lunes, 21 de julio de 2014

Ravioli de ricotta y espinacas con salmón ahumado


Creo que si entro en mi blog últimamente, no lo reconozco ni yo. ¡Esta es la quinta receta salada en poco más de un mes! Reconozco que en el verano no me apetece mucho encender el horno, pero como comer hay que comer todos los días, al final el resultado es una mayor aparición de entradas saladas en el blog. 


Me encanta la pasta. En todas sus versiones, desde los clásicos spaguetti con tomate hasta opciones más elaboradas. Cuando vamos a un restaurante italiano, donde todo el mundo tiene la duda más habitual (¿pido pasta o pizza?) yo siempre lo tengo claro. Tengo que probar la pasta en todas sus variables posibles, y hasta ahora creo que no he encontrado ninguna que no me gustara. Así que cuando vi que este mes Cocineros del Mundo había propuesto para el Reto de Julio la elaboración de una receta ligera y veraniega con pasta fresca rellena de Giovanni Rana, decidí que tenía necesariamente que participar, a pesar de que la semana pasada acababa de publicar otra receta de pasta. Y enseguida pensé en esta suave salsa de salmón ahumado, que es una de mis favoritas. Normalmente la preparo utilizando nata, pero como uno de los requisitos del reto es que la receta debía ser ligera, he probado a hacerla sustituyendo la nata por leche evaporada. Y queda genial! El mismo sabor y textura, pero mucho más ligera! 


Para esta salsa de salmón ahumado he elegido unos ravioli rellenos de queso ricotta y espinacas, que combinan estupendamente con la cremosidad y sabor de la salsa. 




Así que con esta receta participo en el Reto de Julio de Cocineros del Mundo propuesto por Giovanni Rana.




Ravioli de ricotta y espinacas con salmón ahumado.

(Receta de Montes Ortiz. Para 4 personas)


Ingredientes:



  • 500 gr. de ravioli frescos rellenos de ricotta y espinacas (2 paquetes)
  • 300 gr. de salmón ahumado
  • 525 ml. de leche evaporada (1 brik)
  • 3 cebollas
  • Espinacas frescas
  • Pimienta blanca
  • AOVE, sal

Preparación:



  1. Picamos las cebollas en brunoise, muy picadas. Ponemos en una sartén dos cucharadas de aceite de oliva y pochamos las cebollas a fuego medio, despacito.
  2. Mientras, cogemos 100 gr. del salmón ahumado y lo cortamos en tiras finas, de tamaño uniforme. Lo reservamos. Los otros 200 gr. de salmón los partimos en trozos no muy grandes, y los reservamos aparte.
  3. Cuando la cebolla esté pochada, añadimos los 200 gr. de salmón que hemos partido en trozos, y lo removemos un poco, dejando que se haga junto con la cebolla. Añadimos la leche evaporada y lo cocinamos unos diez minutos a fuego medio-bajo, removiendo, hasta que la salsa coja un poco de cuerpo. Añadimos un poco de pimienta blanca, removemos y probamos para ver el punto de sal. Sazonamos lo necesario.
  4. Mientras la salsa termina de hacerse, cocemos los ravioli en abundante agua hirviendo con sal, el tiempo que marca el paquete (en este caso, son dos minutos justos). Cuando estén hechos, escurrimos el agua y refrescamos ligeramente con agua fría para detener la cocción. Dejamos sobre un colador para que escurran todo el agua restante.
  5. Trituramos la salsa y vertemos en ella los ravioli. Añadimos las tiras de salmón reservadas y unas cuantas hojas de espinacas frescas cortadas a mano. Servimos inmediatamente.



Espero que os animéis a probarlos y que os gusten!

Besos!
Montes

jueves, 17 de julio de 2014

Dorada en papillote con curry y coco tostado


Hace una semana recibí un mail proponiéndome participar en un nuevo reto, de la mano de CupoNation. Dicho reto consistía en preparar un plato para cuatro personas con un presupuesto máximo de 30 euros. La verdad, es que después de tener que devanarme los sesos (y la calculadora) cuando participé en el reto Recetas por 5 euros de Canal Cocina, disponer de 30 euros para elaborar una receta para cuatro comensales me parecía un lujo. Así que acepté, por supuesto!


