar con el calor del hogar, el invierno, la Navidad... Es uno de los olores más ricos que he percibido nunca, y además permanece en la cocina mucho tiempo después de haber terminado de hacerlos.


En esta ocasión he hecho una receta diferente, probando a poner más de aquí, quitando de allá... El resultado final ha sido un bizcocho jugoso, muuuuy esponjoso, intensamente aromático, y que no lleva ningún aporte de grasa (ni aceite ni mantequilla), a pesar de lo cual sigue estando buenísimo.

Creo que ella se empieza a imaginar también cuál va a ser su futuro....


Gingerbread Kids: muñequitos de pan de gengibre

(Receta de Montes Ortiz. Para 6 muñequitos, o 9-10 cupcakes)


Ingredientes:


  • 100 gr. de harina
  • 1 cucharadita (tsp.) de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita (tsp.) de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita (tsp.) de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita (tsp.) de levadura en polvo
  • 2 huevos
  • 1 yogur griego
  • 70 gr. de melaza o miel de caña
  • 100 gr. de azúcar moreno
  • 1 pizca de sal

Preparación:


  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. Tamizamos la harina junto con el jengibre, la canela, el bicarbonato y la levadura. Reservamos.
  3. En el bol de la batidora, batimos los huevos con el azúcar unos minutos, hasta que aumenten de volumen. A continuación añadimos la melaza y el yogur, y volvemos a batir unos minutos hasta integrar.
  4. Añadimos la mezcla de ingredientes secos, y la sal, y batimos a velocidad baja lo justo hasta integrar. Terminamos de mezclar suavemente con una espátula.
  5. Engrasamos los moldes con mantequilla, aceite o spray desmoldante. Vertemos la mezcla en las cavidades, hasta los 2/3 de su capacidad.
  6. Horneamos durante 20 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro de cada bizcochito, salga limpio.
  7. Una vez hechos, sacamos del horno, los dejamos atemperar unos cinco minutos dentro del molde, y luego desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo.

Para decorarlos he preparado un glaseado de queso, cuya receta es la misma que utilicé en la tarta Guinnes, sólo que reduciendo las cantidades a un cuarto, porque no necesitaba mucha cantidad. Luego introduje el glaseado en una manga pastelera con la boquilla del nº 3, y a decorar!


Es un bizcocho blandito, esponjosísimo y sobre todo delicioso. Vuelvo a decir de nuevo que, a pesar de no llevar chocolate, es uno de mis bizcochos favoritos! Comprobadlo y me decís!

Un beso!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...