Hot Cross Buns... de chocolate!

domingo, 31 de marzo de 2013


Esta semana la red ha estado llena de panecillos con cruces: son los llamados Hot Cross Buns, o cross-buns. Son unos bollos muy habituales en varios países europeos, sobre todo en Reino Unido, y típicos de la época de Pascua.

Se creía que estos bollos con cruces simbolizaban la Crucifixión, de ahí su elaboración en ésta época. Aunque parece ser que su origen es muy anterior, pues ya los antiguos anglosajones habrían comido bollos marcados con una cruz en honor de la diosa Ēostre, diosa germánica de la primavera, cuyo solsticio suele coincidir con la Pascua. Y del nombre de ésta diosa tomaron los ingleses el nombre de la Pascua, Easter en inglés.





La receta original lleva pasas y frutas confitadas, pero esta semana vi en el blog de Peter, Souvlaki for the soul, una versión que le daba un nuevo toque al original, ya que preparaba estos tradicionales panecillos con chocolate. Os recomiendo el bog de Peter, lo encontré hace tiempo a través de Pinterest, y lo sigo desde entonces, no sólo por las recetas (tiene algunas recetas griegas de muerte), sino sobre todo por las impresionantes fotos.



Como podréis comprender, entre preparar estos panecillos con pasas (que no me hacen mucho) o hacerlos con chocolate, no tuve que pasar mucho tiempo decidiendo.... Ganó el chocolate por goleada!


HOT CROSS BUNS DE CHOCOLATE


Ingredientes:


  • 2 cucharaditas (tsp) de levadura seca de panadería
  • 1 1/2 tazas de leche, templada
  • 1/4 taza de azúcar en polvo (caster sugar: vale el azúcar pulverizado en casa con un robot o thermomix)
  • 4 1/4 tazas de harina de trigo
  • 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar (yo he usado de Hershey's, pero podeis utilizar Valor)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 60 g de mantequilla muy fría, cortada en trozos pequeños
  • 1 huevo, ligeramente batido
  • 1/2 taza de chips de chocolate

Para el glaseado:


  • 2 cucharadas de azúcar en polvo
  • 2 cucharadas de agua

Para la pasta de harina de la cruz:



  • 1/2 taza de harina
  • 2 cucharaditas de azúcar en polvo
  • 1 cucharada colmada cacao en polvo sin azúcar
  • 4-5 cucharadas de agua


Preparación:



  1. Ponemos la leche a calentar, será suficiente con 1 minuto al microondas. Añadimos la levadura de panadería y una cucharada de azúcar, removemos para mezclarlo y lo dejamos reposar, tapado, unos 10 minutos.
  2. Mientras, tamizamos la harina, el azúcar, el cacao, la canela y el gengibre en un bol. Lo removemos para que se mezclen bien todos los ingredientes.
  3. Añadir los trozos de mantequilla, bien fríos, e integrarlos bien, apretando con los dedos, con la mezcla de harina y demás ingredientes secos. Aseguraos bien de que no quede ningún grumo, esto es muy importante, debe quedar como arena suelta.
  4. Con ayuda de una cuchara de madera, abrimos un hueco en el centro de la mezcla y vertemos la leche con la levadura, y el huevo, ligeramente batido. Mezclamos todo bien con la cuchara, y luego con las manos. Os va a quedar una masa muy pegajosa.
  5. Ahora debemos llevar la masa a una superficie enharinada y amasar unos minutos hasta que esté suave y tersa. Yo, por comodidad, la amasé en la KA, con el gancho amasador.
  6. Enmantequillamos un bol y colocamos dentro la masa. La tapamos y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble de volumen, aproximadamente durante una hora.
  7. Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa y amasamos ligeramente para quitar el gas. Incorporamos los chips de chocolate y amasamos un poco hasta que estén totalmente integrados.
  8. Dividimos la masa en 15 porciones iguales y las colocamos en un molde rectangular para el horno. Volvemos a cubrir y dejamos reposar de nuevo para que vuelvan a levar, aproximadamente durante media hora - 45 minutos más.
  9. Ahora ponemos el horno a precalentar, a 190º calor arriba y abajo con ventilador.
  10. Preparamos la mezcla para la cruz: con un tenedor mezclamos la harina, el cacao y el azúcar con el agua, hasta conseguir una pasta sin grumos. Metemos esta pasta en una manga pastelera, con la punta cortada un poquito, y reservamos.
  11. Cuando los panecillos hayan levado por segunda vez, les dibujamos la cruz sobre cada uno de ellos con la manga pastelera, y los horneamos, 10 minutos a 190º grados, y luego bajamos la temperatura a 170º grados y horneamos 20 minutos más.
  12. Mientras preparamos el glaseado: en un cazo ponemos el agua con el azúcar y calentamos hasta que el azúcar esté completamente disuelto.
  13. Cuando los bollitos estén hechos, los sacamos del horno y los llevamos a enfriar a una rejilla. Mientras aún estén calientes, los pintamos generosamente con el glaseado.



Para hacer estos bollitos, en vez de chips de chocolate en esta ocasión he utilizado un trozo de chocolate negro belga que me quedaba del viaje a Bélgica, troceado con la Thermomix. En cualquier caso os recomiendo que utilicéis un buen chocolate, pues cuanto mejor sea más rico será el resultado.




Estos panecillos están ideales calientes, recién horneados, abiertos por la mitad con un poco de mantequilla untada, o simplemente sólos. Deliciosos! Para tomar con un buen vaso de leche son estupendos como desayuno o merienda. Y también se pueden tomar el día siguiente, calentándolos un poco al microondas o con el tostador. Eso si conseguís que quede alguno para el otro día!

Espero que os gusten!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...