Tarta de mousse de cereza con base de shortbread

lunes, 12 de junio de 2017

Tarta de mousse de cereza con base de shortbread


Ya estamos en plena temporada de cerezas y por fin empezamos a encontrarlas a buen precio. En casa es una de nuestras frutas favoritas, mis hijas las comen como pipas. Y es que es verdad que son adictivas, además de muy sanas: ricas en antioxidantes y con pocas calorías, un tazón de cerezas es un picoteo perfecto!


Tarta de mousse de cereza con base de shortbread


Así que con lo que nos gustan las cerezas era inevitable probar a hacer una tarta con ellas, y la elegida fue esta fresquita tarta mousse de cereza. Suave y fresca, es idea para los inusuales calores que estamos sufriendo estos días.


Tarta de mousse de cereza con base de shortbread


En esta ocasión, a pesar de esos horribles calores, en vez de utilizar la clásica base de galleta triturada con mantequilla, he preferido hacer una base de shortbread o galleta de mantequilla. Y ha sido todo un acierto: merece cada uno de los minutos de horno que supone (que al menos no son muchos, también es verdad). Además es una base hiperfácil: sólo cuatro ingredientes que mezclas, extiendes, enfrías y luego horneas. Y el resultado es una base de galleta de mantequilla increíblemente crujiente y aromática, que casa fenomenal con el relleno esponjoso de mousse de cereza.


Tarta de mousse de cereza con base de shortbread

Tarta de mousse de cereza con base de shortbread



Tarta de mousse de cereza con base de shortbread

(Receta de Montes Ortiz. Para un molde desmontable de 23 cm. de diámetro)


Ingredientes:

  • Para la base:
    • 195 gr. de harina
    • 1/4 cucharadita (tsp.) de sal
    • 55 gr. de azúcar glacé
    • 175 gr. de mantequilla fría cortada en cubitos
  • Para el relleno:
    • 500 gr. de cerezas (pesadas ya limpias y deshuesadas)
    • 75 gr. de azúcar
    • El zumo de medio limón pequeño
    • 3 claras de huevo
    • 70 gr. de azúcar
    • 5 hojas de gelatina neutra
    • 200 ml. de nata para montar

Preparación:


  1. Primero preparamos la base de shortbread. Cortamos la mantequilla en cubitos y la reservamos en la nevera para mantenerla fría. Ponemos la harina, el azúcar y la sal en el bol de la batidora de varillas con el accesorio pala y mezclamos unos segundos. Añadimos la mantequilla fría y mezclamos a velocidad baja justo hasta que comience a formarse una masa. Engrasamos el molde con spray desmoldante y extendemos la masa por el fondo y las paredes ayudándonos de los dedos o del dorso de una cuchara. Cuando esté bien extendida y compacta, la metemos en el congelador unos 15 minutos. Esto hará que no se deforme cuando la horneemos. Precalentamos el horno a 220º, calor arriba y abajo sin ventilador. Transcurrido el tiempo de enfriado de la base, la metemos en el horno unos 13-15 minutos, hasta que esté dorada. Después sacamos del horno y dejamos que se enfríe por completo.
  2. Para preparar la mousse primero ponemos la gelatina a hidratar en agua fría.
  3. Ponemos las cerezas, ya limpias y deshuesadas, en un cazo con los 75 gr. de azúcar. Calentamos a fuego medio, removiendo de vez en cuando. Cuando las cerezas comiencen a ablandarse, podemos triturarlas con la túrmix y dejamos que sigan cociendo unos 10 minutos más. Pasamos el puré a otro bol sobre un baño de agua con hielo (con cuidado de que el agua no entre en el puré de cereza) para ayudarlo a que se enfríe más rápido.
  4. Montamos la nata y la reservamos en la nevera.
  5. En un cazo ponemos las claras de huevo y los 70 gr. restantes de azúcar. Calentamos a fuego medio sin dejar de remover hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Escurrimos bien la gelatina y la añadimos a la mezcla caliente de claras, removiendo para que se deshaga.
  6. Llevamos la mezcla de claras a la batidora de varillas y batimos, primero a velocidad baja y luego subiendo progresivamente la velocidad, hasta conseguir un merengue brillante que haga picos firmes.
  7. Mezclamos el puré de cerezas (que deberá estar ya frío) con la nata montada, suavemente hasta que esté bien integrado, y después vertemos esta mezcla sobre el merengue, mezclando suavemente, con ayuda de una espátula de goma, con movimientos envolventes de abajo a arriba. 
  8. Vertemos la mezcla sobre la base de galleta, repartimos bien con ayuda de una espátula, y llevamos a la nevera un mínimo de dos horas.
  9. Antes de servir decoramos con cerezas frescas.



Tarta de mousse de cereza con base de shortbread


Como os decía, esta tarta ha sido todo un éxito, tanto por la base con rico sabor a galleta de mantequilla como ese relleno suave y cremoso. Estoy segura de que si la probáis vais a querer repetir!

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...