Llevaba queriendo preparar esta receta hacía ya tiempo, así que la ocasión me ha parecido estupenda. La receta procede de un libro de cocina oriental que tengo en casa desde tiempo inmemorial, que me regalaron en IKEA hace cienes de años y que tiene un montón de recetas muy originales y apañadas.


Este plato se puede hacer con muchos tipos de pescado, aunque en esta ocasión he elegido la dorada porque, siendo de piscifactoría, resulta una opción económica y sabrosa. Lógicamente, con una buena lubina o incluso con merluza, tendríamos un plato espectacular, pero el coste probablemente nos superaría el presupuesto máximo establecido para este reto.


Será necesario filetear las doradas; si, como yo, no tenéis mucha maña para hacerlo vosotros, es mejor que le pidáis a vuestro pescadero que os las prepare. Hay supermercados que incluso venden los filetes ya listos, pero la verdad es que yo prefiero ver y elegir la pieza completa, pues es la única forma de saber la calidad y la frescura del pescado que estamos comprando.




Dorada en papillote con curry y coco tostado


Ingredientes:

(Para cuatro personas)

  • 4 doradas de ración, limpias y hechas filetes (9,50€)
  • 100 gr. de coco rallado (preferiblemente, el que es más grueso) (2,00€)
  • 1 cebolla roja mediana, picada en brunoise, fina. (0,75€)
  • 2 cucharadas de tomate frito (0,05€)
  • 1 cucharadita de curry (0,05€)
  • 1 cucharadita de azúcar moreno (0,05€)
  • 100 ml. de leche de coco espesa (1,25€)
  • AOVE, sal
  • 1 lima (0.45€)
  • Papel de aluminio


Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 150º, calor arriba y abajo.
  2. En una sartén sin aceite ponemos el coco y lo calentamos a fuego medio, removiendo, para que se tueste, con cuidado de que no se queme.
  3. Añadimos un par de cucharadas de aceite y la cebolla, y removemos bien para que la cebolla se vaya haciendo un poco.
  4. Añadimos el tomate frito y el curry, y lo removemos para que se reparta bien. Incorporamos el azúcar y la leche de coco, volvemos a remover, y dejamos cocinar a fuego bajo unos minutos, removiendo de vez en cuando. Probamos y añadimos la sal que necesite.
  5. Cortamos unos cuadrados de papel de aluminio, pincelamos con un poco de aceite y colocamos un filete de dorada en el centro de cada uno, con la piel hacia abajo. Sazonamos, y ponemos por encima la mezcla de coco. Cerramos bien los paquetitos y los llevamos al horno, sobre la rejilla. Cocinamos unos 15-20 minutos.
  6. Cuando termine el tiempo, sacamos del horno, abrimos los paquetes y exprimimos un poco de lima por encima. Servimos inmediatamente. Podemos acompañarlos con un poco de arroz basmati o con una ensalada fresca.


Es una forma diferente de tomar el pescado. La combinación de sabores es deliciosa: el curry, el coco... Todos ellos se distinguen perfectamente sin resultar demasiado intensos, y acompañan al pescado de forma estupenda. Cocinándolo en papillote conseguimos que no se pierda absolutamente nada y que el pescado se haga en su propio jugo. Me ha sorprendido muy gratamente esta receta, es una manera muy fácil de preparar una exótica receta de pescado para sorprender en una ocasión especial.

Espero que os animéis a probarlo y me contéis qué os ha parecido!

Besos!
Montes

lunes, 14 de julio de 2014

Polos de chocolate y plátano


Los que me seguís en Instagram, seguramente visteis mi alegría el viernes pasado tras haber encontrado en una tienda Imaginarium (si, ya lo sé, no puedo ni entrar en una tienda de juguetes) una heladera Zoku rebajada a un precio estupendo. Lógicamente no podía irme de la tienda dejándola allí, así que se vino conmigo. 


