Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)

lunes, 9 de marzo de 2015

Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)

No hay olor mejor que el olor del pan recién hecho. Bueno, no es del todo cierto. Los que sean padres coincidirán conmigo en que el mejor olor es el de un bebé recién nacido, un olor dulce y suave que una vez lo has aspirado, hace que resulte imposible alejarte de la cosita de la que procede. 

Pero en segunda posición, inmediatamente detrás del olor a bebé, está el olor del pan horneándose, sin duda. Es un aroma cálido, a hogar, que me encanta. 


Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)


Sin embargo tengo aún mucho que aprender en materia panarra, y el tema de la masa madre me produce aún bastante respeto. Por eso este pan es estupendo para disfrutar de una buena hogaza casera sin necesidad de tener preparada masa madre, ni muchos conocimientos de amasado. Así que cuando ví que en la Degustabox de este mes venía una caja de Buckler 0,0% negra, no tuve ninguna duda de cuál receta iba a preparar (en realidad el primer pensamiento fue hacer algo con ese Ferrero Rocher gigante, pero lamentablemente el pobre no sobrevivió a esa misma noche, por lo que tuve que descartar la idea y acudir al plan B, jeje)


DegustaBox

Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)


Antes de éste, en casa sólo me había atrevido a hacer el pan milagro, pero hay que reconocer que éste es un pan mucho más rico. Al llevar los tiempos de reposo al comienzo del amasado, junto con los dos levados, la consistencia de la miga y el sabor son mucho mejores. Además, la cerveza negra le aporta un ligero amargor que combina estupendamente con las nueces integradas en la masa.

Para preparar la masa del pan podéis hacerlo todo a mano o, si no os atrevéis, amasarlo con ayuda de una amasadora (o con la Thermomix en velocidad Espiga). Yo he empleado un "método mixto": he mezclado todos los ingredientes primero en la Kitchen Aid con el gancho de amasar, hasta que están todos bien integrados, y luego he llevado la masa a la encimera y continuado el amasado a mano.


Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)


Pan con cerveza negra y nueces

(Para dos hogazas medianas. Adaptada de Las Recetas de la Familia Tartufo)


Ingredientes:


  • 300 ml. de cerveza negra. Yo he usado Buckler 0,0
  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 250 gr. de harina de trigo común
  • 50 gr. de nueces peladas y troceadas
  • 15 gr. de levadura fresca prensada
  • 10 gr. de sal

Preparación:


  1. En un vaso grande ponemos la cerveza y añadimos la levadura, desmenuzada. Removemos para que se disuelva lo máximo posible.
  2. En el bol de la amasadora ponemos las harinas y la sal, y las mezclamos bien. Incorporamos la cerveza con la levadura, y amasamos con el gancho de amasar a velocidad baja durante unos minutos, hasta que se haya integrado toda la harina. Añadimos las nueces troceadas y amasamos un poco más hasta que se integren.
  3. Pasamos la masa a la encimera, que deberá estar ligeramente engrasada con un poco de aceite, y la trabajamos siguiendo el método de Dan Lepard: amasado durante unos 15 segundos, dándole forma de bola, y dejándola reposar durante 10 minutos dentro de un bol limpio engrasado con un poco de aceite y tapada con un paño. Repetimos el ciclo de amasado-reposado dos veces más, hasta que tengamos una masa lisa y un poco pegajosa.
  4. Llevamos la masa de nuevo al bol ligeramente engrasado y la dejamos levar, tapada con un trapo a temperatura ambiente, durante una hora u hora y media, hasta que haya doblado de volumen. 
  5. Transcurrido ese tiempo, volvemos a untar la encimera con un poco de aceite. Sacamos la masa del recipiente y la golpeamos un poco para desgasificarla. Amasamos durante dos o tres minutos y dividimos la masa en dos. Amasamos un poco más cada parte y boleamos, dándole forma de bola.
  6. En dos boles, colocamos un paño en cada uno y enharinamos bien. Colocamos una bola de masa en cada uno de los recipientes, espolvoreamos con más harina, y los cubrimos con los picos de los paños. Dejamos levar de esta manera una hora más hasta que la masa vuelva a doblar de volumen.
  7. Precalentamos el horno a 250º, calor arriba y abajo.
  8. Cuando la masa haya levado, sacamos las hogazas de los recipientes y las colocamos en una bandeja de horno sobre un papel de hornear. Hacemos unos cortes en la superficie (greñado) rápidos y decididos, con una cuchilla o cúter bien afilado, sin desgarrar la masa.
  9. Metemos las hogazas en el horno y vertemos un vaso de agua en la bandeja inferior del horno. Cerramos la puerta, esperamos 5 minutos y abrimos unos segundos para dejar escapar el vapor. Bajamos la temperatura a 210º y cocemos durante 55 minutos más.
  10. Transcurrido el tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Pan con cerveza negra y nueces (sin masa madre)


El boleado de la masa consiste en ir arrastrando la masa sobre la encimera con ayuda de la cara interior de la mano o con una rasqueta, dándole forma de bola y consiguiendo una tensión superficial, de manera que nuestro pan tenga mejor aspecto y mejor corteza.

El generar vapor en los primeros minutos del horneado es un paso muy importante para conseguir que nuestra corteza esté súper crujiente. Si os fijáis en mis hogazas, se ven unas líneas en la superficie, que no son más que las marcas donde la corteza se ha partido al irse enfriando y que indican lo crujiente que ha quedado.

Es un pan muy fácil, que lo único que requiere es tener la paciencia justa para esperar los tiempos de levado necesarios. Pero no hace falta ni saber amasar ni tener muchos conocimientos de panadería. Siguiendo la receta tal cual obtendréis dos hogazas perfectas.

Este pan ha sido todo un éxito en mi casa. Es ideal para acompañarlo con queso, con un poco de salmón ahumado o simplemente solo, disfrutando de su sabor y de la satisfacción de saber que lo hemos hecho nosotros mismos.

Espero que os animéis a hacerlo!
Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...