Bizcocho de leche caliente (Hot Milk Cake)

lunes, 18 de noviembre de 2019


Bizcocho de leche caliente.


Cuando era pequeña recuerdo que mi madre siempre me decía que nos iba salir más barato comprarnos nuestra propia vaca y tenerla en casa que pagar toda la leche que yo tomaba. Porque es verdad, desde que tengo uso de razón, e incluso antes, no ha habido para mí nada mejor que tomarme un vaso de leche para desayunar o para merendar, o disfrutar de un buen queso, ya sea tierno, curado o semicurado, o un yogur natural, sin azúcar ni nada más para poder disfrutar de su sabor ligeramente ácido. Soy una gran fan de los productos lácteos y confieso que me resultaría difícil pasar sin ellos.


Bizcocho de leche caliente


Y es que es verdad, creo que yo formo parte de la #GeneraciónLáctea: para mí los lácteos han estado presentes siempre en mi alimentación y lo están ahora en la de mis hijas, quienes han heredado mi pasión por ellos. Los expertos recomiendan tomar al menos tres raciones de lácteos al día, y en casa los cumplimos con creces. Una ración de lácteos equivale a un vaso de leche de 250 ml., dos yogures, 60 gr. de queso fresco o 30 gr. de queso curado o semicurado.

Y es que hay que tener en cuenta todos lo beneficios de la leche y de sus derivados. Los lácteos son ricos en rivoflabina y vitamina B12, así como en vitamina A, C y niacina. Además de hidratos de carbono y proteínas, los lácteos nos aportan también minerales como calcio, yodo, potasio, zinc y fósforo. Son una opción estupenda para incluir en nuestra alimentación, formando parte en nuestro día a día.


Bizcocho de leche caliente


Así que la receta de hoy es perfecta para mostraros hasta dónde llega mi pasión por los lácteos: un increíblemente esponjoso bizcocho, suave y tierno, altísimo como me gustan a mí, que resulta ideal para disfrutar tanto en el desayuno o la merienda con un vaso de leche, por supuesto. Su elaboración es algo diferente de los bizcochos clásicos, pero el resultado es maravilloso. Como indica su propio nombre, en la preparación se calienta previamente la leche y después se añaden los demás ingredientes. Puede resultar raro, pero la verdad es que esta especial elaboración consigue una esponjosidad increíble y un sabor maravilloso.


Bizcocho de leche caliente


Bizcocho de leche caliente (Hot Milk Cake)

(Receta adaptada de Martha Stewart. Para un molde de 20 cm. de diámetro y al menos 10 cm. de alto)


Ingredientes:

  • 540 gr. de harina
  • 2 cucharaditas (tsp.) de levadura química en polvo
  • 1/2 cucharadita (tsp.) de sal
  • Ralladura de un limón
  • 6 huevos L
  • 500 gr. de azúcar
  • 400 ml. de leche entera
  • 200 gr. de mantequilla
  • Azúcar glacé para espolvorear

Preparación:


  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador
  2. Engrasamos un molde de bizcocho de 20 cm. de diámetro y al menos 10 cm. de alto, y lo forramos con papel de hornear. Reservamos.
  3. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.
  4. Ponemos los huevos junto con el azúcar y la ralladura de limón en el bol de la batidora de varillas y batimos hasta que blanqueen y doblen de volumen, al menos unos 4-5 minutos.
  5. Ponemos la leche junto con la mantequilla en un cazo a fuego medio y calentamos, removiendo continuamente, hasta que la mantequilla se funda. Retiramos cuando comience a hervir.
  6. Bajamos la velocidad de batido y vamos incorporando la leche caliente poco a poco a la mezcla de huevos, sin dejar de batir.
  7. Incorporamos la mezcla de harina tamizada y mezclamos unos segundos, lo justo para que se integre la harina, sin sobrebatir. Terminamos envolviendo suavemente con una espátula, comprobando que tenemos una masa lisa y sin grumos.
  8. Vertemos la masa en el molde y llevamos al horno unos 60 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro del bizcocho salga limpio.
  9. Cuando esté hecho sacamos del horno y desmoldamos sobre una rejilla. Cuando esté completamente frío espolvoreamos azúcar glacé por la superficie.



Bizcocho de leche caliente


Ahí donde lo veis, grande y alto, este bizcocho duró nada y menos. En la misma tarde del día en que lo horneé mis hijas se zamparon dos buenos pedazos. Al día siguiente se desayunaron otros dos, se llevaron otro para el recreo, mi marido llevó para su trabajo, y cuando me quise dar cuenta no me quedaban más que las miguitas. Hay que estar rápido porque aunque parezca grande la verdad es que desaparece con una rapidez de pasmo.


Bizcocho de leche caliente

Y vosotros, sois también parte de la #GeneraciónLáctea? ¿Tomáis tres lácteos al día, sois como yo, de los de tener la vaca en casa, o a vosotros os cuesta llegar a esa cantidad? Contadme!

Besos!


7 comentarios:

  1. ¡Madre mía qué buena pinta! la verdad que un buen bizcocho esponjoso y jugoso es de los mejores postres que hay.
    Besos.

    Gemeladas

    ResponderEliminar
  2. Ficou um bolo alto e tão lindo, e nota-se que ficou fofo.
    Bolo perfeito para o lanche.
    Boa semana

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de bizcocho el que nos enseñas hoy :-))

    ResponderEliminar
  4. Que bizcocho tan maravilloso nos traes......esponjoso y esa altura¡¡¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  5. Y si el molde es más ancho?
    Yo no le tengo tan pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tendrás un bizcocho más bajito y más ancho... :)

      Eliminar
  6. Que pasada!!!! Me lo apunto..este cae en breve😋😘

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión! Los leo todos e intento contestarlos enseguida. Besos a tod@s!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...