Estas heladeras se caracterizan porque la mezcla introducida se congela muy rápidamente, por lo que en unos pocos minutos puedes tener listos unos deliciosos polos. Pero además, al congelarse tan rápido, se pueden hacer diseños y decoraciones muy vistosos. En esta ocasión, por ser la primera vez, solamente he puesto unas rodajas de plátano natural, pues con el chocolate es una de mis combinaciones favoritas.


Si no tenéis estas heladeras, no hay ningún problema, se puede hacer también con un molde para polos normal y corriente, aunque lógicamente no quedará tan vistoso al no poder pegarse la fruta directamente en el molde. Será necesario verter la mezcla y luego introducir la fruta; no se verá igual pero estará igual de bueno!


Lo bueno que tiene hacer polos en casa es que controlas todos los ingredientes que llevan. En este caso, chocolate, leche, agua, azúcar y fruta natural. Todos ellos hacen que se conviertan en un tentempié estupendo, refrescante y nutritivo. A mis hijas les ha encantado, y es un placer poder dárselos tranquilamente.





Polos de chocolate y plátano

(Adaptado de Quick Pops, de Jackie Zorovich y Kristina Sacci)


Ingredientes:

(Para 6 unidades)


  • 227 gr. de agua
  • 70 gr. de cocolate negro, troceado
  • 80 gr. de azúcar
  • 1 pellizco de sal
  • 90 gr. de leche semidesnatada
  • 1 plátano maduro

Preparación:


  1. En un cazo ponemos a fuego medio todos los ingredientes (menos el plátano), y calentamos, removiendo continuamente, hasta que el chocolate se haya deshecho por completo. Dejamos enfriar del todo. Para que tarden menos en hacerse los polos, cuando la mezcla se haya atemperado, es mejor que la llevemos a la nevera para que se enfríe bien, de esa manera tardarán luego menos en congelarse.
  2. Cortamos el plátano en rodajas de aproximadamente 3 mm. de grosor. Si tenéis las heladeras Zoku, con ayuda de un palillo de brocheta o de unas pinzas colocamos las rodajas en las paredes del molde, y presionamos ligeramente para que se adhieran. Colocamos los palitos y vertemos la mezcla. Esperamos unos minutos hasta que estén totalmente congelados y extraemos. 
  3. Si no tenéis estas heladeras, vertemos la mezcla en los moldes e introducimos las rodajas de plátano. Llevamos al congelador y a la hora, aproximadamente, introducimos el palito y volvemos a dejar en el congelador hasta que se congelen por completo (el tiempo que tarden será mayor o menor, dependiendo de la potencia de cada congelador).




Como veis, más fáciles imposible!

Un besos a tod@s!
Montes

jueves, 10 de julio de 2014

Spaguetti con gorgonzola, tomates secos y nueces



La semana pasada, los chicos de SoyVital tuvieron la cortesía de invitarme a un curso de cocina impartido por el Chef Xavier Lahuerta, en el que el Chef, además de mostrarnos la preparación de tres deliciosas recetas, nos enseñó varias técnicas y "trucos" utilizados en la cocina profesional pero que pueden resultar también muy útiles en la cocina casera.


Además en el curso coincidí con otras compañeras blogueras, Carmen, Sofía y Rosalía, así que os podéis imaginar cómo lo pasamos. Si además de aprender, puedes pasarte una tarde entera entre fogones y entre amigas, con un ambiente estupendo, el resultado es un plan perfecto.


Uno de los platos del taller eran unos macarrones con gorgonzola, tomates secos y nueces ralladas, que yo he preparado hoy en versión spaguetti, pues personalmente me gustan más que los macarrones.


