Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.

lunes, 9 de julio de 2018

Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.

En verano el calor hace que no queramos ver el horno ni en pintura, pero da la casualidad de que también es la época en la que tenemos más reuniones con amigos y barbacoas al aire libre. ¿Y qué pasa en esas ocasiones? ¡Pues que hay que tener igualmente un postre preparado! Ya lo decía la todoterreno Julia Child: una fiesta sin tarta es sólo una reunión. Así que tenemos que buscar alternativas para poder completar el menú de la mejor manera posible.

Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.

No sé a vosotros, pero a mí otro de los sabores que me recuerda irremediablemente al verano es el coco. Debe ser por la archiconocida y algo viejuna (todo hay que decirlo) piña colada, bebida de la que me hincho todos los veranos hasta que llega septiembre y de la que curiosamente no vuelvo a acordarme hasta los primeros calores del año siguiente! Identifico verano con piña colada, y ésta con el coco. Es un poco un reflejo condicionado, como los famosos perros de Pavlov: me das algo de coco y ya estoy sacando el bikini!


Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.

Así que si juntamos una tarta fresquita para la que no hace falta horno y un montón de coco, el resultado no podría ser más bueno y más veraniego: una deliciosa cheesecake de coco, con una base hecha además con galletas de chocolate (no sin mi chocolate, da igual la estación del año) y decorada con unos de mis bombones favoritos del mundo mundial. ¿Se puede pedir algo más?


Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.


Cheesecake de coco. Receta sin horno.

(Receta adaptada de Bake to the Roots. Para un molde desmontable de 22 cm.)


Ingredientes: 

  • Para la base:
    • 210 gr. de galletas de chocolate
    • 50 gr. de coco rallado
    • 75 gr. de mantequilla derretida
  • Para el relleno:
    • 350 gr. de queso crema
    • 200 gr. de creme fraiche (si no encontráis, se puede sustituir por yogur griego)
    • 130 gr. de azúcar glacé
    • 80 ml. de batida de coco Mangaroca (también se puede utilizar ron de coco Malibú)
    • 5 hojas de gelatina
    • 120 gr. de leche de coco (la parte sólida)
  • Para decorar:
    • 200 ml. de nata para montar, mín. 35% M.G.
    • 1 cucharada de azúcar
    • Coco rallado
    • 12 bombones de coco

Preparación:

(*) Es recomendable que un par de días antes de hacer la tarta metamos la lata de leche de coco en la nevera. De esa forma, con el frío, la parte grasa, que es la que vamos a utilizar, se solidificará y podremos luego sacarla fácilmente. El resto podemos congelarlo y utilizarlo más tarde para batidos, smoothies u otras elaboraciones que requieran agua de coco.

  1. Lo primero empezamos preparando la base. Vamos a tostar el coco rallado para conseguir más sabor. Para ello ponemos el coco en una sartén antiadherente sin aceite ni nada a fuego medio y calentamos, removiendo continuamente, hasta que coja un color ligeramente dorado. Reservamos.
  2. Forramos la base del molde con papel vegetal. Reservamos.
  3. Trituramos las galletas con un procesador de alimentos. Añadimos el coco que acabamos de tostar y la mantequilla derretida y trituramos todo de nuevo unos segundos. Volcamos la mezcla en el molde, repartimos bien por toda la base y con ayuda del dorso de una cuchara o del fondo plano de un vaso presionamos bien para que quede lo más compacto posible. Llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno.
  4. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
  5. Ponemos el licor de coco (Mangaroca o Malibú, yo he utilizado Mangaroca porque es más cremoso) en un cazo a fuego medio y calentamos, sin dejar que hierva. Cuando esté caliente retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina ya hidratadas, bien escurridas para que no la mezcla no quede aguada. Removemos bien para que se deshaga la gelatina y dejamos atemperar.
  6. Ponemos el queso crema, la creme fraiche y el azúcar glacé en el bol de la batidora de varillas (preferiblemente con el accesorio pala, pues solo queremos cremar, no introducir aire) y batimos un minuto, hasta que esté bien combinado.
  7. Añadimos un par de cucharadas de la mezcla al licor de coco: primero una cucharada, mezclamos, añadimos otra y volvemos a mezclar. Después añadimos esta mezcla a la que tenemos en el bol de la batidora y batimos unos segundos hasta que esté bien integrado. Retiramos a otro bol.
  8. Sin necesidad de lavar el vaso ponemos la leche de coco (la parte densa) en el bol de la batidora y batimos un par de minutos hasta que esté bien cremosa. Después volvemos a añadir la mezcla de queso que habíamos reservado y mezclamos todo unos segundos más.
  9. Vertemos la mezcla en el molde, alisamos la superficie con ayuda de una espátula, y llevamos a la nevera mínimo 2-3 horas, mejor si se queda toda la noche.
  10. Antes de servir montamos nata con una cucharada de azúcar y la ponemos en una manga pastelera. Espolvoreamos coco rallado por toda la superficie de la tarta y decoramos alrededor con la nata montada, y terminamos colocando los bombones de coco.
  11. Mantenemos refrigerada hasta el momento de consumir.


Cheesecake de coco. Receta muy fácil sin horno.

Veréis además que es una tarta facilísima de hacer, ventaja que suelen tener la mayoría de tartas sin horno. Son perfectas para dejar preparadas con antelación y sacar en el momento bien fresquitas. No me digáis que si aparecéis en casa de unos amigos con una tarta como esta no os van a hacer la ola!

¿Os animáis a probarla? No os olvidéis de contarme qué tal!

Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...