Cappuccino cheesecake. Receta muy fácil sin horno.

lunes, 4 de junio de 2018

Cappuccino cheesecake. Receta muy fácil sin horno.

Este fin de semana hemos podido disfrutar de uno de los eventos anuales más importantes en mi casa. EL FESTIVAL DE FIN DE CURSO del colegio de mis hijas. Los que seáis padres seguro compartiréis mi entusiasmo y entenderéis mi euforia. En fin. Para los que no tengáis la suerte de tener descendencia, simplemente imaginaos pasar una tarde entera, más de cuatro horas del vellón, siendo pacientes espectadores de interminables representaciones musicales de tooodos los cursos de un colegio que imparte tanto educación infantil, como primaria y secundaria. Inenarrable.


Cappuccino cheesecake. Receta muy fácil sin horno.

Que mis hijas nerviosas y encantadas con hacer su baile, faltaría más. Y nosotros también orgullosos de verlas disfrutar, oye, no vayáis a creer que no nos gusta verlas intentar seguir el ritmo bailar. El problema viene cuando además de la coreografía de tus hijas tienes que sufrir las de los otros trece cursos. Y además algún curso hace más de un baile. Plan perfecto, verdad?

Bueno, ahora en serio. Que luego en realidad nos acordamos con cariño de esos momentos, miramos las fotos de los festivales de años anteriores, vemos la evolución de los niños, lo bien que lo pasaron, y se nos olvida el resto. Nos olvidamos de las horas de pie esperando que salieran las nuestras. El calor, la insolación, el agobio de los padres que quieren ponerse los primeros... Todo se olvida. Lo mejor es verles la carita de felicidad y orgullo porque toda su familia a venido a verlas bailar... y después en cuanto acaban de bailar salir corriendo a casa a descansar! Mejor aún si como en nuestro caso nos esperaba un postre especial que acompañara la celebración.

Esta vez dejé hecha esta buenísima cheesecake de cappuccino, con un toque a café suave delicioso. A mi madre le encanta todo lo que lleve café, así que esta tarta era perfecta para compensarle la tarde esperando de pie en el patio del colegio. Normalmente esta tarta es sin horno, perfecta para verano al ser fresquita y no tener que aguantar los calores de este electrodoméstico. Pero resulta que a mi madre no le gustan las típicas bases de galletas, ella es más de hojaldre, así que para darle el gusto en este caso yo he preparado la base con hojaldre. El resultado es igual de bueno, así que ahí teneis las dos opciones para que elijáis la que más os guste a vosotros.


Cappuccino cheesecake. Receta muy fácil sin horno.


Cappuccino cheesecake. Receta sin horno.

(Adaptado de Go Bold with butter. Para un molde desmontable de 22-24 cm. de diámetro)

Ingredientes:

  • Para la base:
    • 400 gr. de galletas tipo Digestive
    • 90 gr. de mantequilla derretida
    • 1 chorrito de leche
    • (en vez de esta base de galletas yo en esta ocasión he utilizado una plancha de hojaldre, para lo cual primero he horneado el hojaldre a 200º, calor arriba y abajo sin ventilador, pinchando bien la base para que no suba, durante unos 10-12 minutos, hasta que ha tomado un color dorado)
  • Para el relleno:
    • 200 ml. de leche entera
    • 3 cucharadas (Tbsp.) de café soluble
    • 1 sobre de 10 gr. de gelatina en polvo neutra
    • 675 gr. de queso crema tipo Philadelphia
    • 225 gr. de creme fraiche (si no tenéis, podéis sustituirlo por yogur griego)
    • 170 gr. de azúcar
    • 2 cucharaditas (tsp.) de vainilla en pasta o extracto de vainilla de buena calidad
  • Para la decoración:
    • 200 ml. de nata para montar (mín. 35% M.G.)
    • 200 gr. de queso mascarpone
    • 2 cucharadas (Tbsp.) de azúcar
    • Cacao puro en polvo para espolvorear

Preparación:

  1. Si vais a hacer como yo y preferís una base de hojaldre, eso será lo primero que haremos: precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo sin ventilador. Colocamos la plancha de hojaldre en el molde y pinchamos bien la base con un tenedor para que no suba. Llevamos al horno unos 10-12 minutos hasta que tome un bonito color dorado. Sacamos del horno y dejamos enfriar mientras preparamos el relleno.
  2. Si preferís la opción de base de galleta, primero trituramos las galletas con un procesador de alimentos hasta reducirlas a polvo. Derretimos la mantequilla al microondas con cuidado de que no hierva y la añadimos a las galletas. Trituramos todo junto unos segundos para integrar y vertemos la mezcla en el molde. Repartimos por todo el fondo y presionamos bien ayudándonos del dorso de una cuchara o del fondo plano de un vaso. Llevamos al frigorífico mientras preparamos el relleno.
  3. Para preparar el relleno primero hidratamos la gelatina con dos cucharadas de agua fría. Reservamos.
  4. Ponemos la leche en un cazo a fuego medio y añadimos el café soluble. Removemos bien y dejamos que se caliente. Cuando comience a hervir retiramos del fuego.
  5. Derretimos la gelatina unos segundos al microondas y la añadimos a la leche. Removemos bien para que se mezcle correctamente y dejamos reposar.
  6. Ponemos el queso crema en el bol de la batidora con el accesorio pala y batimos un minuto hasta que esté cremoso. Añadimos la creme fraiche, el azúcar y la vainilla y batimos de nuevo un par de minutos más hasta que esté bien integrado. Bajamos la velocidad de batido al mínimo y vamos añadiendo la leche con café poco a poco. Cuando terminemos con ella, volvemos a subir la velocidad de batido y continuamos batiendo un par de minutos más. Si es necesario paramos la batidora, rebañamos bien las paredes y el fondo de bol con una espátula y batimos de nuevo.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y repartimos bien, alisando la superficie con una espátula.
  8. Llevamos a la nevera un mínimo de 4 horas para que adquiera consistencia. También se puede dejar toda la noche, como hice yo.
  9. Pasado ese tiempo, ponemos la nata con el azúcar en el bol de la batidora de varillas y la montamos. Añadimos el queso mascarpone y batimos de nuevo hasta integrar. Metemos la mezcla en una manga pastelera con una boquilla redonda y decoramos la tarta formando una espiral, empezando de fuera hacia dentro. 
  10. Por último espolvoreamos un poco de cacao puro en polvo sobre la crema.
  11. Mantenemos refrigerada hasta el momento de consumir.


Cappuccino cheesecake. Receta muy fácil sin horno.

Ya os digo que es una tarta suave, cremosa y con un sabor a café con su intensidad perfecta. En casa nos encantó, tanto que mi madre incluso se dejó de quejar del dolor de pies tras toda la tarde en el patio del colegio :)

Espero que os animéis a probarla!
Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...