Cupcakes de cerveza Radler y crema de limón y cerveza

jueves, 18 de septiembre de 2014


La semana pasada, cuando me reincorporé al trabajo, me estaba esperando en la oficina la Degustabox de este mes, la Degustabox de la "Vuelta al Cole". Y hay que reconocer que encontrarte un paquete a tu vuelta contribuye bastante a aliviar al menos en parte la depresión postvacacional, sobre todo si contiene la cantidad de productos con la que venía la Degustabox en esta ocasión. Desde auténticas cookies americanas con chips de chocolate y nueces de macadamia, hasta conserva de pechuga de pollo (no lo había visto nunca, pero viene genial para preparar una ensalada césar exprés!), pasando por cereales Special K (de chocolate negro!), galletas Digestive o KitKat de Cookies&Cream (madre mía, cómo están).




Por si alguien no lo sabe, la DegustaBox es una caja de suscripción mensual, donde a cambio de un precio fijo (14,99€) recibes en tu casa un lote de 10 a 15 productos de primeras marcas, no muestras sino productos novedosos. Y si estáis interesados en probarlo, si utilizáis el código 0MZ6H el precio final (gastos de envío incluidos) será de 9,99€ para la primera caja. Teniendo en cuenta que el valor real de los productos en el mercado es de casi el doble, la verdad es que es una oportunidad estupenda par poder probar muchas novedades a un precio estupendo. Además, no hay compromiso de permanencia, por lo que en cualquier momento se puede cancelar la suscripción sin ningún problema.




Vamos, que este mes había un montón de opciones parar preparar una receta dulce. Pero también se incluían dos latas de cerveza Radler, con zumo de limón, y como aún tenía un bote de lemon curd ya preparado, decidí ver qué tal quedarían unos cupcakes hechos con esta cerveza y combinados con la crema de limón.

Nunca antes había probado la cerveza rubia en repostería. Sólo había utilizado la negra Guinness para la clásica tarta Guinness con crema de queso, y en ese caso el amargo de la cerveza sirve para potenciar el intenso sabor a chocolate del bizcocho. Pero un bizcocho sólo con cerveza, y además rubia, era toda una novedad para mí.



Pues después del experimento, debo decir que han sido todo un éxito. El bizcocho, con la cerveza, queda muy ligero y esponjoso, levísimo, y con un regusto en el que la cerveza es claramente indentificable. En esta ocasión lo he rellenado con una cucharada de lemon curd, y cubierto con una suave crema suiza de limón y reducción de cerveza, en la que se pueden notar ambos sabores combinando a la perfección.




Cupcakes de cerveza Radler y crema de limón y cerveza

(Receta de Montes Ortiz. Para 18 cupcakes)


Ingredientes:



  • Para el bizcocho:
    • 240 gr. de azúcar
    • 120 ml. de aceite de girasol
    • 2 huevos
    • 220 gr. de harina
    • 1 y 1/2 cucharaditas (tsp.) de levadura en polvo
    • 120 ml. de cerveza Radler
  • Para la crema suiza de limón y reducción de cerveza:
    • 4 claras de huevo
    • 225 gr. de azúcar blanquilla
    • 350 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    • 3 cucharadas de lemon curd
    • 1 lata de cerveza Radler
  • Para el relleno:

Preparación:



  1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. En un cazo al fuego, ponemos el contenido de una lata de cerveza y llevamos a ebullición. Dejamos hervir hasta que reduzca hasta aproximadamente 1/3 del volumen inicial. Pasamos a un vaso y dejamos enfriar por completo (en cuando atempere un poco, lo metemos en la nevera). Reservamos.
  3. Preparamos la bandeja para cupcakes con las cápsulas elegidas. Reservamos.
  4. En un bol ponemos el azúcar y los huevos, y batimos hasta que blanqueen y aumenten de volumen.
  5. Añadimos el aceite de girasol y volvemos a batir hasta integrar.
  6. Incorporamos la harina junto con la levadura, ambas tamizadas, y mezclamos suavemente con movimientos envolventes.
  7. Añadimos los 120 ml. de cerveza y removemos bien para deshacer los posibles grumos y que quede una masa lisa y uniforme.
  8. Rellenamos las cápsulas con la masa hasta aproximadamente la mitad, y horneamos durante 20-22 minutos, o hasta que al pinchar en el centro de un cupcake con un palillo, éste salga limpio.
  9. Sacamos del horno, dejamos atemperar los cupcakes unos 5 minutos dentro de la bandeja, y luego los sacamos y los colocamos sobre una rejilla hasta que enfríen completamente.
  10. Para preparar la crema, ponemos en un cazo a fuego medio el azúcar y las claras de huevo, y calentamos removiendo continuamente hasta que el azúcar se haya disuelto por completo y al tocar entre las yemas de los dedos ya no se noten los granos.
  11. Ponemos la mezcla de claras y azúcar en el bol de la batidora y batimos a velocidad alta hasta conseguir un merengue que haga picos duros. En este momento, si disponemos de él, cambiamos al accesorio pala de la batidora (si no, podemos seguir con las varillas normales).
  12. Batiendo a velocidad media, vamos incorporando la mantequilla a taquitos, sin prisa pero sin pausa, hasta acabarla toda. Aumentamos al máximo la velocidad de batido. En este punto puede parecer en un principio que la crema se corta, pero no es así: unos segundos más tarde, continuando con el batido, podremos ver como la crema va adoptando una textura increíblemente sedosa y brillante.
  13. Añadimos la reducción de cerveza (que tendrá que estar completamente fría si no queremos hacer sopa de merengue y mantequilla) y batimos de nuevo hasta que se integre bien. Por último incorporamos las cucharadas de lemon curd y volvemos a batir.
  14. Para el montaje de los cupcakes, primero con ayuda de un vaciador o de un descorazonador de manzanas les hacemos un agujero en el centro, rellenamos con una cucharada de lemon curd, y volvemos a poner la tapa. Decoramos con la crema suiza con ayuda de una manga pastelera y la boquilla que quedamos (en este caso he utilizado la 1M de Wilton, yo soy muy clasicona)




Si queréis percibir más intensamente el sabor a cerveza del bizcocho, es mejor que no los rellenéis de lemon curd, pues aunque el sabor intenso de éste combina muy bien con el bizcocho, también hace más difícil de percibir el toque amargo de la cerveza. Por el contrario, la crema de cobertura es muy suave y se notan más ambos sabores: un ligero ácido de limón dulce junto a un punto amargo de la cerveza. Estoy segura de que os encantará!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...