Tarta de fresa y almendra

lunes, 23 de abril de 2018

Tarta de fresa y almendra


Hoy vengo con una nueva receta con fresas. Los que me seguís en Instagram (si no lo hacéis, podéis hacerlo aquí mismo) sabéis que estas dos últimas semanas hemos montado el reto #fresasaporrón, para que todo el mundo que quisiera participar subiera recetas con fresas, y la verdad es que ha sido todo  un éxito. Ha participado un montón de gente con muchísimas recetas, a cual más buena. Y es que la fresa está ahora en su mejor momento y hay que aprovecharlo!


Tarta de fresa y almendra


Y una manera deliciosa de aprovechar las buenísimas fresas que podemos encontrar ahora en el mercado es esta tarta de fresa y almendra. Una base supercrujiente de almendra y una crema que es básicamente fresa en casi su totalidad: una especie de curd de fresa con muy poco azúcar que dan ganas de comerse a cucharadas. Se la ví hace poco a una de mis bloggers italianas favoritas, Ilaria Guidi, y sólo con ver la increíble pinta quise probarla sin falta. Y desde luego no puedo alegrarme más!


Tarta de fresa y almendra


Es una tarta que no se tarda mucho en hacer, pero como la pasta de almendras debe reposar en la nevera al menos una hora y la crema de fresa debe estar completamente fría antes de utilizarla, se puede dividir su elaboración en dos días, que es lo que he hecho yo en esta ocasión: por la noche del día anterior preparé la pasta (se tardan cinco minutos) y la crema (unos quince minutos más) y al día siguiente horneé la base, rellené con la crema y decoré. Más fácil imposible!



Tarta de fresa y almendra


Tarta de fresa y almendra

(Receta adaptada de Campi di fragole per sempre. Para un molde de 24 cm. de diámetro)


 Ingredientes:

  • Para la base:
    • 220 gr. de harina de trigo
    • 80 gr. de almendra molida
    • 80 gr. de mantequilla fría
    • 100 gr. de azúcar
    • 1 huevo L
    • Ralladura de un limón (mejor si es ecológico)
    • Una pizca de sal
  • Para la crema de fresa:
    • 500 gr. de fresas frescas
    • 80 gr. de azúcar
    • 60 ml. de zumo de limón
    • 25 gr. de almidón de maíz (Maicena)
  • Para la decoración:
    • Fresas frescas
    • Almendra laminada
    • Almendra crocante

Preparación:


  1. Primero preparamos la pasta de almendra: en un procesador de alimentos ponemos la harina y la mantequilla bien fría cortada a dados. Trituramos unos segundos y añadimos la almendra molida, el azúcar y la sal y trituramos de nuevo unos segundos más. Por último añadimos el huevo y la ralladura de limón y volvemos a triturar hasta que consigamos que quede bien integrado. Volcamos la mezcla en la encimera y con las manos amasamos un poco para integrarlo bien, y le damos forma de torta ligeramente plana. Envolvemos en film transparente y llevamos a la nevera al menos una hora (yo la dejé toda la noche).
  2. Para preparar el relleno lavamos bien las fresas y les quitamos el rabito. Las ponemos en un procesador de alimentos y las hacemos puré. Pasamos el puré por un colador fino para eliminar todas las semillas.
  3. Disolvemos al almidón de maíz en el zumo de limón, que previamente habremos colado para quitar toda la pulpa, y removemos bien para que no quede ningún grumo.
  4. Ponemos el puré colado de fresas, el azúcar y el zumo de limón con el almidón de maíz en un cazo a fuego medio, removiendo continuamente, hasta que la crema comience a espesar (unos 10-15 minutos). Dejamos enfriar por completo, primero a temperatura ambiente y luego en la nevera), antes de utilizar.
  5. Para hornear la base, primero precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo sin ventilador. Sacamos la pasta de la nevera y la ponemos entre dos papeles de horno. Estiramos con un rodillo intentando mantener la forma redonda y la dejamos con aproximadamente 0.5 cm. de grosor. Con cuidado la llevamos al molde y presionamos ligeramente con los dedos, sobre todo por los bordes, para que quede bien cubierto. Recortamos el sobrante con ayuda de un cuchillo. Si se nos ha quedado alguna "calva" podemos cubrirla con un poco de los recortes sobrantes, presionando con los dedos.
  6. Llenamos el molde sobre la pasta con garbanzos, alubias o bolitas de cerámica para hornear (harán de peso y evitará que la masa se hinche) y horneamos así 20 minutos. Pasado ese tiempo, retiramos los pesos y horneamos en blanco unos 10 minutos más, hasta que la base tome un bonito color dorado. Cuando esté hecha, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de rellenar.
  7. Cuando la base esté fría por completo, rellenamos con la crema de fresa, alisamos con una espátula y decoramos con fresas frescas, almendra laminada y almendra crocante.
  8. Mantenemos refrigerada hasta el momento de consumir.


Tarta de fresa y almendra


Una tarta buenísima, que es literalmente como comer fresas a cucharadas. Sencilla pero bonita, seguro que si la preparáis en casa os van a pedir que la hagáis más veces!

Espero que os guste!
Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...