Mousse de fresas con chocolate

lunes, 8 de mayo de 2017


Mousse de fresa con chocolate

Mira que me gustan las mousses. Son un postre normalmente sencillo, fresquito, suave y fácil de comer. Las hay de prácticamente todo, desde la tradicional de chocolate hasta otras menos vistas, como de aguacate o de salmón. La de hoy, una mousse de fresa, es una receta clásica donde las haya, aunque si la presentamos de esta manera nos queda mucho más original y vistosa.


Mousse de fresas con chocolate

Y es que, qué queréis que os diga, si a una mousse de fresa que ya está buena de por sí, le ponemos por encima una cobertura de chocolate, para qué queremos más. No sé a vosotros, pero para mí es el postre perfecto: fresas y chocolate todo en uno.


Mousse de fresas con chocolate


Si me habéis leído alguna vez sabréis que es una de mis combinaciones favoritas (original que es una), y no desaprovecho la ocasión de preparar recetas que contengan ambos ingredientes. Ésta en concreto me ha encantado, porque la mousse es muy, muy suave, con mucho sabor a fresas, y resulta ideal como contraste al ligero amargor del chocolate.

Para la cobertura yo he utilizado chocolate negro, porque me encanta ese amargor característico, pero si no sois tan fanses de él como yo podéis emplear mejor un chocolate con leche y el resultado será más suave.


Mousse de fresas con chocolate


Mousse de fresas con chocolate

(Adaptada de esta receta)

Ingredientes:

  • 200 gr. de fresas trituradas
  • 2 claras de huevo
  • 85 gr. de azúcar
  • Agua
  • 250 gr. de nata para montar (mín. 35 % M.G.)
  • 5 láminas de gelatina
  • Bizcocho genovés para la base (podéis comprar uno hecho o podéis utilizar la receta que os explico aquí: es muy fácil y rápida)
  • 100 gr. de chocolate negro de cobertura
  • 20 gr. de leche entera
  • Fresas frescas para decorar

Preparación:


  1. Ponemos la gelatina a remojo en agua fría para que se rehidrate.
  2. Trituramos las fresas hasta hacerlas puré. Ponemos las fresas trituradas en un cazo y cocemos a fuego medio hasta que quede reducido más o menos a la mitad. Dejamos enfriar (para conseguir que enfríe más rápido pasamos el puré caliente a otro recipiente y lo introducimos dentro de otro bol con agua y hielo, cuidando que no entre agua en el puré).
  3. Montamos la nata y reservamos en la nevera.
  4. Ponemos el azúcar en un cazo y cubrimos lo justo con agua. Calentamos sin dejar de remover hasta llevarlo a ebullición. Cuando hierva, lo retiramos del fuego, escurrimos bien las láminas de gelatina rehidratadas y las añadimos al almíbar y removemos para que se deshagan.
  5. Montamos las claras de huevo a punto de nieve. Cuando estén montadas, vamos añadiendo poco a poco el almíbar, sin dejar de batir a velocidad máxima.
  6. Mezclamos el puré de fresas ya frío con la nata montada, suavemente con una espátula de goma. Añadimos esta mezcla a las claras montadas, mezclando con cuidado con la espátula, con movimientos envolventes de abajo a arriba.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y llevamos al congelador un mínimo de 4 horas.
  8. Para montar el postre, cortamos un círculo de bizcocho del mismo diámetro de la base de nuestro molde. Desmoldamos la mousse (al estar cogelada se desmolda con mucha facilidad) y la colocamos sobre el disco de bizcocho. 
  9. Ponemos el chocolate junto con la leche en un bol y lo derretimos en el microondas, en intervalos de 30 segundos, removiendo bien cada vez y con cuidado de que no se nos queme. Cuando esté completamente derretido lo vertemos sobre la mousse, cuidando de que quede completamente cubierta y de la manera más uniforme posible. Podemos montar un poco más de nata y decorar la parte inferior del postre con ayuda de una manga pastelera y una boquilla de estrella.
  10. Terminamos decorando con unas fresas frescas laminadas encima de la mousse.


Mousse de fresas con chocolate

Como os decía antes, presentada de esta manera una sencilla mousse parece un postre más profesional. Yo he utilizado el molde de semiesfera de Silikomart, que es súper versátil y al que doy mucho uso, pero si no lo tenéis no pasa nada: se pueden montar las mousses en vasitos individuales, poniendo una capa de bizcocho debajo, la mousse y el chocolate por encima, de igual manera. O también prepararla en un molde desmontable, en versión tarta. Sólo tenéis que tener en cuenta el tamaño de vuestro molde: el mío tiene una capacidad de 400 ml., por lo que si el vuestro es más grande deberéis aumentar las cantidades, siempre respetando las proporciones. De la manera que lo hagáis estará exactamente igual de bueno!

Muchos besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...