Uno de los momentos importantes cuando se prepara un plato de pasta es la cocción de la misma. Dicen los italianos que debe prepararse al dente, un poco durita, y es como más me gusta a mí. Personalmente no me gusta nada la pasta pasada de cocción, pues se queda blanda y pegajosa. Además, es importante saber que cuanto más prolongada sea la cocción de la pasta, mayor índice glucémico tendrá (al producirse la gelatinización del almidón del cereal), por lo que dichos almidones se transformarán en glucosa y producirán un mayor aumento del nivel de azúcar en sangre. Por el contrario, si cocemos la pasta al dente, el índice glucémico de la misma será menor, por lo que no aumentará tanto el nivel de azúcar en sangre, saciará más y durante más tiempo.



Spaguetti con gorgonzola, tomates secos y nueces


Ingredientes:


  • 500 gr. de spaguetti
  • 1 kg. de cebollas
  • 100 gr. de tomates secos, previamente hidratados
  • 300 ml. de caldo de pollo (y un poco más por si hay que rectificar la consistencia de la salsa)
  • 200 ml. de nata para cocinar (18% M.G.)
  • 200 gr. de queso gorgonzola
  • 50 gr. de nueces (o al gusto)
  • Perejil fresco, picado, para espolvorear.
  • AOVE, sal

Preparación:


  1. Picamos finamente la cebolla. En una sartén grande, ponemos tres cucharadas de AOVE y pochamos la cebolla despacio, a fuego medio, sin prisa, removiendo de vez en cuando, para que se vaya reduciendo poco a poco, con cuidado de que no se queme ni se tueste.
  2. Cuando la cebolla se haya reducido y esté con un color dorado, añadimos el caldo de pollo. Removemos y dejamos reducir. Añadimos los tomates secos picados, removemos y dejamos unos minutos, removiendo. 
  3. Incorporamos la nata, bajamos un poco el fuego, y dejamos que espese un poco. Añadimos el gorgonzola desmenuzado, y removemos hasta que se disuelva por completo, sin dejar que hierva en ningún momento. Cuando se haya disuelto del todo, comprobamos la consistencia de la salsa, y si hubiera quedado demasiado espesa podemos añadir un poco más de caldo de pollo. 
  4. Retiramos del fuego y trituramos la salsa. Probamos y rectificamos de sal en caso de que fuera necesario.
  5. Ponemos la pasta a cocer en abundante agua con sal, durante el tiempo que marque el fabricante. Cuando esté hecha, vertemos en un colador grande, refrescamos ligeramente con agua fría para detener la cocción y escurrimos por completo.
  6. Volcamos la pasta sobre la salsa reservada, y cocinamos a fuego medio un par de minutos más.
  7. Servimos inmediatamente, rallando las nueces directamente sobre cada plato, y espolvoreándolos con perejil picado.




Es un plato delicioso, suave, cremoso. El gorgonzola, a pesar de ser un queso azul, queda suavizado por el dulzor de la cebolla y los tomates secos, y el toque de nuez rallada al final le da el punto perfecto de sabor y textura al plato. Es una forma diferente de preparar los spaguetti, pero muy fácil, así que os animo a que la probéis y me contéis qué os ha parecido.

Espero que os guste!
Montes



lunes, 7 de julio de 2014

Helado de Pantera Rosa



Parece que este año el buen tiempo, al menos el calor típico del verano, se está haciendo de rogar. Aunque hay algún día suelto en los que el sol aprieta un poco más, la verdad es que estamos teniendo un verano de lo más fresquito. 




Y, para ser sincera, teniendo que ir todos los días a trabajar y sin poder ir a la piscina más que en fin de semana, debo confesar que agradezco profundamente estas noches tan agradables que estamos pasando, ese airecito fresco que entra por la ventana, arroparme tan a gusto con el edredón (sí, el edredón, aún no lo he guardado)... Una se levanta más a gusto sin haberse pasado toda la noche dando vueltas en la cama sin poder dormir del tirón por culpa del calor!




