Bizcocho marmolado de café y vainilla

jueves, 21 de noviembre de 2013


Aún me resisto a preparar recetas de Navidad. Me está costando, es verdad, porque reconozco que un poco de ganas de sacar a relucir el rojo, blanco y verde sí tengo. Pero tenía este bizcocho en el tintero y está tan bueno y es tan sencillo de preparar que no podía dejarlo más tiempo.


Además, el viernes pasado, 15 de noviembre, en EE.UU. se celebró el National Bundt Day, así que qué mejor manera de unirse a la celebración (será por celebrar...) que preparar este bundt de café y vainilla.


Si no tenéis este tipo de moldes no pasa nada, se puede utilizar sin problemas un molde normal. Pero los moldes de bundt deben su fama, además de por conseguir bizcochos muy bonitos, a que, por su forma con un hueco central, permiten que el aire caliente circule alrededor, lo que hace que el bizcocho se hornee más rápido y de forma más uniforme.


Tenía muchas ganas de hacer un bizcocho marmolado, porque el corte es muy vistoso y es una forma de tener dos sabores en uno. Y curiosamente me sorprende que el primero que haya publicado no haya sido de chocolate, aunque no está mal que varíe los sabores de vez en cuando, jeje.



Bizcocho marmolado de café y vainilla


Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de azúcar (360 gr.)
  • 190 gr. de aceite de girasol
  • 3 huevos
  • 330 gr. de harina normal
  • 2 cucharaditas (tsp.) de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 90 ml. de leche
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta
  • 1 cucharadita de pasta de café


Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo, sin ventilador.
  2. Engrasamos el molde elegido. Reservamos.
  3. Tamizamos la harina con la levadura. Reservamos.
  4. En el bol de la batidora ponemos los huevos con el azúcar, y batimos a velocidad alta hasta que doblen de volumen y blanqueen.
  5. Añadimos el aceite y batimos hasta que se integre.
  6. Añadimos la leche, y de nuevo batimos hasta que se integre.
  7. Incorporamos la mezca de harina y levadura, y la pizca de sal, y batimos a velocidad baja, lo justo hasta que se integre, con cuidado de no sobrebatir. Terminamos de envolver con una espátula.
  8. Pasamos la mitad de la masa a otro bol, y en uno añadimos la vainilla y en el otro el café. Mezclamos cada masa hasta que queden bien integrados.
  9. Vertemos la masa de vainilla en el molde, y a continuación vertemos encima la masa de café. Con ayuda de un palillo removemos ligeramente ambas masas para que se formen remolinos.
  10. Horneamos durante aproximadamente 50 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro del bizcocho salga limpio.
  11. Cuando esté hecho, sacamos del horno y dejamos atemperar unos cinco minutos dentro del molde. Luego desmoldamos sobre una rejilla y lo dejamos enfriar completamente.



Si no tenéis pasta de café no hay problema, se puede sustituir por dos cucharadas de Nescafé disueltas en un poco de leche.

No es un bizcocho muy dulce, así que podéis espolvorearle un poco de azúcar glas por encima, o hacerle un glaseado ligero. Es ideal para desayunos o meriendas, o para preparar en un momento, llevarlo al trabajo y que te hagan la ola, jajaja!

Espero que os guste!
Montes


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...