Panecillos integrales de tomate para hamburguesas

lunes, 28 de septiembre de 2015

Panecillos integrales de tomate para hamburguesas


Hacia mucho tiempo que tenía ganas de probar a hacer mis propios panecillos para hamburguesas. Sin embargo, entre unas cosas y otras, al final por vagancia comodidad terminaba siempre comprándolos hechos.


Panecillos integrales de tomate para hamburguesas


Pero cuando hace unas semanas precisamente los chicos de Bimbo me enviaron, junto con varios paquetes de sus nuevos panes tipo brioche, este estupendo libro de hamburguesas gourmet, decidí, tras pasarme un buen rato salivando viendo las deliciosas recetas que contenía, que primero de todo tenía que probar a hacer mis propios panecillos caseros (cierto que lo pensaba al tiempo que me comía un brioche de Bimbo, pero eso es otra historia que no viene a cuento).


Panecillos integrales de tomate para hamburguesas


Y verdaderamente, después de que en mi casa han probado estos panes caseros, lo siento por los chicos de Bimbo pero creo que es difícil que volvamos a preparar hamburguesas con panecillos comprados. Es tan, tan fácil hacerlos caseros, y están tan buenos, que compensa con creces el poco esfuerzo que suponen.


Panecillos integrales de tomate para hamburguesas



Panecillos integrales de tomate

(Adaptado (mucho) del libro Hamburguesas Gourmet, del bistró Blend)


Ingredientes:

(Para 8 unidades)


  • 140 gr. de harina panadera integral ecológica (yo utilizo ésta del Amasadero)
  • 280 gr. de harina panadera ecológica (utilizo ésta del Amasadero)
  • 10 gr. de levadura seca de panadero (NO LEVADURA QUÍMICA TIPO ROYAL)
  • 40 gr. de azúcar
  • 10 gr. de sal fina
  • 180 ml. de tomate triturado (aproximadamente, dos tomates medianos)
  • 1 huevo
  • 1 yema de huevo
  • 1 clara de huevo
  • 25 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • Semillas de sésamo para espolvorear



Preparación:

  1. Lavamos bien y pelamos los tomates. Los trituramos hasta que queden totalmente líquidos, con la batidora o el pasapuré. 
  2. En el bol de la batidora-amasadora, con el gancho de amasar colocado, ponemos las harinas, la levadura, el azúcar y la sal, y añadimos el tomate triturado, el huevo y la yema de huevo. Mezclamos unos cinco minutos hasta obtener una masa homogénea. Añadimos la mantequilla en cubitos, poco a poco y sin dejar de amasar, y continuamos el amasado durante 15 minutos. (También se puede amasar a mano, pero dado que carezco de unos brazos tipo Popeye, yo he optado por ayudarme de la amasadora).
  3. Engrasamos un bol con un poco de aceite, formamos una bola con la masa y la colocamos dentro. Cubrimos el bol con film transparente y lo colocamos en un lugar templado, dejándolo reposar durante aproximadamente 1 hora y media, hasta que casi doble de volumen (según el libro el volumen debe doblar, pero como yo he utilizado harina integral y ésta hace que el levado sea menor, no os preocupéis si no sube tanto)
  4. Pasado el tiempo, sacamos la masa del bol, la amasamos un poco a mano para quitarle el gas que se haya podido formar durante la primera fermentación, y la partimos en ocho porciones iguales (nos dará para ocho porciones de aproximadamente 100 gr. cada una). Boleamos cada porción para conseguir una superficie lisa, y las vamos colocando separadas entre sí (luego crecerán más) sobre una bandeja de horno en la que habremos colocado un papel sulfurizado o tapete de silicona, ligeramente espolvoreado con harina. Cubrimos la bandeja con un paño y lo colocamos en un lugar cálido y alejado de corrientes para la segunda fermentación (yo la metí dentro del horno encendido al mínimo que me permite, 50º, con la puerta ligeramente entreabierta). Dejamos que leven de nuevo durante una hora más aproximadamente, o hasta que al presionar la superficie de los panecillos notemos que recuperan su forma muy lentamente.
  5. Cuando hayan terminado la segunda fermentación, precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  6. Batimos la clara de huevo con un poco de agua y pincelamos la superficie de los panecillos con ayuda de un pincel suave de silicona. Espolvoreamos por encima las semillas de sésamo y llevamos al horno entre 15-18 minutos, hasta que los panecillos estén bien dorados. 
  7. Cuando estén hechos, sacamos del horno y los dejamos enfriar por completo antes de cortarlos.


Panecillos integrales de tomate para hamburguesas


Si no tenéis harina panadera, podéis utilizar harina de media fuerza. Es válida la que venden en Mercadona como harina de fuerza, que tiene 12 % de proteína. Lo que es muy importante es la levadura: NO es levadura química tipo Royal, como la que utilizamos para hacer bizcochos, sino que es levadura seca de panadero. Si no encontráis levadura seca, también se puede utilizar de la fresca (esos cubitos que venden en cualquier súper); en ese caso emplearíamos un cubito entero: 25 gr. de levadura fresca.

*En mi opinión la presente receta emplea una cantidad excesiva de levadura: podríamos conseguir el mismo (o incluso mejor) resultado con menos cantidad y unos tiempos de levado un poco mayores, lo que nos daría un pan mucho más aromático. Sin embargo en esta ocasión me he limitado a seguir las instrucciones del libro y emplear la cantidad de levadura que ellos recomiendan.

Estos panecillos están buenísimos con una hamburguesa clásica de ternera o buey, o con una receta buenabuenísima que os traeré la semana que viene. Así que ya podéis in preparando los ingredientes!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...