Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.

lunes, 15 de octubre de 2018


Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.


Hoy os traigo una tarta para auténticos amantes del chocolate. No para esos que dicen que les gusta el chocolate blanco o como mucho el chocolate con leche. Para esos flojuchos no. En absoluto. Esta es una tarta de sabor intenso a cacao, donde el amargor de este producto queda resaltado por el toque salado. En casa nos ha gustado mucho, pero es que en casa somos muy de chocolate negro. Es una advertencia que debo hacer después de que al llevar el último pedazo de tarta al trabajo tuvieran la osadía de decirme que sabía demasiado a chocolate (como si eso fuera posible, meh).


Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.


Porque yo no concibo nada que pueda saber "demasiado" a chocolate. ¿Dónde establecemos el límite? Yo desde luego no tengo, aunque quizá pueda entender que haya personas que prefieran sabores menos intensos. Si sois de ese tipo de personas quizás ésta no sea vuestra tarta, o quizás podáis probar a sustituir el chocolate negro en su elaboración por un chocolate con leche más suave, pero la verdad es que creo que precisamente lo interesante de esta tarta es el profundo sabor a cacao, así que tal vez es mejor recomendarla sólo para auténticos amantes del chocolate negro. Advertidos quedáis, valientes míos!


Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.

Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.

(Receta adaptada de Nigella Lawson. Para un molde redondo desmontable de unos 23 cm. de diámetro)


Ingredientes:

  • Para la base:
    • 32 galletas tipo Oreo
    • 50 gr. de chocolate negro (mín. 70% cacao)
    • 50 gr. de mantequilla derretida, atemperada
    • 1/2 cucharadita de sal en escamas
  • Para el relleno:
    • 100 gr. de chocolate negro (mín. 70% cacao), troceado
    • 25 gr. de maicena
    • 60 ml. de leche
    • 500 ml. de nata para montar (mín. 35% M.G.)
    • 50 gr. de cacao puro en polvo sin azúcar
    • 2 cucharaditas de café soluble
    • 75 gr. de azúcar
    • 1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto de vainilla de buena calidad
    • 2 cucharaditas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)
    • 1 cucharadita de sal en escamas

Preparación:

  1. Primero preparamos la base. Ponemos el chocolate en un procesador de alimentos y lo trituramos. Reservamos. Hacemos lo mismo con las galletas: las ponemos (enteras, no hace falta quitarle el relleno) en un procesador de alimentos y las trituramos hasta convertirlas en polvo. Ahora le añadimos el chocolate reservado, la sal y la mantequilla derretida (que ya no tendrá que estar caliente o fundirá el chocolate) y trituramos todo junto unos segundos, hasta conseguir una mezcla homogénea.
  2. Vertemos esta mezcla en el molde y repartimos bien por el fondo y subiendo un poco por las paredes del mismo. Nos podemos ayudar del dorso de una cuchara o del fondo plano de un vaso para compactarlo bien. Llevamos a la nevera al menos una hora para que endurezca bien.
  3. Para preparar el relleno, primero disolvemos la maicena en la leche fría, removiendo bien hasta que no quede ningún grumo. Reservamos.
  4. Ponemos en un cazo a fuego medio la nata, el chocolate troceado, el cacao, el azúcar, la vainilla, el café, el AOVE y la sal. Removemos continuamente hasta que el chocolate se funda por completo y se disuelva todo, sin dejar que llegue a hervir en ningún momento.
  5. Retiramos un momento del fuego y añadimos la maicena disuelta en la leche. Removemos bien y volvemos a poner al fuego. No dejamos de remover en ningún momento. Cada varios minutos retiramos el cazo del fuego, removemos y volvemos a poner al fuego. Mantenemos así unos diez-quince minutos, más o menos, hasta que veamos que la crema comienza a coger consistencia y al remover se empiezan a dejar surcos en la superficie.
  6. Retiramos el cazo del fuego y ponemos la crema en otro bol. Lo cubrimos con film transparente de forma que el film toque la superficie de la crema. Dejamos que atempere y pierda el calor.
  7. Cuando ya esté templado sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema sobre la base y volvemos a llevar a la nevera, para que adquiera consistencia, al menos 4-5 horas, mejor de un día para otro.
  8. Mantenemos refrigerado hasta el momento de consumir.



Tarta de chocolate salado. Receta sin horno.

Es una tarta cremosa, que se deshace en la boca, llena de sabor. Si sois como yo amantes del chocolate negro, os prometo que se va a convertir en una referencia en vuestra casa, como lo ha sido en la mía.

Espero que la disfrutéis!
Besos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...