Conejitos de Pascua de nubes

jueves, 17 de abril de 2014


¿Os podéis creer que nunca había hecho nubes caseras? Siempre me había dado reparos, no sé por qué. Tenía entendido que era complicado, o al menos eso me parecía. Igual que la primera vez que hice merengue suizo, debe ser porque el calentar azúcar me impone cierto respeto...

Pero, como también me pasó con el merengue suizo, me he dado cuenta de que no es en absoluto complicado. Todo lo contrario, es muy fácil! Tan fácil, que desde luego no será la última vez que las haga. En esta ocasión he sido muy clasicona y he preparado las típicas nubes de fresa, rositas y suaves, pero tengo que probar otros sabores, pues las posibilidades son infinitas! Para darle sabor podemos utilizar fruta natural, en pasta, aromas de cualquier tipo... Cualquier sabor que queramos darle.



Las nubes o esponjitas, también llamadas a veces por su nombre en inglés, marshmallow, son una golosina que en su forma moderna suele contener azúcar o jarabe de maíz, clara de huevo batida, gelatina previamente ablandada con agua, goma arábiga y saborizantes, todo ellos batido para lograr una consistencia esponjosa. La receta tradicional usaba un extracto de la raíz de la planta de malvavisco, un arbusto, en lugar de gelatina. Esta raíz tenía propiedades antitusígenas y se utilizaba con fines medicinales. La golosina tal y como hoy se la conoce es una innovación de finales del siglo XIX. Desde el proceso de extrusión patentado por Alex Doumak en 1948, los malvaviscos se extruyen como cilindros suaves, se cortan en trozos y se rebozan con una mezcla de maicena y azúcar glas. (Fuente: Wikipedia).

A pesar de que hay recetas que incluyen la clara de huevo entre los ingredientes para hacer las nubes, en este caso no la he utilizado, lo que convierte a estas golosinas en aptas para veganos o alérgicos a la proteína del huevo.

Las forma más fácil de cortar las nubes caseras suele ser en cuadraditos, con ayuda de un cuchillo, aunque también se pueden usar cortadores de las formas que queramos. En esta ocasión, dadas las fechas en las que estamos, he hecho pequeños conejitos de Pascua,  pero, cómo no, he aprovechado para bañar la parte inferior de los mismos en chocolate y cubrirlos de bolitas de caramelo o sprinkles. De esta manera los conejitos se pueden tener de pie, lo que lo convierte en una excusa perfecta para ponerles chocolate :)




Conejitos de Pascua de nubes 

(Fuente: Food and Cook by Trotamundos. Para un molde cuadrado de aproximadamente 20X25 cm.)


Ingredientes:


  • 20 gr. de gelatina en polvo
  • 90 ml. de agua
  • 320 gr. de azúcar
  • 60 ml. de agua
  • 200 ml de light corn syrup o sirope de maíz. También podemos sustituirlo por glucosa
  • 2 cucharadas de fresa en pasta
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Azúcar glas y maicena, para rebozar
  • Aprox. 50 gr. de chocolate para bañar las nubes
  • Sprinkles para decorar

Preparación:


  1. Primero hidratamos la gelatina: ponemos la gelatina en polvo en un bol y añadimos los 90 ml. de agua fría. Dejamos reposar.
  2. Preparamos el molde elegido, engrasándolo bien con mantequilla derretida o spray desmoldante.
  3. En un cazo, ponemos a fuego medio el azúcar, los 60 ml. de agua y el sirope de maíz. Calentamos, removiendo ligeramente, hasta que rompa a hervir, momento en que lo retiramos inmediatamente para evitar que se caramelice.
  4. En el bol de la batidora ponemos la gelatina ya hidratada, y con las varillas a velocidad baja batimos ligeramente, lo justo para que se desmenuce. 
  5. A continuación, batiendo a velocidad baja, vamos añadiendo poco a poco la mezcla de azúcar y sirope. Añadimos la fresa en pasta y la sal. Subimos a velocidad alta, y batimos unos 10-15 minutos, hasta que consiga una consistencia firme.
  6. Vertemos esta masa en el molde, alisamos con ayuda de una espátula, y espolvoreamos con una mezcla de azúcar glas y maicena a partes iguales. Dejamos reposar al menos 4 horas.
  7. Transcurrido ese tiempo, cortamos con las formas deseadas, con cuidado porque las nubes son muy pegajosas, y rebozamos inmediatamente en la mezcla de azúcar glas y maicena a partes iguales.
  8. Ponemos los sprinkles elegidos en un bol y reservamos.
  9. Derretimos el chocolate al microondas, con cuidado de que no se nos queme, a intervalos de 30 segundos y removiendo bien entre cada intervalo. Bañamos la parte inferior de los conejitos en el chocolate, y los introducimos en el bol con los sprinkles, para que se adhieran al chocolate. Dejamos reposar hasta que el chocolate solidifique.




Quedan monísimos y a mis hijas les encantaron. Son tan fáciles de hacer que, salvo lo de manejar el azúcar caliente (que lógicamente debe ser hecho por un adulto), el resto del proceso es ideal para prepararlo con los niños en una de las tardes libres que tienen estas vacaciones. Animaos a hacerlos y me contáis qué tal!

Un beso.
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...