Sin embargo, las temperaturas tan suaves que estamos teniendo no son buenas para todo, pues por ejemplo no es lo mismo tener que irse de terrazas llevándose una rebequita en pleno julio. Si es que no pega! En julio las rebequitas normalmente han quedado ya relegadas al fondo del armario, y no las suelo sacar más que cuando preparo la maleta para irnos a Santander (ya sabéis que en el norte en agosto hace falta el abrigo igual que en el resto de España en marzo: en mi pueblo tenemos abrigo de invierno y abrigo de verano).




Este tiempo tampoco es bueno para mis ganas de comer helado. Por un lado es algo positivo (menos calorías pa mis caderas), pero el caso es que ya me apetecía sacar la heladera del trastero e inaugurar oficialmente el verano con el primer helado de la temporada, independientemente de si me lo tengo que comer con chaqueta puesta o sin chaqueta :)




Hace ya tiempo que le ví este helado a Victor, y prometí que iba a ser el primero que preparara este año. Con lo que me gustan a mí las Panteras Rosas, no podía dejar de probar un helado que supiera a mi pastelito favorito. Lo he hecho en versión paleta y en versión normal, para sacar bolas de helado. Debo decir que ésta última ya ha desaparecido de mi congelador... Si os gustan las Panteras Rosas (Pero de verdad hay alguien a quien no le gusten???) no podéis dejar de probar este helado.




Helado de Pantera Rosa


Ingredientes:

(Para aproximadamente 1/2 litro de helado)


  • 3 pastelitos Pantera Rosa
  • 100 gr. de azúcar (50 gr. de azúcar normal y 50 gr. de azúcar invertido)
  • 200 ml. de leche entera
  • 2 yemas de huevo
  • 200 ml. de nata para montar 
  • Candy Melts rosas (opcional, si vais a hacer la opción paleta)

Preparación:


  1. Ponemos las Panteras Rosas un poco desmenuzadas a mano en el vaso de una batidora junto con la leche, y lo batimos hasta conseguir una crema rosa. Reservamos.
  2. Batimos las yemas de huevo junto con el azúcar hasta que blanquee y aumente un poco de volumen. Añadimos el azúcar invertido y mezclamos de nuevo. Juntamos en un cazo esta mezcla con la anterior de leche y pastelitos, y lo calentamos sin dejar que hierva durante unos 10 minutos, removiendo continuamente. Tras ese tiempo, retiramos del fuego y dejamos que enfríe completamente.
  3. Cuando la mezcla esté fría, montamos la nata, que deberá estar bien fría, para lo que nos habrá sido útil haberla dejado unos minutos antes en el congelador.
  4. Cuando tengamos la nata montada, añadimos la mezcla reserva y lo vamos integrando suavemente con movimientos envolventes. Volvemos a llevar la mezcla a la nevera al menos una hora para que esté bien fría antes de ponerla en la heladera.
  5. Transcurrido ese tiempo, vertemos la mezcla en la heladera y mantecamos durante unos 35-40 minutos.
  6. Mientras se hace el helado, derretimos unos Candy Melts de color rosa, y pincelamos el interior del molde elegido para las paletas, cuidando que no quede ningún espacio sin cubrir. Los metemos en el congelador para que endurezcan.
  7. Cuando haya terminado la heladera, vertemos la mezcla sobre nuestros moldes preparados, ponemos el palito y llevamos al congelador la menos 5 horas (el tiempo dependerá de la capacidad congeladora de nuestro frigorífico. Yo lo hice de un día para otro). Como me sobró mezcla, el resto lo puse en un tupper para poder hacer bolas de helado.
  8. Para desmoldarlos, dependiendo del molde elegido, quizás debereis mojar ligeramente el exterior del molde con agua templiada para facilitar el desmoldado. En mi caso no ha sido necesario, pues he utilizado un molde de silicona que se desmolda divinamente!


Si a estas alturas de la entrada estáis pensando en ir rápidamente al súper a por Panteras Rosas, contentos por tener una nueva excusa para comprarlas, entonces es que sois de los míos! Espero que os guste!

Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...