Cheesecake de chocolate

domingo, 10 de marzo de 2013


El invierno no se acaba. A estas alturas, parece que no se vaya a acabar nunca. A mí al menos se me está haciendo muy largo. Cuando llevamos tantos meses con el abrigo, bufanda y guantes a cuestas, ya comenzamos a desear que empiece a mejorar un poco el tiempo. Empezamos a pensar en días más largos, terracitas, verano... Pero no. Aún no toca. Todavía nos queda un poquito más. Algo que nos recuerda día tras día el hombre del tiempo, que sigue con partes metereológicos más negros que la capa de Batman. Y algo que podemos ver nosotros mismos si nos asomamos a la ventana... No sé cómo estará en los sitios donde vivis vosotr@s, pero aquí en Madrid el cielo está bastante negro, y llevamos una semana de agua con la que creo que se ha solucionado bastante el problema de la sequía. Y además la semana que viene creo que va a ser más de lo mismo...


Pero el mal tiempo también tiene sus cosas buenas. Una de ellas ocurrió la semana pasada, el domingo, cuando hizo un día tan malo que no pudimos salir a dar un paseo. Las niñas se pusieron a jugar en su habitación y yo aproveché para ponerme todos los capítulos de Lorraine Pascale que tenía grabados y aún no había visto. Y cuando llevaba poco más de cinco minutos del primero, Lucía, mi hija mayor, vino corriendo y se sentó en el sofá conmigo a verlo, porque, según ella, le encanta la cocina y quiere aprender a cocinar como su mamá. Como podéis imaginar, llena de orgullo y satisfacción, me abracé a ella y nos vimos las dos juntas los seis capítulos del programa de Lorraine. Y más contenta que unas pascuas.


Después de leer lo anterior, además de saber que se me cae la babilla con mi hija, habréis podido imaginar que me encanta Lorreine Pascale (si no, a ver quién se traga seis programas seguidos :-)). Aunque algo que me llama la atención es que ella asegura comerse todo lo que prepara, pero a pesar de ello sigue manteniendo la misma figura que cuando era modelo. ¡Por Dios, que me diga cómo hace eso! Porque tiene que tener truco fijo.... :-)

En fin, la receta que traigo hoy es, como seguro habréis adivinado, una receta de Lorraine Pascale, su cheesecake de chocolate con base de galleta. Es una receta facilísima, que no requiere horno, y que está muy buena, aunque para la siguiente vez que la prepare creo que voy a introducir algunas variaciones, que luego os comento. Pero de momento os voy a poner la receta tal cual nos la da Lorraine.



Cheesecake de chocolate con base de galleta

(Receta de Lorraine Pascale)


Ingredientes:


  • 400 gr. de galletas integrales (tipo digestive) de chocolate (yo las usé normales)
  • 75 gr. de mantequilla
  • 800 gr. de queso crema, tipo Philadelphia
  • 2 cucharadas de azúcar glass
  • 100 gr. de chocolate negro
  • 300 gr. de chocolate con leche
  • 100 gr. de chocolate blanco

Preparación:


  1. Trituramos las galletas hasta reducirlas a migas. Derretimos la mantequilla en el microondas, sin que se nos queme, y la vertemos sobre las galletas. Mezclamos bien y volcamos la mezcla en un molde desmontable, repartiendola bien por todo el molde y presionando para que quede bien prensado. Reservamos.
  2. En un bol mezclamos todo el queso crema con las dos cucharadas de azúcar glass (yo lo hice con la KA).
  3. Fundimos el chocolate negro y el chocolate con leche en el microondas, cuidando que no se queme, de 30 segundos en 30 segundos, parando para remover cada vez, hasta que esté totalmente fundido. Dejamos templar, removiendo para que no solidifique.
  4. Separamos una cuarta parte del chocolate fundido para la cobertura.
  5. Cuando el chocolate ya no esté caliente, lo vamos añadiendo poco a poco a la mezcla de queso, batiendo al mismo tiempo, hasta que esté todo integrado.
  6. Volcamos la mezcla sobre la base de galleta. Alisamos con ayuda de una espátula acodada, o con la parte convexa de una cuchara.
  7. Guardamos la tarta en la nevera durante al menos dos horas.
  8. Transcurrido ese tiempo, volvemos a derretir el chocolate reservado y lo volcamos sobre la tarta, moviendo el molde hasta conseguir que toda la superficie quede cubierta.
  9. Derretimos el chocolate blanco siguiendo el mismo procedimiento, y lo introducimos en una manga pastelera, a la que le habremos cortado la punta sólo un poco. Sobre la cobertura de la tarta aún no sólida, dibujamos líneas paralelas separadas unos 2 centímetros. Con ayuda de un palillo, juntamos las líneas metiendo el palillo a la altura de la primera línea y arrastrándolo hasta la última.
  10. Volvemos a guardar en la nevera para que se termine de endurecer la cobertura.



Notas:

  • Con la cantidad tan pequeña de azúcar que tiene esta receta, el resultado es casi un poco salado, dependiendo de la marca de queso que utilicéis. Para la próxima vez añadiré más cantidad de azúcar.
  • También me resultó insuficiente la cantidad de mantequilla indicada en la receta: las galletas no quedaron lo suficientemente compactas, como podeis observar en las fotos, sino que se desmigaron al partir la tarta. Por tanto, la próxima vez también pondré más cantidad de mantequilla,
  • Creo que una buena opción también sería sustituir unos 200 gr. de queso crema por queso mascarpone, pues el resultado tambien sería mucho más suave. Eso sí que tengo que probarlo la próxima vez...

Con esta receta participo en el concurso Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados, promovido por el blog Cocido de Sopa.



Espero que os guste la receta!
Besos!
Montes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...